Globales y sin competitividad, ¿sirve d

México asciende peldaños en su integración al mundo; no por ello es más eficiente.
Verónica García de León

En los 90 se impuso un paradigma: cuanto más globalizado es un país, más competitivo resulta. Hoy es posible constatar la falsedad de esa premisa, y para verificarlo está México como ejemplo.

- Según el Índice de globalización que publica la consultora AT Kearney y que mide niveles de integración económica, política y tecnológica, el país pasó del lugar 51 al 45, de entre 62 naciones consideradas.

- En contraste, la economía mexicana continúa descendiendo en competitividad según el Reporte global que realiza el Foro Económico Mundial de Davos, donde se instaló en el lugar 47 (de entre 102 países) en 2003, dos posiciones más abajo que un año atrás.

- Ricardo Haneine, vicepresidente de AT Kearney, aclara que es incorrecto pensar en globalización sólo en términos de apertura comercial. “El índice expresa qué tanto economía, sociedad, tecnología y comunicaciones permiten a un país estar integrado al resto del mundo.” El ascenso mexicano se debió básicamente a un aumento en rubros como “tráfico telefónico internacional”, “órdenes de pago y transferencias personales (incluye remesas)”, y “turismo” (México es uno de los ocho destino del mundo más elegidos).

- No obstante estos resultados, el índice de globalización nacional verificó el impacto de la caída de inversiones extranjeras directas. En 2003 fueron 25% inferiores a las del año anterior.

Ahora ve
Luto en el colegio Enrique Rébsamen tras el sismo en la CDMX
No te pierdas
×