Grandes expectativas

-

En el firmamento de internet empiezan a caer algunas estrellas. El caso más sonado hasta el momento ha sido el de Boo.com, un portal de venta de ropa y accesorios de moda, basado en Londres. Su historia resultó demasiado bella para ser cierta, y el mes pasado anunció que estaba en quiebra. Una empresa estadounidense,  Fashionmall.com, decidió comprar sus despojos.

-

Boo.com fue fundado por dos jóvenes suecos, de 29 años, que encontraron la manera de gastar $188 millones de dólares en seis meses. The New York Times comenta: “Su rápida expansión y los gastos de su personal en oficinas de lujo, viajes de avión de primera clase y hoteles de cinco estrellas pasaron a simbolizar los excesos del boom de internet”.

-

¿Será bueno comprar una marca que ahora es famosa por su fracaso? Benjamín Narasin, presidente ejecutivo de Fashionmall.com contesta al Times que la marca no ha perdido lustre. “El que perdió lustre fue el plan de negocios –explica– y no les estoy comprando su plan”.

-

Ahora ve
No te pierdas