Grupo Cydsa. Tomando valor

El consorcio avanza en su camino de desinvertir en lo que no considera prioritario en inyectar recur

"La estrategia de crecimiento de Grupo Cydsa a corto plazo está basada en la apertura de nuevos espacios en el mercado internacional, acompañada de inversiones inteligentes para agregar valor a los productos y servicios", afirma Tomás González Sada, presidente del consejo y director general de la empresa. Para ello, agrega, aprovecharán al máximo la capacidad instalada de las plantas, porque en algunos casos hay interesantes áreas de oportunidades que no han sido utilizadas en forma óptima.

-

Vaya que este consorcio lo necesita, porque en los últimos años simplemente no ha podido salir de cierto letargo. Nacido en 1945 con la primera planta de rayón del país, ahora está presente en 30 naciones, pero dada la recesión de la economía nacional, está reorientando prácticamente todos sus negocios hacia el exterior.

-

Y los números empiezan a dar señales al respecto. En 1994 la compañía exportó $226 millones de dólares ‑26% de las ventas totales‑, cifra que será fácilmente superada si continúa la tendencia del primer cuatrimestre de este año: $103 millones de dólares en ventas al exterior, lo que representa un incremento de 52% (en términos de Mares) con respecto al mismo periodo de 1994.

-

En el último año, estas exportaciones estuvieron dirigidas principalmente a Centro y Sudamérica, que acapararon 39% del total de ventas externas, mientras que Norteamérica participó con 27% y el resto del mundo con 34%. Por  productos, la tercera parte correspondió a fibra acrílica, alrededor de 20% fue PVC, 12% películas lisas de empaque flexible, 17% hilos y suéteres, y 8% frazadas, que es el último lanzamiento textil para Norteamérica.

-

Alianzas y más alianzas. Al igual que otros negocios mexicanos, Cydsa ha establecido alianzas con empresas lideres de otros países que ofrecen tecnología, mercado y en algunos casos, capital. "En 1994 logramos una alianza con Crown Crafts para nuestros textiles para el hogar, y con esto pudimos complementar nuestras líneas de productos que ahora exportamos", explica González Sada.

-

Se trata de una alianza de mercados en la que Crown Crafts participa como agente comercializador de los productos San Marcos en Estados Unidos y Canadá. Por su parte, la compañía regiomontana tiene los derechos exclusivos para distribuir en México los productos de su socio estadounidense y usar sus reconocidas marcas Royal Sateen, Ungaro, Perry Ellis y Williamsburg, al tiempo que tiene acceso a los diseños y tecnología de mercadeo, distribución y producción de la firma estadounidense.

-

Pero no fue el único contrato. Por las mismas fechas, concretó una alianza con la empresa italiana Filpucci, que es uno de los líderes en Europa en el ramo de manufactura de hilos de fantasía. Este producto se emplea principalmente para la confección de ropa tejida para dama, y aunque Cydsa produce suéteres desde hace varios años, la unión de esfuerzos le permite entrar a un mundo nuevo en el campo de la moda, además de que tiene asegurada la venta de su producción de hilos de fantasía, pues Filpucci los compra para comercializarlos en Europa.

-

Y siguiendo su costumbre de sentar precedentes, el consorcio regiomontano firmó una alianza con el Chase Manhattan Bank para desarrollar un esquema de financiamiento destinado a proyectos relacionados con la construcción de plantas para el tratamiento de aguas negras, así como de redes de agua municipales, a través de su división de mejoramiento ambiental. Se trata de obras grandes que requieren inversiones superiores a $25 millones de dólares.

-

Futuro promisorio. En los últimos cuatro años la administración invirtió más de $600 millones de dólares en la modernización y ampliación de las capacidades de producción para mejorar la competitividad de las cinco divisiones, que cubren los sectores químico, textil, fibras, empaque y mejoramiento ambiental. González Sada reconoce que todavía falta mucho por hacer, pero ya han logrado resultados positivos. En 1994 las ventas ascendieron a N$2,995 millones de nuevos pesos, lo que significa un incremento de 14% con respecto al año anterior, y la utilidad de operación fue de N$100 millones de nuevos pesos, muy superior a los N$23 millones de nuevos pesos obtenidos en 1993.

-

Para este año, el panorama luce mejor, pese a la contingencia interna. En el primer cuatrimestre, las ventas totales aumentaron 47% con respecto al mismo periodo de 1994. En el mercado nacional el incremento fue de 11%, mientras que las exportaciones registraron un alza de 52%. Estos indicadores permiten proyectar para el fin de año ventas al exterior superiores a $300 millones de dólares.

-

Y así como optó por crecer en algunos de sus negocios, Cydsa decidió desinvertir en Bonlam, empresa dedicada a la fabricación de tela no tejida; Colombia Bel, productora de espuma de poliuretano, y Genetec, distribuidora de equipo de cómputo. La razón: enfocar los esfuerzos y recursos a "las empresas prioritarias" y liberar flujos de efectivo ‑N$227 millones de nuevos pesos para pagar N$100 millones de nuevos pesos de deuda y realizar inversiones en activo fijo por N$102 millones de nuevos pesos, sin contratar deuda adicional.

-

Por desgracia, esto significó la liquidación de aproximadamente 1,000 personas, y una cantidad similar fue desincorporada debido a movimientos realizados para eficientar la operación de las empresas. Como resultado de estos ajustes, la empresa ocupa ahora a cerca de 10,000 personas.

-

Y es que, dadas las características del año pasado, la administración se orientó a proteger el patrimonio de los accionistas, fortalecer y reordenar el portafolio de negocios, establecer cambios culturales en la organización para lograr mayor acercamiento al cliente y establecer las bases para la mejora continua a través de equipos de trabajo. En parte como resultado de ello, González Sada tomó el lugar de Andrés Marcelo Sada Zambrano y Fernando Sada Malacara, hasta entonces el primero presidente y el segundo director general del consorcio.

-

"Desde principios del año pasado ‑expresa Gómez Sada‑ los activos y derechos en moneda extranjera excedían a los pasivos, por lo que la devaluación de diciembre, en lugar de afectar negativamente al capital contable, lo incrementó en N$70 millones de nuevos pesos." Sin embargo, de acuerdo con las reglas contables (emitidas por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos), el estado de resultados muestra una pérdida cambiaria de N$741 millones de nuevos pesos en el ejercicio 1994, y esto trajo como consecuencia una pérdida de N$719 millones de nuevos pesos. "Hará efectos prácticos ‑subraya el ejecutivo‑, esta situación no tiene efectos importantes en el flujo de efectivo porque la deuda está estructurada a largo plazo. Las finanzas están bien."

-

Pero los pasivos en Mares, al mes de diciembre, sumaban $650 millones. Y aunque durante el año la deuda se redujo en $54 millones de dólares, como consecuencia de la devaluación, la deuda del consorcio ‑medida en nuevos pesos se incrementó en 32%. González Sada explica que "para balancear los activos y derechos en moneda extranjera se cuenta con alrededor de $350 millones en activos fijos denominados en dólares, $100 millones en cuentas por cobrar y el resto se compró en cobertura cambiaria". En los primeros cuatro meses de 1995 la deuda en dólares se cubrió con activos denominados en dólares y con contratos de cobertura contra riesgos cambiarios, lo que quiere decir que el patrimonio del accionista no sólo se mantuvo, sino que creció 13% debido a las utilidades de operación".

Ahora ve
Angela Merkel fracasa en su intento de crear un gobierno de coalición
No te pierdas
×