Guatemala <br>La otra batalla

La pacificación de esta nación centroamericana marcó el inicio de otra batalla, esta vez con el f

Después de 36 años de guerras internas, Guatemala se prepara ahora para una nueva batalla, tan difícil como la que libraron la guerrilla y el gobierno durante más de tres décadas: levantar a su economía e insertarse en los mercados mundiales.

-

Para ganarla, el pueblo chapín cuenta con el apoyo económico y moral de la Unión Europea y de países asiáticos como Japón y Corea.

-

Con “un vecino distante”, México, al que le compra $9 dólares por cada uno que le vende, Guatemala se pregunta: y después de la paz, ¿qué?

-

La respuesta parece salir de los cánones de los organismos internacionales: privatización de empresas públicas —ferrocarriles, carreteras—, liberación del comercio exterior, eliminación del déficit público y creación de alianzas económicas con sus vecinos, entre otras recetas.

-

En esta nueva guerra, el gobierno guatemalteco, encabezado por Álvaro Arzú Irigoyen, del Partido de Avanzada Nacional (PAN), tendrá que luchar contra problemas económicos y financieros: una infraestructura dañada por la violencia interna, un añejo déficit en la balanza comercial, una dependencia del exterior en materia de energéticos y una planta productiva cuya capacidad instalada requiere con urgencia de recursos frescos.

-

En lo social, las batallas a enfrentar serán contra el analfabetismo, que abarca a 46% de la población —y que se pretende reducir en 75%—, la pobreza extrema y la insalubridad. Otro combate se dará para insertar a los sectores que estuvieron en guerra —repatriados y militares— a la economía nacional. Como arma, el gobierno tendrá en 1997 un presupuesto de $12,000 millones de dólares.

-

¿De Guatemala a Guatepeor?
-
A pesar de que el proceso de pacificación se inició en la década de los 80 —cuando asumió el poder el primer presidente constitucional, Marco Vinicio Cerezo—, el país aún no logra hacer crecer su economía.

-

La inversión privada, por ejemplo, no ha fluido como se esperaba. El volumen más alto se presentó en 1993, cuando se llegó a $500 millones de dólares. Sin embargo, dos años más tarde, la cifra se redujo a sólo $160 millones.

-

Para este año, según Guatemala al Día, órgano informativo de la embajada guatemalteca en México, se espera que esta inversión crezca 9% y la pública 8%. Con ello se estima lograr un avance de 4% en el Producto Interno Bruto (PIB).

-

Por otro lado, la balanza comercial ha sido permanentemente deficitaria para la nación centroamericana: hasta el año pasado, las exportaciones eran de $2,000 millones de dólares, mientras que las importaciones ascendían a $3,500. Pero en el primer semestre de 1996, las ventas al exterior se incrementaron en 33% con respecto al año anterior.

-

Además, y como un indicio aparentemente favorable, en Guatemala hay 30 bancos privados, de los cuales 28 son de capital nacional y dos sucursales de instituciones extranjeras. Asimismo, está en marcha un proceso para que sean autorizados 18 nuevos organismos financieros, con lo que se llegará a contar con cuatro bancos por cada millón de habitantes. Cabe mencionar que en México existe menos de uno por cada millón de habitantes. Sin embargo, los clientes de esos bancos son pocos, ya que el país tiene hoy día 12 millones de habitantes y el número de empresas pequeñas y medianas apenas supera los 30,000 establecimientos (26% se ubican en el sector industrial, 21% en el agrícola, 31% en servicios y 22% en el comercio). Todas ellas generan 25% de los empleos y benefician a alrededor de tres millones de personas.

-

Paralelamente, el subempleo alcanza 32% y el desempleo afecta a 17% de la Población Económicamente Activa (PEA). Esto significa que la capacidad de ahorro de los guatemaltecos se encuentra seriamente deteriorada, sobre todo si se considera que 62% de la población es indígena y muy marginada económicamente (el 38% restante está integrado por mestizos y blancos).

-

Y, por si todo esto fuera poco, el desempleo crecerá, porque un buen número de militares quedará sin trabajo al reducirse las fuerzas armadas. Asimismo, prácticamente todos los ex combatientes de la guerrilla hoy día no cuentan con un empleo fijo. Uno de los planes del gobierno de Arzú es el retiro voluntario de miembros del ejército para que puedan incorporarse a las actividades productivas, lo mismo que los repatriados, a quienes se les busca ubicación en trabajos agrícolas, mediante una inversión de 50 millones de quetzales.

-

¿Vecinos cercanos?
-
A pesar de que Guatemala comparte toda su frontera norte y noroccidental con México, en el pasado esto fue lo único que los unió. La primera reunión de mandatarios se realizó en 1920, después de un siglo de haber logrado cada cual su independencia. La segunda tuvo lugar 26 años después, y no fue sino hasta el régimen de Luis Echeverría cuando las relaciones entre ambas naciones se intensificaron.

-

Actualmente existe un Programa para el Desarrollo Sostenible de las Poblaciones Fronterizas, el cual —de tener resultados— beneficiaría a 22 municipios guatemaltecos y a 20 mexicanos, según las autoridades de ambas naciones. Uno de los propósitos de este proyecto es frenar el cruce ilegal de 8,000 centroamericanos que ingresan anualmente a México con la esperanza de llegar a Estados Unidos.

-

En cuanto a relaciones económicas y comerciales que beneficien a la economía guatemalteca, el panorama es un tanto magro. éstas no cumplen con las expectativas que los empresarios de dicha nación esperan del que consideran una especie de “hermano mayor”.

-

Más de 50% de las exportaciones de Guatemala a México se realizan bajo el Acuerdo de Alcance Parcial —vigente desde 1984 y actualizado cada año—, mediante el cual se ha incrementado la lista de los productos guatemaltecos susceptibles de ser importados por este país, hasta llegar a un total de 939.

-

Sin embargo, muchos de los artículos ahí enlistados no se producen en Guatemala y los que sí se elaboran allí no se incluyen en la lista, se quejan los miembros de la Comisión Empresarial de Negocios Internacionales (CENI), organismo que cumple funciones similares a las de la Coordinadora de Organismos Empresariales de Comercio Exterior (COECE) de México.

-

De esta manera, las intenciones de reducir el déficit comercial con México se ven frenadas y la brecha se ensancha cada vez más. Así, mientras que de 1989 a 1994 por cada dólar que Guatemala exportó a México importó $2.7 dólares, para 1995 la cifra se había elevado a los ya dichos $9 dólares para México por cada dólar exportado por Guatemala. Según los empresarios chapines, pese a que México no es su principal socio comercial —antes se encuentran Estados Unidos y las demás naciones centroamericanas—, el vecino del norte ha sido el más beneficiado por los acuerdos comerciales.

-

Los principales productos que exportan a México son caucho, látex de caucho natural, azúcares de caña, semilla de sésamo, huevo fresco, cajas de papel o cartón corrugados, bolsas de papel e insecticidas a base de oxamil, aldicarb y bacillus.

-

Mientras tanto, sus compras a este país —además de petróleo—, consisten en gas butano y propano, cebollas, productos intermedios de hierro y acero, medicamentos, cementos hidráulicos, tejidos de nylon, libros, folletos e impresos y aparatos de cocción, principalmente.

-

En el primer semestre de este año, México exportó a Guatemala $182 millones de dólares; es decir, 29% más que durante el mismo periodo del año pasado. En igual lapso, Guatemala exportó a México $28.7 millones de dólares, cifra 54% superior a la del primer semestre de 1995. Aun así, la balanza comercial sigue siendo deficitaria para la nación centroamericana.

-

Hoy día existen alrededor de 20 acuerdos comerciales entre ambos países —entre ellos quizá los principales sean el Pacto de San José y el Acuerdo de Alcance Parcial—. Mediante el primero se suministra petróleo en condiciones preferenciales al vecino país del sur, y a través del segundo se otorgan preferencias arancelarias a productos guatemaltecos. Los otros convenios son muy limitados, según Sergio Casasola Lemus, agregado comercial y de prensa de la Embajada de Guatemala en México.

-

El triángulo del norte
-
En todo caso, ese país no ceja en sus intentos por ampliar las posibilidades de su comercio exterior. Así, a mediados de 1997 estará listo el Tratado de Libre Comercio del “Triángulo del Norte” centroamericano, donde participarán Guatemala, Honduras y El Salvador. Mediante este acuerdo —y otros firmados bilateralmente con distintas regiones del mundo—, espera encontrar nuevos y mejores mercados para sus productos.

-

Este convenio también permite extender las redes hacia la Unión Europea, los tigres asiáticos y Canadá. Por ello, no son extrañas las visitas a Guatemala de personajes como Kim Young Sam, de Corea, o del canciller canadiense Lloyd Axworthy, o que se firmen cartas de entendimiento con naciones como Suecia y Dinamarca.

-

Sin embargo, para que la economía guatemalteca pueda responder a estos tratados, muchas de sus variables económicas deben estar bajo control. Ante ello, el país ha mantenido cierta estabilidad de precios y en su mercado cambiario: este año terminará con una inflación de 13%, mientras que su moneda tiende a fortalecerse y se ubica en 6.10 quetzales por dólar.

-

Asimismo, las tasas de interés llegarán a 21% anual en 1996, según Willy Zapata, presidente del Banco de Guatemala, quien explicó a los medios de su país que éstas se han reducido, al contrario de lo que pasa en el resto de Centroamérica. Lo mismo sucede con el salario mínimo, que se ha incrementado, frente al desplome observado en el resto de la región.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Pese a los esfuerzos por librar esta nueva guerra, lo más seguro es que Guatemala se encuentre aún en plena batalla cuando, antes de finalizar el año, se firme el acuerdo definitivo para su pacificación.

Ahora ve
Angela Merkel fracasa en su intento de crear un gobierno de coalición
No te pierdas
×