Guillermo Marchand

-
ZR
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Menos mal que es un aficionado a la cacería. El centro histórico de la Ciudad de México, donde está el corazón de su negocio, no es ningún barrio apacible, sino un campo minado en el que se libran cruentas batallas. En los 10 años que lleva al frente del negocio que fundó su padre, Marchand ya ganó algunas reyertas –como desplazar de su posición de liderazgo a firmas tradicionales y, mejor que eso, adecuar la empresa a las nuevas tendencias–. Si bien surgió como tienda de abarrotes, para después mutar hacia tienda mayorista de artículos escolares, Casa Marchand intentará convertirse en cadena de autoservicio. Las ideas que rondan en la cabeza de Guillermo muestran a una serie de tiendas distribuidas en distintos puntos del país, que además de lápices y cuadernos ofrezca equipo de oficina, así como la opción de comprar por Internet.

- Y más vale que sus competidores lo tomen en serio: ya demostró que no le está jugando al empresario.

Ahora ve
A un mes del sismo del 19 de septiembre, la herida sigue abierta
No te pierdas
×