Guillotina a hispanos

Pagan emigrantes los platos rotos del freno económico
Max Aub

A prácticamente una década de la última recesión económica en los Estados Unidos (1990 a 1992), los "héroes silenciosos" –que siempre pierden y acolchonan considerablemente el impacto económico en el resto de la sociedad económicamente activa– vuelven a estar presentes: los emigrantes latinoamericanos.

-

Según el Buró de Estadísticas Laborales del vecino del norte, quienes sufrieron más despidos en 1992 fueron trabajadores de las comunidades hispanas. Los registros marcan que en aquel entonces éstas padecieron 11.8% del total de suspensiones, contra 8.8% de los afroamericanos y 7.9% de los blancos o anglosajones. En este momento, la realidad no es muy distinta para este grupo social. En enero de 2000 registraron un desempleo de 5.7%; en el mismo mes de este año llegó a 6% y en febrero se situó en 6.3%.

-

Estas rachas de ajustes globalizadores son, de acuerdo con especialistas, un llamado para retomar los caminos de la inversión en bienes y servicios tangibles. Es decir, alejarse un poco de la mar de lo virtual y subirse al motor de las construcciones, como hospitales, escuelas, parques, etcétera, en combinación con el uso de la tecnología de servicio humano. Por si fuera poco, para las comunidades latinas la falta de estos bienes afecta a poco más de cuatro millones de niños, lo que representa alrededor de 34% de los 12 millones de infantes hispanos que viven en Estados Unidos. Uno de cada seis de estos pequeños viven en la pobreza y uno de cada cuatro difícilmente es atendido por médicos cuando lo necesita.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En tanto los emigrantes hispanos se mantengan en la raya para seguir recibiendo los golpes de las recesiones estadounidenses, no serán motivo de queja ni de deportaciones.

Ahora ve
Lina es el auténtico automóvil del futuro por ser biodegradable
No te pierdas
×