Gustavo de la Garza

-
Javier Martínez Staines

Entrón, movido y de lengua bastante suelta, este regiomontano de barba generosa busca incansablemente su lugar en las grandes ligas de los negocios.

-

Hace 37 años dio su primer golpe, al crear la empresa Televisión Independiente de México, primera competidora real de la entonces llamada Telesistema Mexicano (hoy Televisa). Si bien le acabó vendiendo el negocio a Grupo Alfa –que más tarde no resistió la tentación de una oferta de la siempre acechante Televisa–, todavía hoy se ufana de haber “quebrado” un monopolio.

-

Y eso mismo comenzó a pregonar cuando logró que su firma de radiolocalizadores, Radio Beep, obtuvo una de las disputadas concesiones para competirle a Telmex en el muy rentable negocio de la larga distancia telefónica. “Romper dos monopolios poderosos es un privilegio que no todo mundo ha tenido. Ojalá tenga oportunidad de romper un tercero”, señaló alguna vez a Expansión (julio 3, 1996).

-

Sin temor alguno de competirle de tú a tú a titanes como Telmex, Avantel y Alestra, De la Garza hace siempre a un lado los complejos y disfruta su condición de ser “el más chico de los grandes” o “el más grande de los chicos”, justamente en un mercado donde él tiene más de tres décadas de experiencia a través de su compañía de radiolocalización personal. Así, ingresar a territorio de gigantes le pareció un paso natural.

-

A fin de cuentas, desde que obtuvo su concesión el 26 de octubre de 1995, De la Garza señaló a diestra y siniestra su intención de obtener una rebanada de 5% del pastel en los siguientes cuatro años. Han pasado dos años y unos meses, y la realidad es que no anda demasiado lejos.

-

Asociado en capital con dos firmas estadounidenses –IXC Communications y Westel– y aliado en

-

tecnología con una alemana –Siemens–, Marcatel ya construyó (bueno, en algunos tramos más bien se “colgó” de un tercero) su anillo de fibra óptica alrededor del anhelado “triángulo dorado”: Monterrey, Guadalajara y Ciudad de México, con interconexiones hacia otra docena de ciudades importantes del país. En total: poco más de 2,000 kilómetros de fibra óptica tendidos, de un proyecto que supuestamente alcanzará los 12,700 kilómetros.

-

Pese a que en algún momento se sintió “aplastado, marginado y discriminado”, pues dice que fue el primerísimo en presentar su solicitud de concesión ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, y fue desplazado hasta el tercer sitio a la hora de la repartición, este bravo regiomontano sigue en la pelea. Y promete seguir dando de qué hablar.

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×