Hacen temblar el mercado

La fusión entre estos gigantes tecnológicos es como una telenovela: mantiene en vilo a todo su pú
Jesús Hernández

El accidentado proceso de la unión global entre Hewlett Packard (HP) y Compaq ha hecho que todos los jugadores en el sector de tecnologías de información contengan el aliento a cada nuevo capítulo de la historia. Los casamientos empresariales devienen generalmente en un final feliz, es decir rentable. Pero esta alianza no sólo persigue eso, sino que recuerda a los matrimonios de los príncipes medievales: hacer alianzas, eliminar enemigos, sanear finanzas, definir clanes y, sobre todo, apoderarse de territorios.

- -

Los ingresos mundiales acumulados de ambas compañías suman más de $87,000 millones de dólares al año y sus utilidades de operación, $3,900 millones. Con la fusión, esperan generar sinergias que abatan los costos en $2,000 millones al primer año y $2,500 a partir de 2004, en lo que sería una mejora estructural, permanente, en su eficiencia operativa. Entre las dos empresas podrían operar en 160 países a través de 145,000 empleados.

- -

Al anunciar el compromiso nupcial en septiembre pasado, establecieron que los accionistas de HP se quedarían con 64% y los de Compaq con 36% de la propiedad de la nueva firma.

- -

Si bien las asambleas de accionistas de los dos grupos aprobaron la fusión el 19 y 20 de marzo pasados, la telenovela no culminó allí. William Hewlett, hijo de uno de los fundadores de HP, apenas el 1 de mayo renunció a sus amenazas de impugnación de la votación para impedir la unión.

- -

Para México, la liga de estas firmas no es trivial. HP y Compaq ocupan el primer y segundo lugar de este negocio en materia de equipos, y juntos equivaldrían a más de tres veces su competidor más cercano en presencia de marca. En 2001, estima la consultora Select, las ventas sumadas de ambas organizaciones en el país llegaron a $1,600 millones de dólares ($950 millones HP y $650 Compaq, aproximadamente), es decir 23% del mercado tecnológico local (considerando en éste no sólo equipo sino a todos los rubros involucrados, como software, consultoría y otros servicios.

- -

Fernando Casas-Alatriste, socio consultor de PricewaterhouseCoopers, opina que la fusión dará mayor dinamismo al mercado en el mediano y largo plazos, pues al incrementar la competencia y propiciar bajas en costos beneficiará al consumidor y elevará la participación de la industria en el producto interno bruto del país.

- -

Los riesgos latentes
-Por el tamaño y la posición de estas compañías en el mercado local, los efectos de la fusión, comenta Ricardo Zermeño, director de Select, podrían ser más contundentes en México que en el resto de los países donde operan. Para los jugadores del sector la magnitud del impacto dependerá, empero, de la capacidad de ambas firmas para adaptarse a las nuevas circunstancias. De resultar exitosa la operación, el nuevo grupo multiplicará su potencial, pero "existe el riesgo de que al hacer la suma de uno más uno, [el resultado] sea igual a cero", es decir, que la unión resulte negativa incluso para los intereses de las dos empresas.

- -

Para Fernando Obregón, de Gartner Group, otra consultora especializada en tecnología, esta alianza reviste una importancia especial, porque implica una diferencia sustantiva respecto de las anteriores y sus efectos podrían ser mucho mayores. Hasta ahora, las fusiones entre una empresa grande y otra pequeña obligaban a la menor a adaptarse a la cultura operativa y de negocios de la mayor; en el caso de Compaq y HP se trata de la primera unión en este ramo entre dos organizaciones de semejante poderío de mercado (aunque la segunda tiene un mayor tamaño en ingresos).

- -

Los motivos de la fusión, coinciden expertos, derivan de tres circunstancias: 1) en la tecnología de información, desde hace unos años, el mercado es de compradores: estos últimos imponen condiciones y requerimientos a los oferentes de productos y servicios; 2) la demanda se ha movido de tal modo que exige a los proveedores brindar soluciones integrales que incluyen todo tipo de servicios; ya se tuvo que dejar atrás la simple oferta de equipos; y 3) la enconada disputa por la calidad y la innovación ha traído consigo la reducción de los márgenes de utilidad en aras de mejores precios al consumidor.

- -

En este contexto, las grandes empresas de tecnología que deciden fusionarse esperan que, como resultado, puedan complementar su oferta de productos y servicios, obtener economías de escala, acrecentar su poder de investigación y desarrollo, ampliar mercados y, de paso, eliminar competidores. Esto último, en el caso HP- Compaq en el país, se reflejaría en que el primero ya no tendrá a un seguidor poderoso pisándole los talones, y el segundo –quizás al no poder lograrlo solo- accederá al liderazgo del mercado.

- -

Según Obregón, esta alianza apunta a unir esfuerzos para competir en forma directa con IBM, el número uno del mercado global.

- -Carlos Guzmán, director en México de HP, explicaba a inicios del año que la unión crearía una organización "polifacética", pues complementaría mercados: el de los grandes servidores, donde predomina su compañía, y el de las pequeñas y medianas empresas, donde Compaq tiene gran penetración; además, podrían ser una alternativa para usuarios de servicios y productos semejantes a los de IBM.

- -

Si se descuidan…
-Jaime Vallés, director en México de Sun Microsystems, señala que el mayor riesgo de toda fusión reside en que, al concentrar las firmas su energía en el proceso de recomposición interna, se tornan vulnerables al exterior. Para los competidores esto significa "una oportunidad de acercarnos a sus clientes, pues la incertidumbre que les genera el proceso de alianza es aprovechado por quienes les ofrecemos seguridad y estabilidad".

- -

Como el cliente nacional más grande de Compaq, José Molina, director de Promoción y Operación (Prosa), asegura que esta fusión no le causa problemas; al contrario, prevé que singificará mejores costos y servicio. "El hecho de que la consolidación del mercado deje sólo a cuatro o cinco compañías fuertes –dice– no es un tema para los clientes."

- -

Prosa, dedicada a las transacciones electrónicas, sobre todo en banca y empleo de tarjetas de crédito y débito, utiliza desde hace 20 años la plataforma Tandem diseñada por Digital; cuando ésta última fue adquirida por Compaq, Prosa no cambió de proveedor, y le resultó muy bien, porque sus gastos como usuario de aquel servicio bajaron 24%, gracias a que los nuevos dueños de Digital, a su vez, abatieron los costos internos de esa tecnología en 55%.

- -

Enrique Grapa, director de sistemas de Banamex, el mayor cliente de HP en el mundo, trata de mostrar calma: "Una fusión per se no nos preocupa" sin embargo, reconoce que el descontrol temporal que se puede producir en una alianza tiene un impacto directo en los clientes. A éstos, una operación de este tipo puede causarles inquietud por los eventuales cambios de estrategias, estándares o soportes de plataformas ya establecidas, y por el golpe financiero que puede recibir la nueva organización debido a la aparición de costos no previstos en la unión, y que se reflejen en el usuario.

- -

Además, en el aspecto comercial, aunque las condiciones del corto plazo generalmente están establecidas en contratos y es de esperar que sean respetadas, una vez que éstos finalizan, pueden modificarse y afectar los planes de las empresas usuarias. También el factor humano causa incertidumbre, pues un cambio en el personal que atiende a los clientes implica iniciar relaciones con gente nueva. Todo ello incide en los resultados que el proveedor puede ofrecer a la compañía que contrata los servicios de una organización en proceso de fusión. Si estas dificultades en efecto se presentaran, dice Grapa, serían temporales, "pero al final, eso también es dinero".

- -

Sin duda, la clave está en que la integración entre ambas compañías sea rápida, pues "el consumo no espera", sostiene Gerardo Chávez, director de BCE-Teleglobe, quien dirigió dos fusiones (Nortel-Bay Networks y Teleglobe-Bell Canada). La información a clientes y accionistas tiene que ser veraz y amplia para evitar malas interpretaciones o mensajes distorsionados que pueden derivar en "castigos de mercado", como por ejemplo, que los usuarios cambien de proveedor.

- -

El inconveniente, apunta Sergio Vega, de Computer Associates (una consultora e integradora de servicios), es que al hacer públicos los planes, la competencia puede analizar los movimientos de las compañías que van a unirse y actuar en consecuencia: "Las otras empresas saben que durante el proceso de fusión tendrán cierta inmovilidad, eso quiere decir que pueden actuar libremente y con tiempo para aprovechar la situación."

- -

Lo ideal, opina Chávez, es que las firmas en fusión se adelanten a estos hechos y analicen su afinidad en cultura tecnológica y de negocios, para que el conflicto sea el menor posible. Con tal fin deberán eliminar las tecnologías redundantes y elegir el personal de mejor perfil y mayor compromiso con los objetivos que se desean alcanzar, pues "son las personas quienes en realidad hacen la fusión".

- -

¿Recorte de técnicos?
-De iniciar una vida en común, Compaq y HP tendrían que hacer una limpieza de casa. De entrada, según estimaciones de ambas corporaciones, la unión implicará desaparecer 15,000 puestos de trabajo en todo el mundo, es decir, 10% de su personal total.

- -

En México Compaq emplea 270 personas y HP 1,300. De prevalecer la tendencia global, aquí se perderían por la fusión alrededor de 157 plazas.

- -

Lo grave de este eventual recorte –dilucida Vega– es que podría dejar fuera a gente altamente capacitada en conocimientos de tecnología que luego podrían extrañar. Además, por el descenso del mercado –producto de la deceleración económica–, difícilmente estas personas podrían encontrar acomodo en la industria nacional.

- -

Según Select, tanto Compaq como HP dependen en casi 60% del mercado de consumo, es decir, de la venta de equipo para hogares y pequeñas y medianas empresas. Si a esto se agrega que ofrecen las mismas líneas de computadoras personales –un nicho donde la primera nombrada está más fuerte y la segunda crece de manera acelerada–, la situación podría ser poco alentadora, pues difícilmente podrán aumentar su presencia en el mercado; en caso de eliminar algunos modelos o cambiar el nombre de alguna marca, el consumidor podría buscar otros productos reconocidos.

- -

Caso aparte es el de los canales de distribución. Ambas empresas, explica Zermeño, de Select, han desarrollado vías bastante sofisticadas para llegar al consumidor, aunque con estilos distintos; hacer de estos dos sistemas uno solo representará un gran desafío de organización interna.

- -

Algo semejante ocurrirá con la cultura de ventas, comenta Obregón, de Gartner Group: mientras HP tiene un estilo conservador de cerrar tratos, Compaq es altamente agresivo en sus estrategias. Además, el cambio de las políticas comerciales –crédito, tiempos de entrega, garantías, servicio– por la unificación de planes podría disgustar a más de un comprador.

- -

Otra de las batallas más fuertes que la nueva compañía tendría por delante es la del segmento de servidores UNIX, que suelen usar los grandes corporativos. En el mercado local, ninguna de las dos empresas son jugadores dominantes, y no se ven buenas perspectivas para enfrentar a los competidores fuertes, como Microsoft, IBM.

- -

Los riesgos no atañen sólo a las empresas en fusión; también para otras podría tener inconvenientes, pues más de un proveedor quedaría eliminado: si para un determinado insumo o servicio cada una de ellas utiliza a un abastecedor diferente, seguramente el nuevo corporativo elegirá a uno solo. Y aun si un proveedor es el mismo para ambas, también podría salir perdiendo: "Lo primero que pensé cuando supe de la fusión fue que por ahora tengo dos grandes clientes, pero luego tal vez tenga sólo uno", se lamenta Zermeño. Select vende sus servicios de análisis a las dos empresas, pero si se unen, la nueva compañía no tendrá necesidad de pagar dos veces. "Finalmente, los proveedores formamos parte de ese costo de la infraestructura que se quiere racionalizar."

- -

Incertidumbre final
-Lo que veremos con la fusión, opina Obregón, no es el final de la película de este tipo de transacciones en el sector. Como la alianza entre Compaq y HP se verán otras en el futuro, pues se trata de un paso más dentro de un proceso de consolidación en marcha.

- -

Pese a lo espectacular del matrimonio empresarial entre HP y Compaq, e incluso si entre ambas logran quedarse como el jugador más grande a escala global, los expertos del sector creen que al menos en el corto plazo no se modificará la característica principal del mercado: el dominio que sobre él ejercen los consumidores.

- -

En cuánto a las consecuencias de la operación, la incertidumbre sigue en el aire: nadie puede prever a ciencia cierta el costo que tendría la fusión tanto para las propias firmas involucradas como para el resto del mercado de tecnología.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para el consultor de Gartner, "independientemente del resultado, exitoso o fallido, la fusión marcará un hito en el caso de México, pues los diferentes competidores de la industria aprenderán muchísimo de cada movimiento de esta operación".

-

Ahora ve
La reacción de los usuarios hizo que Microsoft decidiera salvar a Paint
No te pierdas
×