Hasta el cuello

La corbata es un accesorio tan importante como un buen reloj o unos zapatos elegantes. Su poder simb

Las corbatas de seda italiana siempre han sido las mejores y llaman mucho la atención. Para proyectar una apariencia confiable y amigable, las clásicas —en colores sólidos y a rayas— son ideales. Las más versátiles y modernas, con estampados y lunares de diversos diámetros, son para llevarse en eventos informales o en el trabajo diario. Eso sí, para elegirla no hay que pensar en la moda sino en el carácter y gusto propios.

- Para tomarse en cuenta

-

    -
  • La corbata nunca debe sobrepasar el cinturón.
  • -

  • Es importante mantener apretado el nudo y bien ajustado al cuello, de modo que no se vea el botón superior de la camisa (que debe estar abrochado siempre).
  • -

  • En general no debe igualarse el diseño o dibujo de la corbata con el de la camisa. A camisas estampadas, corbatas lisas y viceversa. Sin embargo, estos lineamientos ahora son más flexibles; ya hay combinaciones más arriesgadas: puntos, rayas, rombos y cuadros mezclados entre sí.
  • -

  • Evitar camisas de botones al cuello con las corbatas. Son más elegantes las que no los llevan.
  • -

  • Las corbatas nunca se deben lavar (ni a mano ni en la lavadora). Si se manchan, es necesario limpiarlas en seco.
  • -

  • Hay que procurar no guardarlas con el nudo hecho para que no se maltraten.

- Nacida en Inglaterra
Este accesorio tiene su origen elas corbatas que usaban los regimientos ingleses en el siglo XIX. Tan bien se veían los militares, que el resto de la población quiso copiarlos. Gran Bretaña marcaba la pauta en cuanto a la industria textil (la calidad de sus lanas y sedas era insuperable), por lo que muy pronto el uso de la corbata se adoptó en el resto del mundo.

Newsletter
Ahora ve
¿En cuánto tiempo el cine ‘streaming’ será una realidad?
No te pierdas