Héctor Larios, presidente del Consejo C

-
Diego Arrazola

Para el ingeniero Héctor Larios Santillán, presidir en estos momentos el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) "es una gran responsabilidad". Y añade: "Son retos que manda la vida y hay que enfrentar por el bien del país". A decir de él -y contra las acusaciones de que ese organismo sólo representa a los grandes- una de sus preocupaciones es "estar muy cerca de los empresarios (grandes, medianos y pequeños) para que se sientan representados dignamente".

-

El ex presidente nacional de Coparmex (1991-1993) enfrenta un gran paquete al frente de la cúpula de cúpulas del sector privado mexicano, en estos momentos en que el aparato productivo se bate prácticamente entre la vida y la muerte . A pocos días de que el Consejo presentara al presidente Ernesto Zedillo un paquete de 18 medidas urgentes para salvar a la planta productiva y el empleo, este ingeniero mecánico electricista recibe a Expansión en la inmensa sala de juntas del Consejo.

-

Larios Santillán refiere que, además de la encuesta semestral que realiza el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado en medio centenar de empresas, el CCE efectuó un esfuerzo mayor (se esperaban alrededor de 10,000 respuestas de toda la república) a fin de conocer con mayor precisión las condiciones en que se encuentra el sector privado de todo el país. "Hemos visto el agotamiento de la empresa privada, sobre todo la pequeña y la mediana; se deben tomar medidas de apoyo urgentes para tratar de que sobreviva", advierte.

-

"He tenido  prosigue  la oportunidad de viajar por el país para estar cerca de los empresarios y ver cuáles son sus problemas más importantes. Con los antecedentes que le pudimos plantear al presidente de la República en el documento que le entregamos, son medidas que no requerían de cambios legislativos, que sentíamos de aliento a la empresa. Se necesita auxiliar de inmediato a la planta productiva del país para que sobreviva y no se genere más desempleo."

-

¿Auxiliaría, cómo?
Habíamos propuesto algo que inclusive el propio presidente de la República había otorgado desde el 15 de julio, el pago inmediato a proveedores del gobierno federal. Insistimos tanto en esta medida porque no se ha dado en los hechos; necesitamos que se dé de inmediato. Esto genera hacia abajo una derrama de dinero que está considerado en el presupuesto anual de la Federación.

-

En estas circunstancias, este dinero automáticamente va a generar un alivio al proveedor directo del gobierno federal, así como a los proveedores de materia prima o de algún artículo para dicho proveedor, que finalmente fue el que dio el suministro o realizó una obra para el gobierno federal.

-

¿Se ha estimado el valor de este cúmulo de pagos?
No tengo la cantidad, pero le puedo decir que son muchos miles de millones de pesos. A una sola empresa por concepto de carreteras federales le deben N$15 millones de nuevos pesos, a otras constructoras que nos han traído también sus casos, hemos visto que suman hasta N$30 millones. En esas circunstancias va sumándose todo aquello que se le debe a los proveedores del gobierno federal o a los constructores que realizaron alguna obra.

-

En este plan que proponen para reactivar al aparato productivo la iniciativa la tiene ahora el gobierno...
Indudablemente que si porque nosotros también estamos absorbiendo la responsabilidad que nos compete para tratar de mantener las fuentes productivas que tenemos y sobre todo las fuentes de trabajo. Quien tiene obligación de generar el entorno es el gobierno federal. A partir de la devaluación de 1994, ha venido un agotamiento brutal no tan sólo de la empresa sino de toda la sociedad en su conjunto. Muchas familias han caído en la mora de pagos por concepto de tarjetas de crédito, muchas empresas han caído en la mora de pagos también porque no tienen los recursos para poderlo hacer. Estamos buscando alguna idea creativa que venga a solucionar el problema de las carteras vencidas. La situación de la actual crisis con respecto a la de 1982, cuando se estableció aquel elemento de financiamiento llamado Ficorca, es diferente: esta devaluación pescó prácticamente a todas las empresas pero a las pequeñas y a las medianas, así como a las familias mexicanas apalancadas fuertemente con créditos bancarios. Ahora tenemos un problema de orden masivo, no identificado en un grupo de empresas como ocurrió en 1982, por lo que las soluciones deben ser diferentes.

-

Lo más importante es lograr que se pueda ir reactivando la economía. A través de esta reactivación, generar los recursos para cubrir estos compromisos que desgraciadamente se adquirieron con una finalidad, que era el modernizar sus instalaciones para poder competir abiertamente en un mercado globalizado en donde ya está México; el tratar de modernizar su tecnología para que pudiéramos competir abiertamente con las empresas que están llegando del extranjero. Lamentablemente, en ese inter fue donde se pescó a todas estas empresas y ahora están sumamente agotadas por la recesión.

-

Necesitamos crecer a tasas importantes que permitan generar dos cosas: primero, riqueza para todos los mexicanos; segundo, el que se vaya generando el empleo que necesitamos para todos los jóvenes que vienen empujando en busca de una oportunidad.

-

Para esto se debe generar un entorno en donde el gobierno es directamente responsable en el sentido de estar cerca de la empresa para ver cuáles son las necesidades y quitarle obstáculos. Me refiero a un esquema fiscal simple, desregulación de todos aquellos aspectos de sobre regulación administrativa que tienen las empresas, el ir generando las medidas de apoyo que no son subsidios, sino que son el entorno para que puedan desarrollarse mejor las empresas.

-

Un sistema fiscal enfocado a la promoción del empleo productivo y de la planta industrial y de comercio, etcétera, es lo que generará, por un lado, mayor recaudación para el gobierno y, por el otro, el que nuestro país pueda crecer. En esto se necesita generar también de parte nuestra el ir buscando una verdadera cultura de exportación. Esta cultura de exportación nos traerá las divisas al país para poder salir adelante en el menor tiempo posible.

-

¿Hasta qué grado medidas de este tipo pueden conciliarse con un plan que busca reducir la inflación y detener el crecimiento mientras se alcanza la estabilidad financiera?
El programa ha venido buscando estabilizar las variables macroeconómicas. Empieza a dar resultados porque hemos visto cómo empieza a ceder la inflación, que es uno de los aspectos más importantes a dominar. También empieza a ceder también la presión sobre el peso y en alguna forma empezamos a tener un superávit comercial importante.

-

Hemos visto también cómo se empieza a tener, dentro del superávit que tenga el propio gobierno, la posibilidad de empezar pronto a crecer sanamente. Estamos conscientes de que las variables macro son las primeras que necesitan resolverse y equilibrarse, pero también debemos estar muy atentos de la importancia que tiene la microeconomía para que el país pueda salir adelante.

-

¿Quiénes somos los que vamos a sacar al país adelante? No podemos ser más que los mexicanos. Necesitamos voltear hacia adentro del país para que aquí vayamos creando las condiciones de su desarrollo en todos los sentidos.

-

¿Esto significa ya no volver a depender del capital foráneo especulativo?
Es importante que el capital extranjero venga a crear fuentes productivas de largo plazo. Esto nos atrae divisas e inversión, genera empleo y sobre todo avance en el aspecto tecnológico. Estas inversiones de largo plazo son las que nosotros debemos buscar verdaderamente con ahínco porque nos ayudarán a estabilizar la solidez del país.

-

Por otro lado, tenemos en este momento una diferencia enorme sobre las otras crisis. La planta productiva ha crecido en forma muy importante y eso lo demuestra la capacidad instalada que estamos aprovechando en este momento: estamos trabajando la planta productiva del país a entre 30 y 50%. Esto quiere decir que podemos desarrollarnos desde el punto de vista de generación de empleo y de riqueza que tanto necesita México.

-

La inversión extranjera que nosotros podemos tener en este sentido es la de largo plazo, que es la conveniente. Por el otro lado, generaremos divisas a través de que podamos colocar nuestros artículos en diferentes partes del mundo, como ya está ocurriendo en este momento.

-

Ante una deflación del mercado interno, muchos empresarios han buscado oportunidades en el exterior para poder colocar sus artículos. Así es como en este momento tenemos la presión de más de 2,000 empresas que están ya con pedidos colocados en el extranjero. Por eso pedimos que Bancomext atienda con toda atienda a estas empresas para que se les den los recursos de financiamiento que necesitan y puedan colocar estos pedidos cuanto antes.

-

¿Hasta qué punto es cierto que muchas veces las empresas mexicanas exportan porque el mercado interno está deprimido y cuando el mercado se reactiva regresan otra vez y se olvidan de sus clientes externos?
Debemos aprovechar este momento de recesión interna para generar esta cultura exportadora; que el exportador se dé cuenta de la importancia que tiene el poder competir en el mundo y después complementar con la producción que pueda tener para cubrir el mercado interno, como sucede con algunas empresas grandes del país. La importancia que tiene desde el punto de vista del costo beneficio el tener una moneda competitiva, poder exportar y obtener utilidades importantes. Aquí es donde debemos sembrar verdaderamente una cultura exportadora de fondo y de permanencia en el futuro. Esto es lo que le dará al país consistencia y desarrollo interno.

-

Hemos podido ver cómo países como Corea, Taiwán, Japón, han podido salir adelante. Ellos exportan más de 65% de la producción interna, el gobierno ha estado cerca de ellos para ver cuáles son los obstáculos que tienen, les ha proporcionado los avances tecnológicos existentes en el mundo y les ha facilitado todo lo que está a su alcance para que sean exportadores y con ello generar esta cultura tan importante, que creo es la cultura del futuro.

-

¿Con todos los avances innegables en el terreno de la estabilización financiera y con todos los bemoles del caso, el gobierno está en el camino correcto para la superación de la crisis? ¿El PARAUSSE es la estrategia correcta?
Creemos que sí a nivel macroeconómico, aunque pensamos que debemos seguir aportando las proposiciones que vayan surgiendo del empresario más pequeño hasta el más grande. Esto es lo que nos ayudará a sensibilizar al gobierno de lo que le está pasando a la planta productiva. No podemos permanecer ajenos al agotamiento que tiene; mucha está en peligro de desaparecer. Estimamos que 90% de las empresas en este momento tienen problemas de liquidez para poder cubrir sus compromisos. Lógicamente, necesitamos buscar la forma de reactivar la economía, que es lo único que vendrá a traerle al país la posibilidad de sobrevivir y me refiero a la planta productiva nacional.

-

¿Después de la presentación que en días pasados tuvieron ante el presidente de sus 18 puntos para apoyar a la empresa, cuál fue su respuesta?
El nos comentó que sentía viables todas las medidas. Se revisarían únicamente las que pudieran generar un costo fiscal hacia el propio gobierno, ya que no puede salirse del presupuesto.

-

Lo que estamos buscando es demostrar al gobierno la importancia que tiene el que en alguna forma se salve la planta productiva. Estimamos que este segundo semestre, como se ha anunciado permanentemente, es el más duro para poder salvar la crisis. Pero sentimos que el año próximo empezaremos a crecer ya con tasas positivas, aunque cortas, de 2 a 3% sobre el Producto Interno Bruto y esto empezará a generar un bienestar.

-

No olvidemos cuál es el objetivo: crecer a tasas de más de 5% para poder generar primero las fuentes de trabajo rezagadas, que necesitamos crear año con año, y con ello ir logrando el tener una estabilidad en las familias mexicanas, que es lo que más nos preocupa.

-

¿Y en política tributaria qué proponen?
En política tributaria hemos venido comentando la importancia de tener un esquema fiscal promotor de la planta productiva y del empleo.

-

Creemos que ese es el camino del desarrollo en el largo plazo. Si tenemos un esquema simple en su entender y simple en su pagar, tendremos una base de contribuyentes más amplia, si se va buscando el que a través de ésta se puedan bajar los impuestos.

-

Se ha demostrado en diferentes países del mundo, cómo la baja de impuestos ha generado un desarrollo claro y sostenido.

-

¿Y cuál es la respuesta del presidente ante este planteamiento tan reiterado?
No hemos hablado del aspecto fiscal, pero ya estamos platicando con el doctor Guillermo Ortiz, secretario de Hacienda. Está de acuerdo en lo que estamos planteando del gran agotamiento que tienen las empresas y que ya no soporta más la sociedad ningún incremento fiscal.

-

Debemos tender a que vaya creciendo la base de contribuyentes a través de una simplificación y de ir quitando aquellos impuestos que en muchos de los casos se sobreponen, como son los de tipo municipal, federal , estatal, etcétera.

-

Estamos en una gran crisis, caímos en un hoyo muy grande y hay que tratar de extraer las lecciones del pasado, ¿qué fue lo que pasó, que falló? ¿Hubo un error en diciembre, en noviembre, en octubre...?
Después de los sucesos ocurridos en 1994 (hacía muchísimos años no habían sucedido este tipo de hechos: Chiapas, asesinatos... que venían a desestabilizar al país) pudimos afortunadamente soportar todos esos embates. Lamentablemente, en diciembre se dio una crisis de confianza al venir la devaluación. Esto provocó que los capitales salieran con gran rapidez de México, porque eran capitales especulativos.

-

Lamentablemente, éstos salieron con rapidez y se generó un enorme problema de caja para el país. Si el año pasado habían entrado $30,000 millones de dólares de inversión extranjera, mismos que salieron en diciembre, pero aparte quedó una deuda adicional de $30,000 millones de dólares en Tesobonos con vencimientos a corto plazo.

-

El gobierno mexicano se vio en la necesidad de pedir a organismos financieros internacionales que nos facilitaran ese dinero para poder liquidar y no quedar en ningún momento en suspensión de pagos. Esto habría sido un fenómeno muy grave para México.

-

Pero bien, afortunadamente en este agosto se tiene ya en caja el dinero que se tendrá que liquidar de los últimos $4,000 millones de dólares que faltan de Tesobonos. Si lo que provocó esto fue una crisis de confianza, lo primero que necesitamos recuperar en nuestro país es la confianza. Necesitamos recurrir a nosotros como mexicanos para tener confianza en nosotros mismos.

-

Sólo a través del trabajo y nuestro esfuerzo es cómo podremos salir adelante, pero también debemos tener presente evitar el que se repitan estas crisis a final de sexenio. Para ello hemos estado insistiendo en la importancia de conformar entre sociedad y gobierno un organismo o un consejo en donde se estén vigilando las variables tanto de la macroeconomía como de la microeconomía, para que en aquellos focos amarillos que vayamos observando en estos dos aspectos tan importantes se puedan hacer aquellos cambios requeridos para no repetir estas crisis sexenales.

-

El gran antídoto es un organismo como éste. Además el que tengamos planes generacionales, a los cuales se les puede ir dando seguimiento para que no tengamos exclusivamente estos planes sexenales que por una mala política o por cualquier problema de disturbios políticos, como los de 1994, podamos generar una nueva crisis de confianza. Hemos visto que de las crisis que hemos tenido en los últimos sexenios, cada una de ellas ha sido más difícil que la anterior. No podemos permitir que esto se repita.

-

¿Es cierto eso de que quienes perdieron la confianza en diciembre fueron mexicanos poseedores de Tesobonos?
Creo que en poca monta. Pienso que los Tesobonos realmente eran de inversionistas extranjeros. Lógicamente, ellos están tratando de darle alguna seguridad a aquellas inversiones que tenían, creo que en manos de mexicanos hay muy pocos Tesobonos. Esa es la verdad, pero insisto, nuestro país tiene salidas. Es un país que debemos empujar para dejarle a nuestros hijos el país que todos queremos. Sólo a través del esfuerzo de nosotros mismos lo podremos sacar.

-

¿Parte de este antídoto del que habla sería una mayor democratización de la vida pública de México, para que las decisiones que nos afectan a todos se tomen entre todos?
Eso es muy importante. Hemos estado planteando que aquellos proyectos de ley que puedan llegar al aparato legislativo sean previamente consensados con toda la sociedad. Sobre todo, con aquellos directamente involucrados en el cumplimiento de las leyes como ciudadanos. Esto nos da la posibilidad de contar con leyes lo suficientemente consensadas que no requieran cambios posteriores como desgraciadamente ocurre en muchos de los casos. Finalmente, los ciudadanos comunes y corrientes son los que vamos en la vida diaria a ejercer las leyes. Luego entonces, consensémoslas desde antes, para que cuando salga una ley vaya lo suficientemente analizada a fin de que no se tengan que hacer cambios posteriores. Esto es lo que provoca una incertidumbre y una desorientación de todo el público en general, que es el que tiene forzosamente que ejercer día con día las leyes.

-

¿En cuánto a la situación política actual y el diálogo entre los partidos políticos para la nueva reforma política, cuál es la posición del CCE?
Como es sabido, los organismos empresariales somos totalmente partidistas, pero sí recomendamos en beneficio del país, porque sabemos que el aspecto político y el económico van ligados. Recomendamos que los partidos políticos demuestren madurez , se sienten en una mesa a platicar y expresen todas las ideas que tengan de acuerdo con los cambios que estiman deban darse en la reforma política de fondo de México.

-

Después, tener una verdadera competencia entre partidos; los ciudadanos tenemos una enorme responsabilidad al emitir nuestro sufragio y votar por aquel partido que sintamos nos está ofreciendo el mejor plan de gobierno. Y en esas circunstancias, primero también que se respete el sufragio de los ciudadanos para que haya una verdadera democracia participativa en el país.

-

Sentimos que ese es el camino, pero necesitamos una verdadera competencia entre partidos y sobre todo no caer en el lamentable esquema en que hemos caído en últimos tiempos, en donde si pierdo la votación, la votación fue fraudulenta. Necesitamos buscar el que haya los elementos de prueba y los elementos de reforma que eviten este tipo de discrepancias que existen postelectoral mente en muchos lugares del país.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿Está en riesgo la estabilidad social del país?
Una de las cosas que debemos vigilar muy de cerca es el enorme desempleo que se está generando. El desempleo genera molestia, desesperanza, irritación. Esto lo debemos evitar, no sabemos en dónde está la línea divisoria entre un desempleo abierto y un brote de orden social. Necesitamos buscar que no haya este tipo de roces sociales que desgraciadamente la gente está sintiendo día con día en su bolsillo.

Ahora ve
Temores por renegociación del TLCAN en industria automotriz en México
No te pierdas
×