Hogar, inflado, hogar

Mientras los precios de la vivienda caen en la mayoría de los países, en Estados Unidos no paran d

En los últimos años se ha desatado el auge de la vivienda en un número -inusual de países. Sin embargo, de acuerdo con los índices globales de precios -de la vivienda de The Economist, en el segundo trimestre de este año el -ritmo de aumento en los valores se desaceleró en la mayoría de los países, en -comparación con el año anterior. Sólo dos de los 20 destinos abarcados por el -sondeo muestran precios que se han acelerado significativamente en este año: -Estados Unidos y Dinamarca.

- La caída más abrupta en los precios de la vivienda en el último año la ha -manifestado Inglaterra (pasando de 19 a 2%). Australia, Nueva Zelanda y -Sudáfrica también han tenido un descenso marcado: los precios en Australia han -tenido una baja, si bien de apenas de 0.1%. Asimismo, los mercados inmobiliarios -en España, Francia, Italia e Irlanda se han enfriado un poco.

- En contraste, el mercado de bienes raíces sigue estando al rojo vivo en -Estados Unidos.

- Los precios promedio de las viviendas saltaron 13.4% en el segundo trimestre -el año, registrando el aumento más grande en 26 años en términos reales, una -subida récord. Actualmente, los precios están creciendo a un ritmo de dos -dígitos en 24 estados estadounidenses, además de Washington. La capital del -país y otras siete entidades gozan de aumentos de más de 20% en los valores de -las viviendas.

- Hasta Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal, parece reconocer que -en este momento las propiedades estadounidenses están sobrevaluadas y que -todavía existe el riesgo de que los precios puedan caer. Un contra argumento -habitual es que los precios de la vivienda, teniendo en cuenta el promedio -nacional, nunca han descendido año con año.

- Pero una caída en los precios está lejos de sonar ‘extraño’ en muchas -partes del país. Richard DeKaser, economista del banco Cleveland Nacional City, -encontró que en los últimos 20 años, no menos de 63 de las 299 áreas -metropolitanas han tenido caídas de 10% o más en el precio de la vivienda -durante periodos de dos años. La media de descenso en estas bajas fue de 17%. -Ésta es la primera vez que el auge (y, por consiguiente, la posible caída) se -ha dado en tantos estados al mismo tiempo.

- Como argumento popular se dice que los altos precios de la vivienda se deben -a que las tasas de interés bajas también han ido más allá del límite. El -acceso a la vivienda para quienes adquieren su casa por primera vez (medido -según la tasa de ingreso medio y los pagos de hipotecas promedios) está en sus -valores más atemorizantes desde 1989, año del pico anterior en el precio de -las propiedades, después del cual los precios de las viviendas a nivel nacional -no pudieron mantenerse al ritmo de la inflación por cinco años.

- Aparentemente, el auge de la vivienda en Estados Unidos es más modesto que -en otros países. Desde 1997 los precios se incrementaron sólo la mitad que en -Inglaterra. Por otro lado, es probable que el boom de las propiedades haya -causado una ubicación errónea de recursos en EU debido a la respuesta de los -prestamistas, los ahorradores y los inversionistas.

- La inversión en residencias se elevó a 6% del PIB, una cifra casi récord. -Si a esto se le suma el efecto de riqueza derivado de los aumentos en los -valores de las propiedades y los incentivos para usar los retiros de fondos de -inversión hipotecarios, la vivienda representó un sorprendente 50% del -crecimiento del PIB en la primera mitad de este año, estima David Rosenberg, -economista de Merrill Lynch.

- Desde 2001, más de la mitad de los empleos creados en el sector privado han -estado asociados con la industria de bienes raíces.

- Es posible que las cifras del segundo trimestre muestren un incremento en el -valor de la propiedad de 33%, el más alto en los últimos 60 años. Las -ganancias de los bancos también dependen de manera excesiva de los préstamos -hipotecarios. La firma canadiense Bank Credit Analyst apunta que actualmente los -préstamos para la adquisición de viviendas representan 53% de los que otorgan -bancos, 30% más que dos décadas atrás.

- La adicción de la economía estadounidense a la vivienda la deja expuesta no -sólo a un enfriamiento en los precios de las propiedades, sino también a -costos a largo plazo. La burbuja de tecnología de finales de los 90 dejó -rezagado a un capital social moderno, que al menos siguió arrojando ganancias -de productividad.

- Por el contrario, un auge de la propiedad no hace nada para incentivar el -crecimiento a largo plazo. Más bien, desvía recursos que podrían emplearse en -sectores más productivos y, al alimentar el gasto del consumidor, exacerba los -desequilibrios económicos de Estados Unidos. A la larga, habrá que pagar un -precio por esto.

Newsletter
Ahora ve
Los posibles vínculos con Ucrania de un asesor de campaña de Trump
No te pierdas