Homo robot vs robo sapiens

Desde personas que mejoran su calidad de vida con órganos y partes del cuerpo robóticas, hasta rob
Luis González y González

Darth Vader es un personaje apasionante, no solamente porque es considerado uno de los mejores villanos de la historia, sino porque representa a un hombre que después de haber perdido la mitad de su cuerpo fue reconstruido con partes biónicas para ser mitad humano y mitad máquina. Aunque parezca un tema meramente ficticio, sacado del Episodio III de la Guerra de las Galaxias, hoy en día se han desarrollado soluciones para que las personas que han sufrido un accidente o una enfermedad puedan encontrar una alternativa de vida común y corriente… sin el peligro de transformarse en temibles villanos, claro está.

- La compañía alemana Otto Bock ha desarrollado artículos preocupándose por crear soluciones de movilidad a las personas que, por alguna causa, han perdido miembros superiores o inferiores.

- Uno de sus productos es el C-Leg, una prótesis de pierna que se coloca desde el muslo y está articulada para funcionar como una rodilla, pantorrilla y pie. De tal suerte que el pie de la c-Leg está elaborado en madera y en el número de calzado necesario.

- Ésta es una respuesta a tantas otras prótesis de rodilla que resultaban incómodas y hasta perjudiciales, ya que de acuerdo a la actividad, el paciente tenía que estar ajustando la resistencia que necesitara de la prótesis.

- La c-Leg funciona con un microprocesador que monitorea 50 veces por segundo los movimientos y la fuerza, permitiendo prevenir los pasos que dará la persona y ajustándose a cada cambio en tiempo real.

- Desde 1997 más de 10,000 personas –entre los que destacan ex militares y algunos deportistas amateurs– llevan a cabo casi cualquier actividad, incluso deportes, gracias a este invento. Su costo está entre $35,000 y $50,000 dólares, precio por el que se incluye una prótesis completa, así como una lista de cuidados y ejercitación inicial para el paciente.

- Otra firma en búsqueda de mejorar la vida de sus pacientes, no en el campo de las prótesis, pero sí en el de los implantes internos, es Abiomed. Esta compañía estadounidense tiene más de 30 años desarrollando soluciones para personas que sufren de problemas del corazón. Una de sus alternativas es el corazón artificial Abiocor II, un aparato que remplaza el órgano biológico de los pacientes con insuficiencias cardiacas.

- Este corazón opera por medio de una batería externa y una interna. Esta última se recarga de forma transdérmica; usa una consola externa que transmite la energía de fuera hacia adentro, utilizando la piel como conductor.

- Darth Vader quiero ser
Las propuestas anteriores obedecen a un desorden físico en el paciente. Se trata de soluciones que ayudan al ser humano a continuar una vida lo más normal posible. No obstante, un caso que llamó la atención de científicos y críticos de las partes robóticas fue el de Kevin Warwick, un científico de la Universidad de Reading en Inglaterra.

- Hace siete años, Warwick inició un proyecto denominado Cyborg que iniciaba con el implante de un microprocesador en su brazo izquierdo. El chip transmitía una señal a una computadora y monitoreaba todos los movimientos del profesor. Debido a la señal que transmitía el chip, podía abrir puertas electrónicas o encender aparatos ajustados a la frecuencia del procesador. Algo que en ese momento llamó la atención de la comunidad científica es que este pequeño chip –del tamaño de una moneda de un centavo de dólar– podía cargar toda clase de información acerca de la persona: números de tarjetas de créditos, tipo de sangre, reportes médicos; datos que, en caso de ser necesario, podían ser actualizados.

- Una segunda parte del experimento inició en 2002, cuando Warwick le insertó un chip idéntico a su esposa para que ella también comunicara las señales de su sistema nervioso a una computadora, y había más. Kevin aseguraba que podría percibir algunos sentimientos que su esposa experimenta y viceversa. Saber si tiene algún dolor o si está molesta. En su sitio (kevinwarwick.org) el mismo explica que “la comunicación utilizando como medio a los pensamientos tiene un gran potencial, pues ahora tendremos que aprender a comunicarnos de forma adecuada enviando ideas a otras personas”.

- Los androides de hoy
A la par de las investigaciones médicas, la investigación de la robótica también ha tenido grandes avances en los que el hombre es la meta y el referente. Compañías como Sony, Honda o Nec han desarrollado varios robots con forma humana, muchos de los cuales cuentan con movimientos cada vez menos rígidos, reconocen rostros, voces, movimientos y, en algunos casos, hasta recuerdan conversaciones pasadas.

- Bajo el pretexto de una feria científica organizada por la revista Wired, un equipo de artistas, escritores, ingenieros, estudiantes y pensadores libres, se dieron a la tarea de crear un androide a imagen y semejanza de Philip K. Dick, un escritor estadounidense fallecido en 1982 y en cuyas obras se han basado películas como Blade Runner, Minority Report y Paycheck.

- El resultado fue un impresionante androide que llamaba la atención de todos lo que pasaban. Estaba sentado, cruzado de piernas, en una sala de televisión… movía los brazos de manera semejante a cualquiera que mantiene una charla y realmente podía tener una conversación con los visitantes. Claro, todos se quedaban boquiabiertos frente a él. Por suerte, no había sido programado con frases irónicas ni sarcasmos… así que no podía mofarse de la impresión de los visitantes, pues era impresionante ver cómo una máquina podía parecer tan humana.

- Todas las facciones del Dick robot estaban cuidadas para que su pelo y rostro parecieran reales. Utilizando látex moldearon su rostro, le conectaron sensores electrónicos que, por medio de un software, permitían emular todos los movimientos de un rostro humano. Contaba con un par de cámaras detrás de los ojos para que reconociera rostros y personas específicas.

- Otro de los proyectos más aventurados es el del profesor coreano Jong-Hwan Kim, reconocido en todo el mundo por ser el fundador de los Juegos Olímpicos para Robots. Kim mostró en enero de este año un software basado en la estructura del ADN humano, que permitirá a los robots pensar, sentir, expresar deseos  y… ¡reproducirse de forma autónoma, como si se tratara de una especie distinta! Su sistema ya está siendo probado con Rity, un software para robots (sobot) similar a un perro, que vive dentro de una computadora.

- Esta PC está interconectada a cámaras y sensores para que Rity pueda interactuar con las personas, percibiendo entre 47 estímulos distintos y respondiendo con 77 tipos de comportamientos. Al probar con dos Ritys distintos, ninguno se comportó de la misma forma. El proyecto sigue en una fase experimental; sin embargo, según Jong-Hwan Kim, “criaturas como Rity formarán parte de las especies artificiales que tendrán información genética que les permitirá evolucionar y reproducirse”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Hay que tomar en cuenta que entre orientales y occidentales hay muchas diferencias: mientras los asiáticos están más adaptados al uso de tecnología y a la implementación de robots como mascotas y hasta niñeras, la comunidad occidental ha iniciado una búsqueda constante hacia el contacto humano.

- Tal vez en este momento no podamos ver a robots andando por las calles ni a personas con partes metálicas; sin embargo, es un hecho que personajes como Darth Vader son una inspiración para algunos. Sólo es cuestión de imaginar y esperar.

Ahora ve
Manifestantes contra Temer se enfrentan con policías en Río de Janeiro
No te pierdas
×