Humo en los ojos

-
Mayela Delgadillo Bárcenas

La vida moderna genera estrés; el estrés, ansiedad, y la ansiedad... se -calma con un buen tabaco. En el planeta existen alrededor de 1,100 millones de -fumadores, 800 de los cuales viven en países no industrializados, según -estimaciones del Comité Latinoamericano Coordinador del Control del Tabaquismo.

- Dejando de lado el manido argumento de que el cigarro es el causante de un -cúmulo de enfermedades, la verdad es que ser fumador en estos tiempos significa -un problema. ¿Cuántas veces no hemos tenido que soportar malas caras, -comentarios sugerentes, quejas directas y hasta agresiones sólo por fumar? Y la -causa de todo ello no es el cigarro, es el humo.

- El doctor Roberto Tapia, director general de Epidemiología de la Secretaría -de Salud, asegura que sólo 30% de la población adulta con este hábito son -fumadores regulares. Si usted forma parte de este porcentaje, que consume hasta -dos cajetillas diarias, y su cónyuge está por destinarle la sala como -dormitorio por no soportar los olores del tabaco, entonces debe saber que su -nerviosismo, melancolía, depresión, tristeza y estrés pueden ser fácilmente -controlados por los sucedáneos, los cuales, además, son mejor alternativa que -pretender cambiar las reglas internas del trabajo que –al haber ingresado a la -modalidad ecológica– prohiben fumar.

- Si cada vez que intenta abandonar el cigarro, su fuerza de voluntad lo -abandona primero, las pastillas y chicles de nicotina pueden ser la solución. -Según el doctor Abraham Quintanilla, representante de Pharmacia & Upjohn, -cuando una persona decide utilizar algún sustituto del tabaco es porque tiene -intenciones de reducir o erradicar el hábito.

- Estos sustitutos del tabaco funcionan en forma similar al cigarro, pues -mantienen la boca ocupada impidiendo que se lleve algo más a los labios, cosa -que no ocurre con los parches, y fueron y siguen siendo una opción para -aquellos fumadores que por las labores propias de su profesión deben viajar -constantemente o permanecer mucho tiempo en lugares concurridos o cerrados.

- Las ventajas de su uso son diversas: las quejas desaparecen, la dosis de -consumo de nicotina es menor, se anulan los efectos más nocivos del tabaquismo -que derivan de la inhalación de humo, y no contienen alquitrán, lo cual -beneficia también a la salud. Estos dulces, que suministran aproximadamente dos -gramos de nicotina por pieza, deben permanecer en la boca y debajo de la lengua -en promedio entre una hora y hora y media.

- Según estudios realizados por la empresa comercializadora de la marca Nicorette, -el tiempo en que un paciente puede dejar el consumo del tabaco varía -dependiendo de los años y de la agudeza de la adicción, pero para aquellos que -se han empeñado en disfrutar del consumo por muchos años, el periodo de “lavado” -del organismo para desechar la nicotina del cuerpo puede ser hasta de seis -meses. “Sólo cuando el cuerpo está libre de la sustancia deja de depender de -ella”, expresa Quintanilla.

- Sin embargo, y a pesar de que investigaciones de instituciones de salud -indican que en Latinoamérica 15 de cada 20 personas que inician algún tipo de -tratamiento para dejar de fumar logran su objetivo No todas lo consiguen de por -vida: seis o siete de ellas retoman el hábito tiempo después.

- Respecto de las clínicas especializadas, los doctos en esta materia comentan -que el método que utilizan es el rechazo condicionado por asociación con -sensación de malestar. Sicológicamente esta situación no es la más adecuada, -argumentan, sobre todo cuando se convive con personas con este hábito.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Los costos de los tratamientos varían. Mientras las cajas de chicles o -pastillas –de 30 tabletas– cuestan entre $60 y $65 pesos y los parches –con -20 pegotes– superan los $400, en las clínicas, aun cuando los tratamientos -son diversos y las instituciones también, dejar el hábito puede resultar tan -caro como haberlo adquirido.

- La tendencia del consumo cambia como la moda. El hábito de fumar, que antes -fue sinónimo de estatus y clase, ha sido sustituido por muchos empresarios y -líderes mundiales por los deportes y la vida sana.

Ahora ve
El último partido del estadio Vicente Calderón, la casa del Atlético de Madrid
No te pierdas
×