<i>Face lift</i> para el centro tapatío

Para bien o para mal, el gigante de los supermercados cambia el entorno económico en Guadalajara.

Hasta hace unos meses, en la confluencia de las avenidas 16 de Septiembre y Niños Héroes de Guadalajara, había un lote baldío donde se refugiaban vagos y drogadictos. Ahora esa esquina está irreconocible. La causa de la transformación es la apertura de Wal-Mart Supercenter, tienda que vino a revitalizar  parte de una zona que alguna vez fue motivo de orgullo para los tapatíos.

-

Producto de una política de equipamiento urbano que pretendía proyectar una imagen moderna, en esa área se levantaron en los 60 el condominio Guadalajara y el hotel Hilton, los primeros rascacielos de la ciudad. Flanqueado por parques, recintos culturales y una concurrida central de autobuses, era un lugar lleno de vida y movimiento. Sin embargo, a partir de los 80 entró en un periodo de deterioro y olvido.

-

Nostálgicos por aquellos días de pujanza, los comercios aledaños le dieron la bienvenida a la puesta en marcha del hipermercado en agosto, con la esperanza de que aumentaría el flujo de compradores en la zona. Así ha sido, aseguran, aunque la derrama no es pareja.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-Sin ningún otro autoservicio en varios kilómetros a la redonda, es lógico que la apertura de la tienda llenara un hueco y cambiara los hábitos de compra. Eso atrajo a Susana Robles, ama de casa que vive en el centro de la ciudad, y lo mismo a Lucina Plata, vecina de la colonia Morelos.

-El área de influencia del hipermercado, de 7,774 metros cuadrados de piso de venta, no se limita a los barrios aledaños. Aun cuando hay un Super G de Gigante cercano a su casa, América Gallardo  prefiere trasladarse desde el sector Libertad y comprar en Wal-Mart. “Aquí es un poco más barato y hay mejor surtido”, justifica. No es un caso aislado. Alejandra Salas viene con su familia cada dos semanas desde El Salto –un municipio connurbado a Guadalajara– a surtir su despensa. “El viaje vale la pena porque aquí siempre encontramos lo que buscamos.”

Ahora ve
Así dejó el terremoto un edificio de la calle Donceles, en el Centro Histórico
No te pierdas
×