Indiferencia

-
Sergio Sarmiento*

Quizás usted no se haya dado cuenta, pero las campañas políticas para las elecciones del 6 de julio hace ya tiempo que empezaron. De hecho, se agota con rapidez el tiempo para que llegue el momento de emitir los votos. Pero la verdad es que la indiferencia de los mexicanos es impresionante.

-

Algunos especialistas dicen que esto es natural. Durante muchos años el interés político en nuestro país lo generó el deseo de unos por derrotar al PRI y el de otros por mantener a ese partido en el poder.

-

Pero hoy quienes por tanto tiempo se esforzaron por sacar al tricolor de Los Pinos se sienten decepcionados. La alternancia de partidos no eliminó los males endémicos de México. Por el contrario, hay la sensación, falsa o cierta, de que el país se encuentra paralizado, sensación a la que ayuda sin duda el estancamiento que desde el año 2001 ha aquejado a la economía nacional.

-

Del otro lado, en el grupo de los que defendían a muerte el viejo sistema político, se ha impuesto la idea de que México no se va a acabar porque un partido distinto esté en el poder.

-

No deja de ser significativo que muchos técnicos y funcionarios públicos priístas no han tenido problema para trabajar con el gobierno de Vicente Fox.

-

El problema es que la apatía que estamos viendo por parte de la población hacia los procesos políticos puede volverse peligrosa. Si la gente se desinteresa de estos temas, grupos muy pequeños podrán controlar las instituciones cruciales para la toma de decisiones. Es verdad que hay naciones, como Estados Unidos, que pueden vivir perfectamente bien con elecciones en las que participa sólo 15 o 20% de la población. Pero en un país como México, en el cual hay tanto por hacer, esta indiferencia podría llevar a una situación crítica en el largo plazo.

-

Quienes trabajamos en los medios somos en parte responsables de esta situación. Después de todo hemos fallado en el propósito de hacer interesante lo importante. No hemos logrado que la gente se inmiscuya en los temas fundamentales que permitirían sacar al país adelante. Le hemos hecho creer, en cambio, que la política es un escenario para personajes escandalosos –como Pancho cachondo y Félix Salgado Macedonio– o para temas de la vida privada, como las relaciones personales entre Marta Sahagún y el Presidente.

-

Pero también los partidos políticos son responsables. En su esfuerzo por quedar bien con todos los votantes, terminan prometiéndolo todo, a sabiendas de que a la hora de la verdad no pueden cumplir nada. Y la decepción vuelve la indiferencia inevitable.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

*Sergio Sarmiento es columnista del periódico Reforma y comentarista en TV Azteca.

Ahora ve
"A Del Mazo le doy calificación de cero como alcalde": Vázquez Mota
No te pierdas
×