Industria del calzado <br>Un pasito pa´

La situación de los zapateros jalisciences permite ilustrar los retos y oportunidadesde todo el sec

Luego de haber logrado superar el traspié de 1994 y crecer a un paso - sostenido, las dificultades del entorno nacional e internacional están - provocando que la industria del calzado de Jalisco no esté caminando del todo - bien. De hecho, los pronósticos apuntan a que este año el sector podría - cerrar con un retroceso en las ventas de 5% con respecto a 1997, cuando produjo - y colocó 60 millones de pares.

- El segundo centro zapatero del país –con 1,100 fábricas y talleres que - aportan 30% de los 200 millones de pares que se producen a escala nacional–, - y líder en la producción de calzado para dama, ha vivido desde principios de - esta década una crisis tras otra. Primero fueron las importaciones masivas de - calzado de Oriente, invasión que se pudo detener gracias a la imposición de - cuotas compensatorias. Luego vino el golpe de 1994, del que el sector pudo - sobreponerse, logrando incluso recuperar los puestos de trabajo perdidos y - acrecentar su planta productiva.

- Sin embargo, como explica Ignacio Guerrero Marín, presidente de la Cámara - de la Industria del Calzado del Estado de Jalisco (CICEJ), a partir de que la - crisis asiática y la caída en los precios del petróleo provocaron un recorte - en el presupuesto federal de egresos y una disminución del circulante - monetario, se empezaron a encender los primeros focos rojos avisando que el - ramo zapatero frenaría el buen paso que llevaba. Para el segundo semestre de - este año, las señales de alerta ya eran más evidentes, con un mercado - doméstico que carecía de liquidez y empezaba a perder capacidad de compra.

- Por si fuera poco, –interviene Arturo Márquez González, director general - de Calzado Gali–, el alza en las tasas de interés contrajo aún más el - mercado, toda vez que de 14 a 25% de las ventas del sector se efectúan a - través de tarjetas de crédito.

- El panorama externo tampoco ha sido favorable. Y es que, aun cuando en años - anteriores el sector fue duplicando sus exportaciones hasta llegar a vender en - el exterior 10 millones de pares en 1997, ahora los mercados internacionales - están cada vez más ofertados y competidos, lo que dificulta la incursión de - los fabricantes locales en el extranjero.

- Ante esa problemática en dos frentes, Guerrero considera aventurado pensar - que la industria zapatera del estado pueda sostener su ritmo de crecimiento. - Por el contrario, vaticina que, al finalizar el año, estará reportando una - contracción de 5%, caída que, para Márquez, es “gravísima, porque son - seis años de trabajo que se perdieron en tres meses”.

- - MANTENERSE O CRECER
- Si bien por ahora se ha dado un paso atrás, el presidente de la CICEJ - confía en que para el próximo año los empresarios del ramo puedan mantener - su planta productiva y salir adelante. Sin embargo, a juicio de Márquez, - mantenerse será todo un reto, sobre todo para la pequeña y mediana empresa, - cuya competitividad depende más del entorno y menos del nivel de la industria - y de las habilidades del industrial. Es por ello que, en medio de un mar - revuelto, de momento descarta la posibilidad de aumentar la capacidad de su - fábrica, la cual produce 1,000 pares al día. “Si no hacemos más no es - porque no queramos o porque nuestra gente no sepa hacerlos, sino porque primero - necesitamos equilibrar las aguas para que el barco no se hunda: ya después - vendrá la calma y entonces sí caminaremos.” Sin dejar de reconocer que - pensar en no perder lo que se ha logrado puede ser sano, Carlos Moyano - Menchaca, presidente de Fábricas de Calzado Moymen, cree que también se debe - buscar cómo hacer para que el ramo sea más grande. “Sé que las limitantes - del país y del contexto mundial nos están dando una señal de mucho cuidado, - pero no por eso vamos a dejar de ser más agresivos porque, de lo contrario, - caeremos más”, advierte.

- De hecho, sostiene que, con todo y la recesión que se está viendo, la - oferta es menor a la demanda interna y que, por lo tanto, hay oportunidades en - el mercado. “Si al tamaño de la planta productiva, que anda a la par del - consumo nacional (180 millones de pares), le descontamos lo que se está - exportando anualmente (60 millones de pares), hay un déficit de producción - que no lo sentimos en la dinámica del sector porque no la hemos sabido - comprender”, argumenta. “Hay mercado –insiste–, y la gente sigue - comprando calzado porque es un producto prácticamente de primera necesidad, - sobre todo para la mujer; tanto así que el consumo en una zapatería en el - segmento de dama está entre 76 y 78%.”

- Para capitalizar esas oportunidades, Moymen ha entrado a un proceso de - reestructura total. Como parte del proceso, la empresa ha cambiado la mezcla de - producto que destina al mercado nacional e internacional, de tal modo que si - antes exportaba 70% de su producción, ahora ese mismo porcentaje lo está - colocando en México, donde después de desarrollar y lanzar varias marcas - propias ha entrado con el pie derecho en cadenas comerciales y tiendas - departamentales. Pero lo interesante, destaca Moyano, es que, aunque el volumen - de producción del grupo ha bajado por la misma situación de la reestructura - (en la actualidad fabrica 10,000 pares al día), su nivel de facturación se ha - elevado 30%, toda vez que el producto que se vende en el país es de un precio - mayor al que anteriormente se exportaba.

- Para 1999, una vez concluida la reestructuración, Moyano dice que la - compañía estará lista para aumentar su volumen de producción, con miras a - vender 50% en el mercado nacional y 50% en el externo. Es más, contra los - pronósticos del sector, asegura que Moymen tendrá un crecimiento de 30%, e - incluso contempla la factibilidad de incorporar un segundo turno para explotar - al máximo la capacidad productiva de su planta industrial.

- - EL COMPETIDO MERCADO EXTERNO
- Ante un mercado doméstico contraído, lo lógico sería suponer que vender - en el exterior sería una válvula de escape para los zapateros jaliscienses. - Alfonso Valencia, director de Manufacturera de Calzado Chaval, admite que la - exportación puede ser la salida, pero tampoco la considera una panacea. “Nosotros - hemos hecho varios intentos para exportar, sin embargo no hemos podido porque - hace falta más cultura en nuestra empresa”, confiesa.

- Para Moyano, el problema que tienen los fabricantes locales para colocar sus - productos en el extranjero también es de cultura y de falta de visión. No - así para Guerrero, quien sostiene que el calzado jalisciense ha logrado tener - más presencia en los mercados internacionales, sobre todo en Centro y - Sudamérica donde, con calidad, moda y precios competitivos, han llegado a - desplazar a fabricantes italianos y españoles.

- Lo que más bien percibe el líder del gremio es que, debido a que otras - economías igualmente han sido alcanzadas por las turbulencias financieras - mundiales, al productor de casa se le han cerrado algunas puertas y, donde han - quedado abiertas, tiene que enfrentar una feroz batalla con otros competidores - que también buscan desplazar sus productos. Es por ese escenario cada vez más - agreste que no se aventura a vaticinar que las exportaciones del sector puedan - continuar con su paso ascendente, aunque sí advierte que se buscará - mantenerlas.

- Después de vivir en carne propia la cancelación de algunos pedidos que - tenía por parte de clientes de Sudamérica, Márquez le concede la razón. “Esos - países también sufrieron una devaluación igual que la nuestra y así es - difícil avanzar”, dice. ¿Y por qué no voltear hacia el vecino país del - norte, un mercado que aún se conserva saludable? “Estados Unidos es ahora la - prima dona del mundo, porque todos los brasileños y orientales le - están regalando el producto por la urgente necesidad del qué hago”, - responde tajante.

- Aun bajo esas circunstancias, para algunos integrantes del sector el mercado - más grande del mundo es una salida viable. De ahí que hayan unido sus - esfuerzos para iniciar, con el apoyo de Casas Jalisco, una empresa - comercializadora que vende el calzado local con marca propia y en forma directa - en Estados Unidos. De acuerdo con Guerrero, la bondad de esta iniciativa que en - octubre logró colocar sus primeros pedidos es que evitará que el producto - jalisciense esté sujeto al capricho de los grandes brokers, firmas que, - además de ser “muy volátiles e inestables, no nos dan ningún soporte a - largo plazo”.

- - MANOS A LA OBRA
- Lejos de sentarse a esperar a que soplen vientos más favorables, la - industria del calzado de Jalisco está tomando las medidas que le permitan - contrarrestar los embates del entorno. Una de esas acciones es el programa de - desarrollo de habilidades empresariales, cuyo objetivo es que las industrias - del sector actualicen sus conocimientos y aprendan a sobrevivir en un mercado - abierto y de alta competitividad. Luego de una revisión a las fábricas - afiliadas al organismo camaral, su presidente informa que ya se observan buenos - resultados, tales como una reducción de inventarios en 50%, una disminución - de los tiempos de producción y una mayor productividad en pares por hombre.

- Por aquello de que la unión hace la fuerza, también se están impulsando - los agrupamientos industriales. En ellos se reúnen varios fabricantes para - contratar la asesoría de expertos en diversas materias, que les permita - reducir costos o ampliar su radio de acción. Como su impulsor inicial, - Márquez afirma que este es el esquema ideal para el pequeño y mediano - industrial, puesto que al fortalecerse dejan de ser presa fácil de los - vaivenes cíclicos.

- Al identificar que la competitividad de esta industria terminal en la que - concurren 50 ramas depende de una buena coordinación con su proveeduría, el - sector arrancó en 1997 un programa de desarrollo de proveedores. Felipe - Rentería, miembro del consejo directivo de la CICEJ, da cuenta que en el - programa se han involucrado 40 fabricantes de calzado e igual número de - proveedores, los cuales trabajan en la creación de un laboratorio conjunto - para la realización de pruebas de calidad de materiales, así como en la - elaboración de un proceso de especificaciones e instrucciones de uso de los - insumos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Toda vez que el sector zapatero históricamente ha dependido del comercio y - que la cultura de ventas de éste deja mucho que desear, el gremio organizado - lanzó en mayo el Programa Moda, Atención y Servicio (MAS). Su finalidad, - detalla Rentería, es capacitar a los dependientes de las zapaterías en temas - como moda, materiales y herramientas mercadológicas, mediante un programa - autodidáctico que se complementa con asesorías personalizadas. De este modo, - “el personal de los comercios puede brindar una mejor atención al público - consumidor y nosotros obtenemos mayores ventas”.

- Además de continuar empujando las ventas a través de las dos versiones de - la exposición Modama –escaparate en el que se comercializa 25% de la - producción de la entidad–, la CICEJ igualmente trata de reactivar al - Instituto del Calzado para elevar el nivel tecnológico del sector, y también - impulsa, al alimón con las autoridades estatales, la formación de un centro - de diseño que venga a darle al zapato jalisciense un sello propio. En fin, - como sintetiza Guerrero, “estamos luchando por diferentes frentes para ser - más sólidos, menos vulnerables y tener más presencia tanto en el mercado - nacional como internacional”.

Ahora ve
Corea del Norte realiza su segunda prueba de misil en una semana
No te pierdas
×