Industria no competitiva

-

Una de las secuelas negativas del modelo de desarrollo sustitutivo de importaciones que prevaleció en México hasta principios de la década anterior, y que no ha sido eliminado por el proyecto modernizador, es, sin duda, la estructura industrial excesivamente concentrada y poco competitiva. Lejos de superarse esa situación, se agravó a raíz de la aplicación extralógica de los modelos de ajuste macroeconómicos v de apertura comercial de corte neoliberal.

- De este modo, la conformación del sector manufacturero, de acuerdo con el Censo Económico de 1994, refleja una composición estructural muy similar a la de 1982.

- Las micro y pequeñas empresas, que participan con 97.5% de los establecimientos industriales registrados en el país, solo generan 40% del empleo y 26.4% del valor total de los ingresos manufactureros. Las medianas, que emplean de 100 a 250 trabajadores y representan 1.7% de los establecimientos manufactureros, aportan 15.4% del empleo y 13.7% de los ingresos. A su vez, las empresas grandes y gigantes, con más de 250 trabajadores, contribuyen con sólo 0.8% de los establecimientos industriales, pero proporcionan 44.3% del empleo y, lo que es más significativo, reciben 63.5% del ingreso manufacturero nacional.

- Lo anterior es una consecuencia de la estructura oligopólica que prevalece en la economía mexicana, en la que 50.2% de las empresas manufactureras participan en sectores altamente oligopolizados, que generan 79.4% del empleo y 90.1 % de los ingresos. En cambio, 49.8% de las empresas participan en sectores de economía competitiva, pero generan sólo 20.6% del empleo y 10% de los ingresos manufactureros.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Lo grave de esta situación es que ese fuerte grado de concentración beneficia sólo a un puñado de empresas industriales e impide el desarrollo y conformación de una estructura industrial sana y competitiva. En contrapartida, eso obliga a las empresas micro, pequeñas y medianas, a posicionarse en pequeños nichos de mercado limitados en su alcance territorial y de bajo perfil de valor agregado.

- Por lo mismo, sólo 2.3% de las compañías más grandes han conseguido ubicarse en una dinámica de incrementos en productividad, intensidad de inversiones, bienestar de sus trabajadores y rentabilidad, considerablemente superior a los promedios nacionales. El resto de las empresas del país tienen una dinámica de crecimiento en estos indicadores muy inferior al promedio.

Ahora ve
Voluntarios restauran libros que fueron víctima del sismo en la CDMX
No te pierdas
×