Instituciones infiltradas

-
Alfonso Zárate

El narcotráfico ha llegado al perímetro de la Presidencia de la República -y mientras esto ocurre, los súper gerentes parecen seguir jugando a la -política.

- El descubrimiento de que un funcionario en Los Pinos, Nahum Acosta Lugo, -director de coordinación de giras, estaba al servicio del narcotráfico, es -sólo el hecho más reciente de una larga y amenazadora historia que –importa -subrayarlo– no se originó con la alternancia.

- En abril de 1997, durante el gobierno de Ernesto Zedillo, fue consignado el -director del Instituto Nacional de Combate a las Drogas (INCD), general de -división Jesús Gutiérrez Rebollo, acusado de apoyar al cártel de Amado -Carrillo Fuentes, “El señor de los cielos”. En sólo cuatro años, el INCD -había experimentado un grave proceso de descomposición que llegó a sus más -altas esferas y que se tradujo en el fracaso de su cometido principal: el -desmantelamiento de los cárteles de la droga.

- Antes, el 18 de julio de 1990, durante el gobierno de Carlos Salinas de -Gortari, se dio a conocer la renuncia del secretario de Marina, Mauricio -Scheleske Sánchez; en realidad se trató de una remoción, pero la gravedad del -asunto llevó a tratarla con reserva, ya que implicaba la destitución del -titular de las fuerzas armadas navales, la primera en, al menos, seis décadas. -Por esos días trascendió que elementos de la Armada de México uniformados y -armados daban protección para el desembarco de avionetas o barcos que -transportaban estupefacientes. Estos hombres estaban bajo la responsabilidad del -vicealmirante Rodolfo Rodríguez Jurado, oficial mayor de la Secretaría de -Marina, quien le reportaba directamente a Scheleske.

- Durante el gobierno del presidente Miguel de la Madrid, una filtración del -gobierno estadounidense vinculó al propio secretario de la Defensa Nacional, -Juan Arévalo Gardoqui, y a uno de sus hijos con el narcotráfico. No pasó a -más, sólo la sospecha, la duda.

- Hasta hace poco la Procuraduría General de la República había mostrado -seriedad y compromiso en la lucha antinarcóticos al haber llevado a prisión a -importantes capos. Sin embargo, esta percepción cambió luego de los últimos -hechos como el asalto al penal de Apatzingán por una milicia integrada por -desertores del Ejército mexicano, Los Zetas, para rescatar a cinco sicarios; -los crímenes ocurridos en el interior del penal “de máxima seguridad” de -La Palma; y la infiltración en la casa presidencial de Los Pinos. Estos eventos -arrojan un resultado perturbador.

- Mientras crece el descontrol en las instituciones encargadas de la seguridad -pública y de la procuración y administración de justicia, sobre todo en el -nivel estatal, se multiplican las señales del poder corruptor del -narcotráfico: su capacidad táctica y estratégica, paramilitar y de -contrainteligencia; el uso de instrumentos jurídicos para su defensa, incluido -el frente de los “derechos humanos”; el manejo de alta tecnología que -permite la continuidad del “negocio” a control remoto desde prisiones de “máxima -seguridad”; la sofisticación financiera que implica el proceso de “lavado -de dinero”; el despliegue de una extraña “política social”, de buen -cacique, lo mismo en las prisiones (apoyo legal a reclusos) que en sus zonas de -origen e influencia (pueblos, municipios, barrios)...

- Ante la violencia del crimen organizado, las respuestas gubernamentales: el -traslado de “reos de alta peligrosidad” a distintos penales o su -confinamiento a zonas de aislamiento, la sustitución de los funcionarios -responsables en esa materia y la restricción de las visitas, entre otras, -parecen palos de ciego.

- El crimen organizado ha llegado al perímetro de la Presidencia de la -República y mientras esto ocurre, los súper gerentes parecen seguir jugando a -la política.

- La estrategia mexicana de seguridad nacional acumula planes, proyectos, -medidas “de limpieza”, fiscalías especiales, pero seguimos lejos de -constituir una política integral que responda al interés nacional. Todo esto -justifica las serias dudas de la sociedad sobre la capacidad del gobierno -foxista de enfrentar con éxito a las bandas del narcotráfico.

- El autor es director de Grupo Consultor Interdisciplinario.

Ahora ve
No te pierdas