Inteligencia práctica

-
María Josefa Cañal

¿Estudiante excelente significa, con el paso del tiempo, profesional exitoso? Pues fíjese que no. Existen muchos ejecutivos prestigiados que fueron en su momento alumnos mediocres, y viceversa. De hecho, las calificaciones escolares son un indicador deficiente de los puntajes que se obtendrán en las evaluaciones del desempeño. Según Robert Sternberg, experto en el tema de inteligencia práctica (PQ, por sus siglas en inglés), esto se debe a que hay una capacidad que desarrollamos por nosotros mismos, no a través de la educación formal, y que implica conocer más el "cómo" –es decir, la mecánica de las cosas– que los hechos en sí.

- -

Algunas características de la alta PQ son: habilidad para automotivarse, manejar la frustración, controlar impulsos y comprender a los demás (empatía). Observa Sternberg que para tener éxito en la vida real, la gente necesita esta clase de herramientas intelectuales, al igual que las de tipo emocional. El concepto de PQ explica una situación paradójica, que consiste en que cuando la educación formal termina y el coeficiente intelectual va en declive, la habilidad de resolver problemas prácticos se incrementa.

- -

Uno de los campos donde los conocimientos sobre PQ podrían aplicarse es la empresa. Los reclutadores deberán preguntarse si conviene a su compañía contratar candidatos que muestran excelentes calificaciones y un coeficiente elevado u optar por los que posean PQ. También importa a firmas que captan personas cada vez más jóvenes, dejando a un lado la experiencia y capacidad de solucionar problemas que son característicos de la madurez. ¿Será el fin del prestigio de los nerds?

-

Ahora ve
No te pierdas