Inversiones que ruedan

-

La plusvalía de los automóviles de colección es indudable, aunque podrían considerarse en el renglón de las inversiones verdaderamente exóticas. Además de que se debe contar con un espacio grande y techado para guardarlos –junto con un abultado presupuesto para mantenimiento–, el desembolso se estipula en cifras de seis dígitos. Ahí está, por ejemplo, el caso del Ferrari F40, cuyo precio de lista en la concesionaria era de $532,000 dólares y un año después se catalogaba en más de $1 millón de esa misma moneda.

-

El mercado más atractivo para la compraventa de la sofisticación sobre cuatro llantas es Estados Unidos. Así, la ventaja de esta inversión es que su precio siempre estará estipulado en billetes verdes y a salvo de una devaluación.

-

Hay quienes adquieren autos de colección ya restaurados, hecho que brinda la posibilidad de negociar y la seguridad de lo que se compra. No obstante, también puede hacerse de un coche en no muy buenas condiciones y arreglarlo paulatinamente.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Todo esto implica un cuantioso gasto, que podría resumirse con la frase “es un pequeño lujo, pero creo que lo valgo”. Finalmente, ¿qué hombre no lleva en su interior un niño ávido de aumentar su colección de carritos?

Ahora ve
La compra de Fox y otras predicciones acertadas de ‘Los Simpson’
No te pierdas
×