Invierta en sus empleados

Los mecenas de antaño eran aristócratas que patrocinaban el arte para expandir su ideología. Hoy
Tania Lara Ortiz

Son pocas las becas para maestrías o doctorados que otorgan las compañías. Tanto que, según algunos empleados entrevistados, obtener una oportunidad como esa equivale a ganarse la lotería. Se trata, dicen, de una competencia entre los mejores empleados de cada corporación. Basta con revisar algunos datos como ejemplo. De los 1,044 trabajadores que Boehringer Ingelheim Promeco tiene, sólo 60 personas gozaron de una beca de posgrado en los últimos dos años.

- Tres casos más: 29 ejecutivos de Scotiabank Inverlat obtuvieron una beca para maestría y sólo a un empleado le otorgaron financiamiento para estudiar el doctorado; American Express beca a 50 personas cada año de un total de 2,619; y Sun Microsystems patrocinó a 175 empleados para posgrados y envió a 12 a la Universidad de Columbia, en Nueva York, durante su último año fiscal.

- Sin embargo, las becas serán una práctica más común al transcurrir de los días. Y es que las organizaciones ya entendieron que sólo sobrevivirán si pueden anticiparse a los cambios. De ahí que sus mejores elementos deban adquirir nuevas tácticas para entender las tendencias mundiales y ofrecer respuestas eficaces en los negocios: “La mejor estrategia para formar una cofradía de visionarios corporativos es la educación a través de maestrías y posgrados”, expresa Carlos Ruiz, director general de la maestría en administración para ejecutivos (Medex) del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE).

- La mayoría de las firmas consultadas otorga becas que cubren entre 70 y 100% de las colegiaturas, pero jamás se trata de un acto de caridad. Luz del Carmen Baumer, jefa de Efectividad Organizacional en Boehringer Ingelheim Promeco, explica que sólo apoyan a empleados con potencial directivo. Agrega que el trabajador debe mostrar un nivel de desempeño alto, habilidades de liderazgo y trabajo en equipo, además de buenas calificaciones y un mínimo de asistencia a la universidad.

- Otras compañías, como American Express, solicitan un plan de beneficios o mejoras para la empresa que los interesados deben anexar a su solicitud de beca. También deben incluir las metas dentro de la agrupación y elegir un programa relacionado con su puesto. Ocasionalmente las compañías garantizan promociones o aumentos de sueldo después de la maestría, pero es factible que no ocurra.

- A decir de María Elena Escalera, directora de Posgrados e Investigación en la Universidad La Salle, “una maestría es una inversión para mejorar el rendimiento y los resultados del empleado”.

- Por otra parte, Ruiz explica que “gracias al método del caso que utilizan en el IPADE se presentan en las aulas problemas de empresas mexicanas o extranjeras que sirven para que los alumnos apliquen conocimientos prácticos y útiles en la realidad. Dichas clases se diferencian de la escuela tradicional porque buscan desarrollar la capacidad de análisis, síntesis e identificación del problema”.

- En el programa Medex, agrega, sólo aceptan a ejecutivos con siete años de experiencia mínima. Después de dos años, “los egresados aprenden a tomar mejores decisiones, organizan su tiempo y cumplen los objetivos con precisión”, señala el catedrático. Tal vez por esa razón las empresas acceden a pagar $43,000 dólares cada vez que becan a sus empleados en esta maestría.

- Mitos y realidades
Ruiz desmiente que las multinacionales sean las únicas madrinas de estudio para los empleados: “Sólo una tercera parte de los alumnos proviene de corporaciones grandes, el resto son emprendedores o medianos empresarios que quieren mejorar su negocio.”

- En apoyos educativos las firmas desembolsan cantidades considerables. Por ejemplo, American Express invierte $5 millones de pesos al año en ese rubro. En tanto, Boehringer Ingelheim Promeco destina $700,000 dólares al año a capacitación. Sin embargo, los consorcios mencionados consideran que la mayor inversión es el tiempo que necesitan los empleados cuando estudian un posgrado (los estudios demandan entre 14 y 20 horas semanales).

- “No hay duda de que los empleados se encuentran en una disyuntiva”, opina Escalera. Por un lado, experimentan miedo a volver a estudiar, temen a la falta de tiempo y de equilibrio en su vida personal. Por otro, abunda la directiva de La Salle, los potenciales estudiantes “están conscientes de que requieren actualización, deben adquirir más responsabilidades en la compañía, tener mejores puestos y, sobre todo, crearse una visión distinta del negocio”.

- Leticia Ríos, gerente de Talento en American Express, comenta que las maestrías más demandadas por los empleados de la multinacional son finanzas, alta dirección, recursos humanos y mercadotecnia, mientras que las instituciones preferidas son Tec de Monterrey, ITAM, La Salle, IPADE y Universidad Anáhuac.

- También existe el temor en las organizaciones de que los beneficiados abandonen el puesto con un mejor currículum que presentarán a la competencia. Sin embargo, Ríos descarta dicha posibilidad: “Las becas de licenciatura, maestrías y posgrados son una estrategia para retener a los mejores empleados, porque encuentran pasión e innovación en su trabajo. Si están satisfechos y motivados, lo más seguro es que generen empleados leales a la marca.”

- Predicar con el ejemplo
Elizabeth Jarquin, especialista de Entrenamiento para Operaciones en American Express, obtuvo una beca para estudiar la maestría en tecnología educativa en el Tecnológico de Monterrey. Luego de su experiencia en la multinacional, ella descubrió su pasión por la enseñanza. Hoy, los conocimientos de sus estudios de posgrado los aplica en el diseño de mejores técnicas para la capacitación y la enseñanza virtual del corporativo.

- De hecho, la ejecutiva vive lo que aplica: aprovecha la Universidad Virtual para ahorrar tiempo en los traslados y utiliza su horario de trabajo tomando clases. A sus 28 años, confiesa, difícilmente hubiera pagado los $17,000 pesos que cuesta cada materia del programa: “La beca que recibí significa una de las mayores emociones de mi vida profesional.”

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- La continuidad y la actualización de conocimientos son temas que preocupan a las compañías para permanecer a la vanguardia. Baumer detalla los beneficios que Boehringer percibe al apoyar estudios de posgrado: “Nuestros empleados adquieren diferentes alternativas de solución y pueden analizar con mayor grado de certeza las consecuencias y los riesgos de cada decisión tomada; eso sin considerar el enfoque internacional que muchos programas tienen ahora.”

- Alfonso Bolio, director del Programa de perfeccionamiento del IPADE, sostiene que hay pocas diferencias de sueldo entre las personas que estudian una maestría de tiempo completo, por eso considera que la mejor opción es estudiar y continuar en la práctica laboral con programas como Medex y los cursos de actualización en alta dirección: “Al final, el empleado descontento se irá de la compañía, mientras que una beca crea un compromiso con ésta.”

Ahora ve
Tras los resultados electorales, oposición venezolana descarta diálogo
No te pierdas
×