Invitación al baile

El mercado de la música electrónica cada vez se pone más movido. Y un puñado de empresarios ya a
Maurizio Guerrero M.

La música electrónica y sus festivales, como el Technogeist y el Aca World Sound Fest, que congregan a miles de jóvenes, son un movimiento en pleno auge y crecimiento en el país. No es sólo la expresión de un fenómeno musical y cultural: también representa un nuevo mercado, que algunos empresarios están descubriendo.

-

Aunque difícil de medir con exactitud, es posible proyectar su tamaño. De acuerdo con estimaciones de la emisora WFM –la estación radial más afín a la electrónica en el Distrito Federal–, sus radioescuchas representan 18% del público capitalino de entre 15 y 25 años, es decir, unas 300,000 personas.

-

Otra aproximación: en México un disco de recopilaciones de artistas internacionales de este género llega a vender hasta 200,000 copias. Según Arturo Saucedo –promotor cultural de la compañía Arteria y añejo difusor de la música electrónica en el país–, aunque a diferencia del rock esta música no genera grandes iconos, sus discos son de los más vendidos.

-Ese estilo acapara 25% de las ventas totales de la tienda y contando todas sus sucursales podría llegar hasta 30%, refiere Luis Mondragón, encargado de las compras de música electrónica en el establecimiento de Tower Records de la capitalina Zona Rosa. “Hace dos o tres años, la electrónica significaba 10% de las ventas pero últimamente ha crecido muchísimo”, comenta.

-Para propósitos mercadotécnicos, el espectro comercial de esta corriente puede ampliarse aún más, a un público que va de los 18 a los 45 años de edad. Hoy un buen número de comerciales transmitidos en la radio y televisión mexicana –destacadamente de autos y bebidas alcohólicas– usan esta clase de piezas que ya incluso son parte de los nuevos promocionales de los noticiarios de TV Azteca.

-

Los inicios
Algunos empresarios que creían en las posibilidades de esta nueva música le buscaron el modo al negocio. En 1995 se inauguró en el Centro histórico del Distrito Federal el bar La Academia –quizá el primer lugar en el país dedicado a programar música electrónica–, que luego derivó en dos clubes: Pervert Lounge y 69.

-

Carlos Barrera, fundador y gerente de ambos sitios, explica: “En un principio fue muy complicado porque la gente esperaba que fueran sets de música electrónica combinados con ritmos más comerciales. A muchos los perdimos como clientes desde la primera vez, pero otros pocos sí regresaron. Ahora existen estaciones y programas de radio especializados, firmas disqueras, secciones dedicadas en las tiendas de discos y promociones de DJs ”.

-

Cada vez más lugares adoptan la electrónica como música de fondo. Varios bar lounge –donde se programan ritmos espaciados, no precisamente para bailar– y algunos restaurantes en colonias como Polanco, Condesa y Zona Rosa, en el Distrito Federal, tienen un DJ que ameniza la comida.

-

No obstante, no es sencillo montar un negocio de esta clase en la capital. Resume Barrera: la situación económica es muy precaria y las delegaciones ponen muchos obstáculos para la apertura y funcionamiento de centros nocturnos en la ciudad. “Si operas un club, te expones a la clausura”, se queja el empresario.

-

Para un público joven y afecto al baile, han proliferado las fiestas o raves, realizados en terrenos baldíos fuera y dentro de algunas ciudades. DJs ellos mismos, el dueto de Cookie y Ramiro se ha encargado de traer al país a los máximos exponentes mundiales de esta tendencia. Sus conciertos suelen congregar a unas 7,000 personas, a pesar de que cobran hasta $700 pesos por asistente.

-Gracias al empuje de varios DJs y organizadores de estos bailes, la música electrónica ha crecido no sólo en cantidad de adeptos sino también en cobertura territorial. Imeca Music es una agencia de booking –encargada de montar conciertos– con DJs, cuyo circuito abarca más de 40 ciudades en la república mexicana.

-

Las posibilidades de negocio
Damián Romero, promotor de dicha firma, opina: “El desarrollo del mercado de la música electrónica de México hacia el mundo está comenzando a suceder. Un empresario puede hacer muchos negocios mediante un colectivo –asociaciones de DJs y otros artistas–, desde la grabación de discos, el diseño gráfico, espectáculos multimedia o jingles de televisión y radio, hasta ropa y accesorios.”

-

Un ejemplo es Noise Lab, cuyo director, Héctor Mijangos, lo concibe simplemente como una compañía. La firma de 15 empleados está constituida por cinco divisiones, todas nombradas en inglés: Productions, que organiza presentaciones y espectáculos, y cuyos clientes son Televisa, MTV y Renault, entre otros; Media: se ocupa de diseñar imágenes institucionales, páginas web y e-flyers (prospectos virtuales) con clientes como Apple y Adobe; Next, que cobija proyectos de artistas plásticos y digitales; Records, que ya lanzó tres compilaciones de DJs mexicanos en asociación con la disquera Universal –y planea presentar cuatro más en los próximos meses–; Management, agencia de booking.

-

Además, Mijangos lanzó una marca de ropa llamada World Wide Tribe que, salvo por una línea de playeras, por el momento está inactiva debido a falta de recursos.

-

Son distintos negocios, refiere el empresario, que han nacido en torno de la música electrónica, que a su vez tiene una estrecha relación con las computadoras. Saucedo, de Arteria, explica: “Ahora, alguien desde su PC puede generar su propia música, diseñar páginas web, incluso tener su sello discográfico… y vivir de ello.”

-

La exportación cada vez más abundante de música electrónica es la señal de que en el país abundan los emprendedores. La oleada comenzó con grupos como Plastilina Mosh y Titán, se consolidó con el colectivo tijuanense Nortec y continúa con Kinky y DJ Mijangos.

-

Junto a Nortec, Imeca Music y Noise Lab, DJs cobijados bajo Parador Análogo, la jaliscience Nopal Beat y la regia Sistema Sonoro son reconocidos internacionalmente.

-

Las grandes disqueras –y no sólo las independientes, como Opción Sónica y Suave– se han mostrado dispuestas a aprovechar la oportunidad. Amén de Universal, las firmas BMG y EMI tienen subsellos de música electrónica mexicana.

-

Miran al futuro. No intentan transformar de la noche a la mañana los gustos de las juventudes nacionales. Antonio Abarca, gerente de Nopal Beat –que toma el nombre del colectivo que producen– de la disquera EMI, plantea: “Queremos posicionar el sello, aunque las ventas se realicen poco a poco. La apuesta a largo plazo es lograr que la gente no especializada se comience a interesar por este tipo de música.”

-

Hasta el momento, el proyecto avanza con paso firme. Han lanzado cinco discos –junto a Sussie 4 destacan los grupos Galápago y God is my Name, cuyas obras no son precisamente bailables o siquiera radiotransmisibles en un espectro comercial– y planean introducir 20 más en los siguientes años. Por lo pronto, sus artistas ya viajan regularmente a Estados Unidos, Europa y Sudamérica.

-

De presentaciones como la que tendrá Noise Lab durante el otoño de 2002 en el prestigiado Institute of Contemporary Arts de Londres, Mijangos calcula que puede lograr apoyo internacional para que la compañía pase de vender 10,000 a dos millones de discos en todo el mundo.

-

Hace tres años una de las estaciones de Televisa Radio decidió volcar toda su programación a las tendencias electrónicas. Encabezada por Luis Gerardo Salas, WFM fue la estación pionera en el género en el Distrito Federal, aunque años antes Stereo 100 ya programaba prolijamente dance. Hoy prácticamente todas las difusoras rockeras del país cuentan con segmentos especializados en el tema.

-

Las razones no son difíciles de adivinar. Héctor Lara, director de WFM, considera: “Los patrocinadores se dan cuenta que la música electrónica es el canal más adecuado para acercarse a ciertas audiencias. Además, saben que deben crear a un cliente desde sus primeros años”.

-

Y aunque WFM no es la estación más redituable del grupo radiofónico, ha permanecido más o menos fiel a su oferta original, gracias al interés de firmas como Nestlé, Seat, Renault, Antillano, Terry y varias empresas de bebidas por anunciarse o auspiciar los programas.

-

Michael Hann, director de WSF, empresa organizadora del Aca World Sound Fest, compara: “La electrónica es un buen vehículo” para llegar a los jóvenes.

-

La mutua promoción entre un producto y un intérprete parece dar buenos resultados. Es conocido el caso del trío Dirty Vegas, que saltó a la fama luego de vender una canción para promocionar un auto de Mitsubishi en Estados Unidos, que a su vez ha resultado un éxito en ventas.

-

Gracias justamente a los patrocinios, durante los primeros tres días de noviembre de este año se llevará a cabo la segunda edición del Aca World Sound Fest, un festival de muchos géneros, con énfasis en la electrónica. Al cierre de esta edición –días antes de su realización– el californiano Hann esperaba recibir de 20,000 a 25,000 personas al día, 10% de las cuales serían extranjeras.

-

El costo de organizar el festival musical más ambicioso de América Latina fue de $2 millones de dólares, que ocasionarán una derrama económica para la bahía de alrededor de $10 millones de dólares, según estimaciones que el propio Hann juzga conservadoras.

-

Televisa, Cuervo, Sico, Diesel, Mix-up, el canal Telehit y las estaciones WFM, Radioactivo e Imagen brindaron su respaldo como patrocinadores de los conciertos.

-

La aceptación comercial del género, sin embargo, puede no ser suficiente para mantenerlo en desarrollo. En Guadalajara las autoridades prohibieron un concierto público gratuito de música electrónica, mientras que en el DF la Delegación Cuauhtémoc no autorizó el desfile Love Parade.

-

“Hacen falta más medios de comunicación dirigidos a públicos específicos y a reconocer culturas emergentes. Es preciso que identifiquen la gran cantidad de nichos para desarrollarlos”, urge Saucedo.

-

Varios empresarios confían en la música electrónica y ya le apostaron al mercado que ésta genera a su alrededor. Pero su verdadero potencial, y cuánto tiempo se mantendrá la fidelidad del público, aún están por verse.

Newsletter
Ahora ve
La tecnología 4G llega a los celulares no inteligentes
No te pierdas