<i>O carnaval depois o Carnaval</i> <br>

El atractivo de este nuevo festejo no es la <i>cachaza</i> ni los desfiles, sino Luiz Inácio <i>Lul

¿No pudo ir al carnaval en Brasil? ¿Su jefe y/o cónyuge no le dieron permiso? Buenas noticias: la fiesta continuará por el resto del año. Pero espere, antes de hablar con su agente de viajes (o pedir anuencia en casa u oficina), tome en cuenta lo siguiente.

-

La personalidad del nuevo Presidente es la piedra angular de la recuperación económica. La polémica que le rodea permea el escepticismo con el que se ve el futuro del país.

-

Entender a Lula es imposible si se pretende encasillarlo. A lo largo de su vida ha jugado diferentes papeles: huelguista, candidato reactivo, aglutinador y, hoy, mandatario. Esto, contrario a ser conveniencia o incoherencia, demuestra el proceso de maduración, en forma y fondo, que ha vivido como político y como hombre. Su evolución pretende conciliar lo que genuinamente quiere (“Un Brasil más decente”) con los intereses empresariales y los mercados financieros, armas esenciales para conseguirlo.

-

La astucia política, que suple en gran parte su falta de educación formal, le ha permitido dejar a un lado la recalcitrancia retórica de sus tres primeras campañas presidenciales y hacer un planteamiento más realista que, por fin, le ha llevado a la titularidad del Ejecutivo.

-

La historia económica de Brasil se lee igual a la de otras naciones emergentes: 10 años de políticas de conservadurismo fiscal y liberalización económica que, a pesar de su éxito inicial, crearon grietas al parecer invisibles (no hay peor ciego...). En este caso, la debilidad principal fue el aumento exorbitante en la deuda pública (utilizada como mecenas del desarrollo), que dejó al país extremadamente dependiente del capital –y la aprobación– internacional.

-

El nerviosismo generado durante el proceso electoral, por la incógnita sobre si Lula acataría la continuidad económica, detonó un deterioro terrible en la economía.

-

Este hombre enfrenta el monumental reto de satisfacer a dos jueces, igual de importantes, pero con expectativas diametralmente opuestas: los mercados financieros, que esperan austeridad y continuidad macroeconómica; y el pueblo que lo eligió en búsqueda de beneficios tangibles.

-

Tras dos meses en el poder, ausente está ese Lula loco que muchos temían apareciera. Poco a poco, tanto en declaraciones como en acciones, el nuevo Presidente reinicia su transformación, definiendo en el camino un nuevo estilo de democracia social.

-

¿Qué lo diferencia de tantos otros líderes cuyas promesas han sido incumplidas? Para él, la prosperidad económica no es la meta, sino un camino hacia otros fines. Esta ideología férrea, que en un principio lo condenaba, puede convertirlo en una figura clave para definir las tendencias sociopolíticas que prevalecerán en el siglo XXI.

-

Ahora sí, hable con su agente de viajes, reserve boleto y pida los permisos correspondientes. El pronóstico del tiempo para este largo carnaval es bastante favorable.

-

Comentarios a: adinach@infosel.net.mx

Newsletter
Ahora ve
¿Por qué los precios del petróleo siguen en caída libre?
No te pierdas