Irse pero en buenos términos

Cómo salir por la puerta grande cuando decides renunciar... o cuando te renuncian.
Omar López Vergara

En este nuevo siglo el trabajo, al igual que el amor, puede acabar más -pronto de lo que uno se imagina. Allá por la década de los años 50, los -hombres, (quienes por entonces constituían la mayoría de la población -económicamente activa) tenían la idea fija de que el matrimonio y el trabajo, -como los diamantes, eran para siempre. Muchos lograron su propósito y se -retiraron después de 30 ó 40 años de trabajo para disfrutar de su -jubilación, sus nietos y en algunos casos hasta de sus esposas.

- Hoy las cosas son totalmente diferentes. La gente se cambia de empleo sin -ningún remordimiento cuando las condiciones de trabajo y el sueldo ofrecidos -son ligeramente mejores. Aquél que se estanca en un solo trabajo es visto como -un fósil.

- Sin embargo, no se trata de añorar los “buenos tiempos”, sino de saber -cómo acoplarse a esta nueva era en la que las relaciones laborales son más -efímeras.

- ¿Sabes terminar una relación laboral en los mejores términos posibles, sin -pleitos ni rencores?

- El que bien entra, bien sale
-
Esta es la premisa fundamental que debes tener en cuenta cuando ingresas a -una compañía. “Es indispensable que el trabajador exija que su contratación -se realice dentro de los términos que establece la Ley Federal del Trabajo”, -señala Pedro Cervantes, especialista en Derecho Laboral, catedrático de la -UNAM y ex director jurídico de la Secretaría del Trabajo. Firmar a la brevedad -un contrato es lo primero que debes exigir. Este documento debe incluir:

-

    -
  • Identificación de ambas partes (nombre, domicilio, edad, estado civil, - así como giro de la empresa y número del acta notarial constitutiva).
  • -

  • Las actividades que el trabajador se compromete a realizar. Ésta debe ser - una descripción exhaustiva que indique con absoluta claridad las labores - que tienes que llevar a cabo. Así el empleado queda protegido en caso de - que el empleador decida recurrir al viejo truco de pasarlo de gerente - general a limpiador de letrinas.
  • -

  • La duración del contrato y el lugar donde se presta el servicio.
  • -

  • El horario de trabajo (la jornada), el salario y el lugar donde éste se - paga.
  • -

- “La existencia de un contrato es todavía más importante para el patrón -que para el trabajador. Si no lo hay, resulta perjudicial para el primero en -caso de controversia, cuando el empleado demuestra que existió una relación -laboral”, afirma Cervantes. Este argumento es el que puedes usar para -convencer a tu nuevo patrón de darte un contrato lo antes posible. -Adicionalmente, es muy importante que esté firmado por ambas partes, que no -tenga espacios en blanco y que tú retengas una copia del mismo. Léelo y si es -posible dáselo a un abogado de confianza para ver si todo está en orden.

- Me voy porque quiero
-
Aquí el escenario es más sencillo. Puede ser que hayas encontrado un mejor -trabajo, decidido seguir tu verdadera vocación o simplemente ya no soportes al -jefe.

- En cualquiera de los casos hay que recordar que nadie es indispensable y lo -más probable es que unas horas después de que manifiestes tu deseo de irte ya -haya una retahíla de candidatos a sustituirte. Es decir, nadie se va a enojar, -así que no tengas miedo de hablar las cosas claramente. Lo más correcto es -seguir estos pasos:

-

    -
  • Avisar por lo menos con dos semanas de anticipación y dejar todo el - trabajo en orden. Si es posible, ayuda al sustituto para que entienda todos - los procesos de las labores que realizabas.
  • -

  • Explicar las razones de la renuncia de la manera más objetiva y cortés - posible. Bien dicen las mamás: “Uno nunca sabe qué vueltas da la vida.”
  • -

  • Cuando te pidan que firmes tu renuncia, recuerda que te deben pagar tu - parte proporcional de aguinaldo, vacaciones y reparto de utilidades.
  • -

- ¿Un paso más? Si sientes que has sido un trabajador “modelo”, no está -de más negociar algún tipo de gratificación. No te corresponde por ley, pero -es posible que te la den.

- No me voy...!me van!
-
Si crees que la vida es justa, necesitas ir a terapia. Puede ser que hayas -dado lo mejor de ti para la empresa y un día te manden a citar para hacerte el -sutil comentario de que estás despedido.

- El primer paso es tratar de indagar las razones del despido. En el mejor de -los casos, puede ser que se trate de un malentendido. La mejor clave es tragarse -el orgullo y dedicarse a aclarar los motivos por los cuales decidieron que ya no -eres útil para la organización.

- Sin embargo, cuando las razones están más allá de tu entendimiento o -tienen que ver con que prefieren a la prima del jefe en tu lugar o que al -patrón no le gustan los zapatos que te pones, entonces es hora de negociar. El -trabajador tiene en ese momento dos acciones: la indemnizatoria o la de -reinstalación. Sin embargo, demandar esa reinstalación (es decir, que te -regresen a tu empleo) en ciertos casos resulta muy incómodo para el empleado. -Además es muy probable que tus jefes estén muy pendientes de si te robas los -clips o si tus maneras con la secretaria son demasiado efusivas para despedirte -por robo, acoso sexual o alguna de esas triquiñuelas.

- Mucha gente que está contratada “por honorarios” tiene la impresión de -que carece de derechos. Al respecto, Cervantes comenta que “para que exista -una relación de trabajo se requieren dos connotaciones fundamentales: que se -trate de la prestación de un servicio personal (el trabajador es siempre una -persona física), y que se haga de forma subordinada, es decir, bajo la -dirección del patrón”. En ese sentido, sea por honorarios o por nómina, con -o sin contrato, puedes exigir tu indemnización, que se calcula así:

-

    -
  • Tres meses de indemnización a salario actual.
  • -

  • 15 días de aguinaldo o parte proporcional por el último año de - servicios prestados.
  • -

  • Parte proporcional de vacaciones.
  • -

  • Fondo de ahorro y reparto de utilidades.
  • -

  • Prima de antigüedad: 20 días por año trabajado, a salario actual.
  • -

  • Salarios devengados y vencidos hasta el momento del pago de la - indemnización.
  • -

- “Por esta última razón es que la principal forma de lograr un arreglo es -la conciliación. Al patrón no le conviene de ninguna manera hacerle una -alcancía al trabajador”, comenta Cervantes. Las empresas pequeñas siempre -querrán ahorrarse unos centavos.

- Considerando que un buen abogado te cobrará aproximadamente 30% de la -liquidación, obtener 70% de la cantidad que te corresponde podría considerarse -un buen arreglo. Acepta el cheque, verifica que tenga fondos, firma la renuncia -y adiós.

Ahora ve
No te pierdas