ISO-14000 <BR>¿Mejoramiento ambiental o

A las dos claras exigencias del actual mercado global-calidad certificada y precio competitivo- se s

Después de la experiencia mundial con ISO 9000 (ver EXPANSIÓN, septiembre 11, 1996), resulta inquietante, sobre todo para las empresas de países en desarrollo, la aparición del ISO 14000. Muchas sienten que esta norma, observante del control ambiental, podría convertirse en otra barrera comercial no arancelaria. Advierten sobre la necesidad de participar en los foros internacionales de normalización para impedir que las naciones industrializadas impongan sus criterios y tomen decisiones por los demás.

-

Se trata, pues, de que se conformen normas internacionales que faciliten el comercio, la difusión y utilización de los nuevos sistemas de gestión, ya sea en materia ecológica, como ISO 14000, de calidad, con ISO 9000 ó de seguridad e higiene, que, puede adelantarse desde ahora, se denominará ISO 18000.

-

A diferencia de la serie ISO 9000, la familia 14000  a pesar de ser también de aplicación voluntaria  tiene implicaciones legales. Para obtener la certificación del sistema de administración del mes. dio ambiente, las empresas tienen que cumplir con la legislación de cada país; este requerimiento facilita su aplicación a nivel internacional, evitando conflictos con las regulaciones locales.

-

Altos Hornos de México (AHMSA) fue la primera empresa en México en obtener, por parte de un organismo extranjero, la certificación ISO 14001. La empresa dice representar el surgimiento de una cultura comprometida con la ecología y el tan de moda "desarrollo  sustentable" término acuñado en el Informe Bruntland, emitido por la ONU en 1987, en el cual se pretende balancear el desarrollo económico con la protección al medio ambiente. Aunque, según otras voces, la verdadera razón de obtener la certificación es que representa una ventaja para la obtención de créditos en el extranjero.

-

ENTRE SOSTENIBLE Y SUSTENTABLE
La norma británica BS 7750 de 1992 es la primera que apareció en el terreno ecológico. En ella se basa la serie ISO 14000, la cual comprende alrededor de 20 normas divididas en dos grupos: uno, orientado a la empresa en lo referente a organización y procesos; el otro, dirigido al producto (ver recuadro).

-

Hasta ahora, sólo han sido emitidas dos normas: la 14001, única certificable, y una norma guía, materializada en la 14004. Los equivalentes mexicanos de ambas, la NMX SAA 001 y la NMX SAA 002 serán publicadas en breve. En México todavía no existe ningún organismo de certificación acreditado por la Dirección General de4 Normas (DGN), órgano de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secóf1), aunque ya hay organizaciones extranjeras que otorgan certificados válidos en los países donde éstas han conseguido la acreditación correspondiente. El Instituto Mexicano de Normalización y Certificación (MINC) podría ser el primer organismo local en obtenerla.

-

Mercedes Irueste, directora del IMNC, señala que los empresarios mexicanos "deben conocer a fondo los principios de normalización y certificación para utilizarlos en beneficio de sus negocios. Siempre se piensa que la normalización es un asunto técnico, cuando en realidad es una cuestión de negocios: si un empresario mantiene actualizada a su compañía, tiene mayores argumentos de negociación en los mercados y, también, la posibilidad de obtener y ofrecer valor agregado".

-

Según Irueste, para comercializar de manera competitiva se requiere tomar en cuenta el desarrollo sostenible y sustentable. "Empleo la palabra sostenible  dice  para una organización que genere recursos y sea autofinanciable; el término  sustentable cabe para la parte ecológica, la preservación del medio ambiente".

-

Muchas empresas aún desconocen o creen que es muy costoso aplicar las normas; algunas, de hecho, afirman no necesitarlas. Y si bien las normas también pueden  ser consideradas como una moda, el mercado las exige por una razón: los empresarios necesitan garantías de confiabilidad y consistencia por parte de un proveedor extranjero desconocido.

-

Irueste recomienda a los empresarios que se preocupen por conocer lo que implica asumir la normalización. "Si no lo hacen, el mercado tomará decisiones por ellos. Deben estar conscientes de que las normas internacionales son elementos que les pueder dar acceso o sacarlos de los mercados, facilitarles o retirarles créditos." El IMNC ofrece ahora mismo cursos sobre ISO 14000, ISO 9000, QS 9000 (para el sector automotriz), identificación de necesidades en las empresas y un programa para la industria alimentaria.

-

¿ISO QUÉ ... ?
El Comité Técnico Nacional de Normalización de Sistemas de Administración Ambiental fue la entidad encargada de realizar la traducción al español de las normas ISO 14000. Su presidente, Raúl Tornel, también presidente de la Comisión de Ecología de la Concamin y director general de Compañía Hulera Tornel, advierte sobre el desconocimiento del ISO 14000 entre los empresarios.

-

De acuerdo con Tornel y consultas realizadas por EXPANSION, las empresas grandes son las que suelen tener más cercanía con las cámaras industriales y, por tanto, son, quienes están mejor enteradas de la norma. Las medianas están un poco menos informadas, pero donde hay serios problemas es en las pequeñas y mcro empresas. Implantar un sistema de gestión ambiental significa tener un departamento especializado que lo administre y vigile el cumplimiento de la norma. En las grandes compañías asignar recursos a los temas ambientales a menudo se concibe como una inversión, mientras que en las medianas y pequeñas suele verse como un mero gasto.

-

"En cuanto a ISO 14000, las grandes organizaciones  enfatiza Tornel  deben propiciar que sus proveedores adopten una actitud ambiental más sana. Aunque también es cierto que entre 30 y 60% de los problemas ambientales de las medianas y pequeñas empresas no requieren de una gran inversión para ser resueltos. A veces sólo se trata de tener orden y limpieza."

-

En la Zona Metropolitana del Valle de México existen alrededor de 30,000 empresas a las cuales, hasta hace poco, se les achacaban los graves problemas de contaminación. Sucedía que nadie había hecho un inventario real. Las estadísticas oficiales más recientes en cuanto a contaminación del aire demuestran que la industria y el sector servicios tienen una responsabilidad ambiental de sólo 13%.

-

Compañía Hulera Tornel cuenta con la certificación ISO 9000 y está en proceso de obtener la de ISO 14000. "Podríamos optar por certificarnos con un organismo extranjero, pero estamos esperando que el IMNC obtenga la acreditación para hacerlo con él. Concluiremos la elaboración de manuales, procedimientos, política ambiental y programas de capacitación. Todo esto se nos ha facilitado por contar con ISO 9000, que cubre 70% de los requerimientos del 14000."

-

Según Tornel, para realizar las auditorías de ISO 14000 no se requieren especialistas en biología o química, debido a que la norma se enfoca al sistema gerencial. "Al auditor le importa que la empresa tenga manuales y procedimientos que garanticen el cumplimiento ambiental constante, no nada más el día de la inspección."

-

Pero lo cierto es que la tendencia mundial para la certificación de ISO 14000 apunta a que se cuente con un equipo auditor con mayor especialización en los diversos rubros y, para evitar costos exagerados, debe cuidarse que no sea demasiado grande. Se requiere que el auditor esté calificado, conozca el tipo de empresa que audita y se haga acompañar de un grupo de técnicos especialistas en las diferentes ramas.

-

Los entrevistados coinciden en que el hecho de que los productos sean amigables con el medio ambiente se traduce en un ahorro significativo para las empresas. Suele creerse que se precisa una inversión cuantiosa para controlar la emisión de contaminantes, pero no se toma en cuenta que el no controlarlos ocasiona un deterioro que, al final, será más costoso corregir. Bien empleados, los sistemas propuestos por ISO 14000 disminuirían costos, pues evitan desperdicios y reutilizan recursos.

-

Además, desde la misma firma del Tratado de Libre Comercio con Norteamérica, México contrajo un compromiso para manejar mejor los aspectos ambientales. Si bien no existe la obligación de implantar la ISO 14000, puede haber sanciones si México no cumple con las obligaciones. Por tanto, viene implícita la exigencia. Cabe destacar que el costo de certificación es notablemente menor con los organismos nacionales y, además, se supondría que éstos conocen la cultura, el contexto y las circunstancias mexicanas.

-

Por cierto, ante la gran desinformación en México respecto del ISO 14000, algunos expertos aseguran que existen organismos extranjeros de certificación  que no conocen a fondo la legislación ambiental local  que trabajan con el enfoque estadounidense de la Environmental Protection Agency (EPA) o con el de la Unión Europea.

-

DEL 9000 AL 14000, UN PASO
El ingeniero Oscar Álvarez de la Cuadra, presidente de Grupo Crasa, firma consultora especializada en la norma ISO, asevera que el proceso para implantar ISO 14000 es prácticamente igual al de ISO 9000. "La recomendación para las empresas es que avancen en paralelo: implantar 14000 y 9000 al mismo tiempo. Existen varias cláusulas idénticas en ambos que simplifican` el proceso, como el control de documentación, acciones correctivas, revisión de la gerencia, emisión de la política ambiental. Les resulta mucho más económico y generarán una mayor conciencia en el personal por ofrecer productos o servicios de calidad que no tendrán un impacto adverso al medio ambiente".

-

El experto percibe que las empresas no creen que contar con ISO 14000 sea algo indispensable; una situación similar a la ocurrida a principios de los años 90 con ISO 9000, cuando por ser una norma voluntaria, muchos empresarios dejaron pasar algunos años hasta que se les vino encima la exigencia de sus clientes para cerrar contratos.

-

Según el consultor, ISO 14000 no es privativo de la industria ni de las grandes compañías; está diseñado para adaptarse a cualquier tipo y tamaño de empresa. Puede implantarse incluso en empresas de servicio como hoteles y hospitales, por ser éstas generadoras de gran cantidad de residuos peligrosos. "La industria no es la única responsable de la contaminación", advierte.

-

Puede preverse que las multinacionales estarán a la vanguardia en ISO 14000, debido a la presión directa ejercida por sus matrices. Posteriormente, la norma bajará como cascada: si estas corporaciones lo exigen a sus proveedores, se formará una cadena. Es verdad que hoy las empresas que ven a la norma con mayor desconfianza o temor son las pequeñas y medianas (90% de la planta productiva del país), las cuales pasan por momentos muy difíciles: sus clientes les piden que tengan ISO 9000, pero lo han retrasado lo más posible por falta de recursos; ahora, con ISO 14000  "que será otro requisito" , lejos de verlo como un beneficio, sienten que es una amenaza que involucrará fuerte inversión en nuevos equipos.

-

En opinión de Alvarez de la Cuadra, las normas ISO 14000 son muy prescriptivas; dicen qué hacer, pero no cómo. Al consultor le corresponde la tarea de ayudar al cliente a interpretar la norma e implantar un sistema efectivo, sencillo y evitar la sobredocumentación de los procesos. Los consultores emplean el mismo método que con ISO 9000: parten de un diagnóstico, un análisis de brecha (el ser contra el deber ser), prosiguen con una etapa de capacitación, documentación, operación y prueba del sistema y, finalmente, auditorías ambientales.

-

Organismos gubernamentales han tenido participación en foros internacionales sobre ISO 14000, como la firma de un acuerdo trilateral México, Canadá y Estados Unidos en enero de 1996, destinado a fomentar mayor conciencia sobre la protección al medio ambiente dentro del marco del TLC. "Existe intensa presión  señala Álvarez de la Cuadra  en cuanto a los problemas que se presentan en la frontera, especialmente con las descargas de las maquiladoras estadounidenses y sus desechos radiactivos en nuestro territorio. Como efecto de la edición de ISO 14000, se tienen múltiples iniciativas en el tintero que necesitan concretarse en los próximos años."

-

Asegura que con ISO 14000 entrarán en juego intereses políticos. Desde antes de que se aprobará el TLC, se tiene la imagen de que la legislación ambiental en México es muy laxa. Muchas empresas extranjeras vinieron a establecerse no sólo por la mano de obra barata, sino porque aquí podían hacer de las suyas en cuanto al ambiente. México ha sido el paraíso de los, contaminadores, pero para evitarlo hay que seguir trabajando en las regulaciones hasta llegar a un nivel de legislación ambiental similar al de los socios comerciales."

-

Para los expertos ¡resulta claro que las empresas deben sumar a la cultura de calidad  muy en boga desde fines de los años 80  una de protección ambiental. Los empresarios, dicen, deben tomar en cuenta los beneficios a largo plazo que les traerá ISO 14000, una norma antológica de sanas prácticas internacionales. Quizá no deba verse como un requisito adicional, sino como una valiosa incorporación a la estrategia global.

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×