Italia en gran barata

Grupos extranjeros compran las marcas más tradicionales italianas
Pilar Melero

El sello made in Italy atraviesa sus horas bajas. A la crisis política que impera en el gobierno del magnate Silvio Berlusconi, se suma ahora un malestar económico reflejo, según los analistas, de la dificultad de las empresas italianas para enfrentar la competencia extranjera.

- Los ejemplos abundan. El más reciente es del operador de telefonía celular Wind, a punto de caer en manos de un empresario egipcio, Naguib Sawiris.

- Los extranjeros se han apropiado de las marcas tradicionales italianas. Las bicicletas Bianchi pertenecen a una empresa sueca. La alta costura de Gucci es francesa. La pasta Buitoni es suiza. Los coches Lamborghini son alemanes. La bebida Martini e Rossi es actualmente estadounidense y la cerveza Peroni es sudáfricana.

- Italia es el único país entre las grandes economías de Europa comunitaria cuya producción industrial hila tres años de recesión. El modelo de los “distritos industriales”, redes de pequeñas y medianas empresas especializadas en un producto, que hizo la fortuna de Italia en décadas anteriores es, de acuerdo con los expertos, el principal escollo en esta vertiginosa globalización.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Datos del CISL, el principal sindicato de Italia, revelan que en el último año el número de las compañías con dificultades se incrementó 40%. La competencia de los países del Este y las copias ilegales están golpeando al sistema, dice el estudio sindical.

- Con un problema simultáneo de debilidad en la oferta productiva y de retroceso en la demanda, el FMI pronostica que este año la economía italiana repuntará 1.2%, pero la correduría Morgan Stanley es más cautelosa al estimar que el PIB italiano crecerá 0.8%.

Ahora ve
Atentado contra un mercado en Pakistán dejó al menos 26 muertos
No te pierdas
×