Jaqueca por genéricos

El vencimiento de más de 80 patentes en tres años provocará pérdidas a la industria farmacéutic
Alma López

En el verano de 2003, Lipitor, el medicamento superventas de Pfizer, se encontraba en los cuernos de la luna. Con una facturación superior a 12,000 millones de dólares (MDD), era el más vendido del mundo. Sus consumidores –pacientes con problemas de colesterol alto– se multiplicaban por miles cada año debido al elevado índice de obesidad y sedentarismo de la población mundial. Ese año, un estudio entre 2,838 pacientes del University College de Londres, el Ministerio de Salud de Reino Unido y Pfizer, reveló que la estatina podría tener aplicación entre los pacientes diabéticos, que le generarían millonarias ventas a la principal farmacéutica del mundo.

- La patente de la pastilla contra el colesterol de Pfizer vencería en 2010. Aún le quedaban siete años de exclusividad comercial. Sin embargo, la empresa no estaba dispuesta a esperar. Por eso, en agosto de 2006, presentó ante la Suprema Corte de EU la solicitud para ampliar su exclusividad comercial 15 meses más. Un año más tarde, el fallo le fue adverso.

- El plazo se cumplió y en 2011 Pfizer no sólo perderá la patente de Lipitor, sino también la de Viagra. Juntos, estos dos productos generaron 21.8% de los 67,800 MDD que la compañía facturó el año pasado. Sólo en México ya hay alrededor de 20 empresas listas para empezar a producir las versiones genéricas de las extintas estrellas de su portafolio.

- Ni en el corto ni en el mediano plazo la principal productora mundial de medicamentos tiene la certeza de poder lanzar un blockbuster –medicinas que venden más de 1,000 MDD anuales– que compense la caída de ingresos que tendrá por el vencimiento de las patentes de Lipitor y Viagra.

- Lo que le pasa a Pfizer es sólo un ejemplo de la fuerte crisis que enfrenta la industria farmacéutica mexicana, cuyo mercado valía, hasta 2010, 1,870 millones de pesos (MDP), ante el vencimiento de más de 60 patentes en los próximos dos años y el cada vez más robusto mercado de medicamentos genéricos.

- Dolores de crisis
Durante la última década, el desempeño de las multinacionales en el mercado privado de medicamentos de México cambió radicalmente, señala el director general de la consultora IMS Health, Héctor Valle. Mientras las ventas de las empresas nacionales crecieron 14.7% en valores, las extranjeras decrecieron 2%. “De este ultimo grupo, las 10 compañías más grandes del mundo tuvieron una contracción de 3.4% debido al pobre desempeño de sus productos”, agrega.

- La tendencia se agudizó desde 2008, volviendo la situación crítica para las grandes empresas farmacéuticas debido a dos factores. Primero, la debacle económica mundial desencadenó una mayor conciencia del paciente sobre los precios de los medicamentos. Segundo, 21 moléculas (patentes) perdieron su patente en 2010, y entre éste y el próximo año, otras 61 se les irán de las manos. Sólo en México, al perder esa exclusividad comercial, las productoras de medicamentos registrarán una caída de 7,000 MDP en su facturación en ese periodo.

- “Las grandes farmacéuticas tienen graves retos financieros y de innovación”, señala Javier González de la Torre, director de la industria de ciencias de la vida de Deloitte México.

- Para que un nuevo medicamento (patente) salga al mercado, se necesitan en promedio 10 años de investigación y una inversión de alrededor de 1,000 millones de dólares, explica Carlos Baños, presidente y director general de Eli Lilly México. “Se trata de muchísima investigación, pero es una investigación con mucho riesgo”, dice. Pero el riesgo vale la pena, ya que la farmacéutica que lanza una patente nueva tiene derecho a explotarla entre 17 y 20 años en exclusividad. Por ejemplo, sólo con Cialis, producto para la disfunción eréctil, Eli Lilly obtuvo ventas por 90 millones de dólares en 2010.

- La caída del poder adquisitivo de la población por la crisis económica mundial ha vuelto los ojos del paciente hacia los medicamentos genéricos, que en los últimos años han multiplicado su oferta con descuentos en precios hasta de 80% respecto del original.

- En este escenario hay perdedores y ganadores. En el primer grupo destacan los nombres de Pfizer, Merck Sharp & Dohme, AstraZeneca, GlaxoSmithKline y Novartis. Y en el otro están Teva, Sandoz, Quifa, Genomma Lab y las cadenas de farmacias que se frotan ya las manos ante la rentabilidad que les van a dar los genéricos que producirán en cuanto expiren las patentes.

- Estrategias defensivas
Pero las grandes farmacéuticas no piensan quedarse de brazos cruzados ante la crisis de las patentes. Como estrategias defensivas, la mayoría ya realizó la reducción de gastos operativos y de promoción, adelgazó su fuerza de ventas y revisó los productos en fase de investigación y desarrollo.

- Otras, como Sanofi-Aventis, han incursionado en la categoría de genéricos con la compra de empresas locales. En 2008, esta compañía adquirió la mexicana Kendrick. “La situación del mercado mundial de medicamentos es grave. En México, las medicinas de patente han tenido un crecimiento en volumen de ventas de 6 a 8%, pero en los genéricos ha sido de 44%, es cinco veces mayor”, subraya el director general de la firma francesa, Bertrand Baron.

- En el mundo ocurre lo mismo: mientras en 2009, 35% del mercado estaba en manos de los genéricos, para 2014 se prevé que tengan 58%.

- Otras empresas han decidido no cambiar el rumbo. Por ejemplo, Carlos Baños, de Eli Lilly, dice que seguirán invirtiendo 20% de sus ventas en investigación, es decir, 100 MDP al año. Actualmente, la farmacéutica trabaja en el desarrollo de 70 moléculas y, a partir de 2014, estará lanzando dos moléculas al año.

- En México, el gobierno federal se convirtió en el actor que aceleró la penetración de los medicamentos genéricos. La reforma al artículo 376 de la Ley General de Salud, en diciembre de 2004, no sólo buscó ordenar el mercado al establecer dos categorías de medicinas –patentes y genéricos–, también obligó a los fabricantes de las copias a demostrar con pruebas la eficacia y la seguridad de sus productos.

- Como parte de su política de acceso a la salud, el gobierno federal mantendrá su enfoque en tres ejes: fomento de un mercado más competitivo de medicamentos mediante la eliminación del requisito de planta, el impulso a medicamentos genéricos y la negociación sectorial de precios de medicinas patentadas. Así se desprende del documento ‘Los sistemas de salud y su impacto en las poblaciones. Equidad y financiamiento’, elaborado en febrero pasado por la Unidad de Análisis Económico de la Secretaría de Salud federal.

- “La situación actual es propicia para que el paciente busque la opción más adecuada en calidad y precio para resolver sus problemas de salud y, en este sentido, los genéricos son la solución”, asegura Dagoberto Cortés, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (Anafam).

- Simba Gill, CEO de Moksha8, una comercializadora de medicamentos, advierte que la coyuntura por la que atraviesan las productoras de medicinas de patente de ninguna manera las condena a la extinción. “Mercados emergentes como el mexicano son los más atractivos, porque tienen un porcentaje importante de la población sin acceso a medicamentos”.

- El fundador de esta empresa cuyo principal mercado es México, con ventas anuales por más de 140 MDD, destaca que en los próximos meses incluirá más de 100 nuevos productos a su portafolio, la mayoría genéricos que importará de Estados Unidos.

- Gana el paciente
Antes de 2004, en México había medicamentos de patente, genéricos y genéricos de marca. Con la reforma a la Ley General de Salud, que establece la renovación quinquenal de los registros sanitarios, sólo se reconocen medicinas de patente y genéricas. El cambio legal obliga a los productores de genéricos a demostrar ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), la seguridad y la eficacia de cada uno de sus productos con estudios de bioequivalencia y seguridad que cuestan entre 60,000 y 120,000 dólares.

- El primer efecto de ese cambio en la ley es una reducción de 40% de las 10,000 medicinas que se comercializaban en el país antes de la reforma. El segundo, es un ajuste a la baja del precio de los medicamentos originales. En Europa y Estados Unidos, cuando se vencía la patente, el original se seguía comercializando con una reducción de precio de hasta 90%, debido a la competencia de los genéricos. En México eso no pasaba.

- “La gente no confiaba en el genérico, y a pesar de su alto costo, seguía comprando el original, aunque tuviera opciones más baratas”, recuerda Dagoberto Cortés.

- Hoy, la situación es distinta. Las fuertes inversiones que Genomma Lab y las principales cadenas de autoservicio y de farmacias privadas han hecho en los últimos años para promocionar su propia línea de genéricos dieron un giro a la percepción del paciente. “Están más informados e, incluso, algunos piden a su médico que les prescriba el principio activo”, dice González de la Torre, directivo de Deloitte México.

- En la farmacia, el medicamento original se sigue comercializando, pero con una reducción promedio de precio de 30%. Como los efectos de la crisis económica aún se sienten, la baja en los precios podría ser “más estrepitosa” en los próximos años y llegar a ser hasta de 90%, como en los países desarrollados, adelanta González de la Torre.

- Tal vez por eso, hace unos días Pfizer, que no respondió a las solicitudes de entrevista, tuvo que ajustar a la baja sus expectativas mundiales de facturación para 2012, de 67,000 a 63,000 MDD. La crisis es un hecho y aún no se ve en el horizonte otro Viagra que los regrese a los cuernos de la luna.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

-

- -
ALIADAS Y ENEMIGAS
-
- Después de la crisis económica, internet se convirtió en un aliado - importante y económico de las compañías farmacéuticas. La caída en - ventas obligó a las grandes empresas del sector a reducir su inversión - publicitaria en televisión, revistas y radio.
-
- Incluso, muchos ministerios de salud y agencias reguladoras, como la - Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, ampliaron sus - sitios web para incluir más información sobre temas de salud, las - advertencias sobre efectos adversos de los medicamentos y campañas de - educación al consumidor.
-
- “Novartis AG es (un laboratorio) activo en la publicación de información - en Twitter, mientras que Pfizer lanzó recientemente información sobre - las indicaciones de su marca Robitusin en una aplicación para teléfonos - móviles”, destaca la investigadora de mercados Euromonitor en su - análisis ‘2010: A Year in Review in Consumer Health’.
-
- Sin embargo, el director de la industria de ciencias de la vida y - cuidado de la salud de Deloitte México, Javier González de la Torre, - destaca que precisamente las redes sociales se han convertido en un - “dolor de cabeza” para las farmacéuticas.
-
- A través de ellas, pacientes se hacen recomendaciones sobre los - genéricos con los cuales se puede sustituir los originales –medicamentos - cuya patente ya ha vencido–, pero que se siguen comercializando con la - misma marca.
-
- Si bien, concede el especialista, esta práctica no está regulada, sí es - un factor que puede acelerar la penetración de los genéricos en el - mercado mexicano.
Ahora ve
Nueva tecnología permite que las fotografías cobren vida
No te pierdas
×