Jornada libre

-

En un viaje para cumplir con la última voluntad del abuelo, de esparcir sus cenizas en la costa de Acapulco, dos primos, Roco (Osvaldo Benavidez) y Rodrigo (Rodrigo Cachero), encuentran en el otro la fuerza para enfrentar a los padres y a su destino.

- Por la libre, el segundo largometraje del director Juan Carlos de Llaca, es una comedia que habla de la muerte, vista de una manera festiva –muy a la mexicana–. La cinta trata las opciones que ofrece la vida, las decisiones que se toman y los precios que hay que pagar por ellas.

- A Juan Carlos, más que transmitir un mensaje en la cinta, le interesa el oficio de narrar. Y es que prefiere hacer una película antiprejuicios. De hecho, se identifica más con el personaje de Roco, más libre, quien descubre que su prejuicio en la vida es lo “fresa” y aprende a retarlo con el personaje de Rodrigo junto con Irina (Alexia Witt). Esta actriz fue contratada a sabiendas que no era una actriz profesional sino una niña “fresa”, y acabó por demostrar que la realidad supera las expectativas.

- Inspirado por el novelista Italo Calvino con su tesis de la levedad, el director manifiesta que  “la liviandad es un camino tan válido para decir cosas como la densidad”. Y aún cuando a lo liviano le pesa la falta de profundidad, Juan Carlos decide hacer una película “ligera, más no anodina; divertida, pero no superficial”.

- La película, en efecto, es ligera. Cumple su cometido de divertir y pensar de una manera simple sobre asuntos complejos como los duelos y las relaciones familiares. Además, subraya el tema de los valores sociales actuales como el materialismo y la superficialidad de las relaciones humanas.

Newsletter
Ahora ve
“Se ve progreso en las variaciones mensuales de inflación”: Carstens
No te pierdas