Jubilados abusivos

Los privilegios en pensiones públicas generan una deuda histórica.
Adolfo Ortega

El personal del IMSS exultaba aquel miércoles 16 de marzo de 1988. Ese día entró en vigor lo que meses antes, de un simple plumazo, había autorizado el entonces director de la institución, Ricardo García Sánz: un aumento general de 25% a su jubilación.

- Lejos estaban de pensar que hoy, éste y otros beneficios obtenidos los harían ver como responsables de la crisis financiera del organismo y como parte del selecto grupo de 4.5 millones de trabajadores del Estado con los que el país tiene ahora una deuda implícita equivalente a 70% de su PIB.

- Decisiones como la descrita, sin cálculo actuarial del costo y sin incrementar la aportación del personal, provocaron que un trabajador del IMSS que ganaba al mes $10,370 pesos reciba una jubilación de $13,690, mientras que otro empleado privado, con el mismo sueldo, percibe menos de $5,000 pesos.

- Los empleados del IMSS no son los únicos privilegiados. La lista la completan quienes trabajan en los bancos del gobierno, los que laboran en el ISSSTE o en las fuerzas armadas, y en paraestatales como Pemex o la CFE.

- En total, si se suma la deuda por pensiones públicas y privadas que se tiene con los 16.5 millones de trabajadores formalmente registrados, la cantidad más optimista marcaría un adeudo equivalente a 95% del PIB. Para imaginar esta cifra, calcule ocho veces la deuda externa o casi 10 veces los recursos que todavía se deben del polémico y oneroso rescate bancario.

- “Es una deuda histórica –afirma Graciela Márquez, doctora en historia por la Universidad de Harvard y especialista en economía mexicana–. Lo más comparable sería el periodo del agiotismo.” La investigadora se refiere a los años entre 1830 y 1850, cuando México se declaró en moratoria de pagos y la falta de crédito internacional obligó al gobierno a pedir préstamos a los comerciantes locales y pagar intereses de 500% anual.

- Sin embargo, la importancia que le ha dado la sociedad a las pensiones es menor si se compara con temas como el rescate bancario o la deuda externa.

- “Esta desinformación de la sociedad es un serio obstáculo para realizar los cambios necesarios”, señala José Luis Salas, socio de la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores.

- El aumento en la esperanza de vida y la cantidad de mexicanos que envejecen podrían complicar aún más las cosas. En Francia tuvieron que pasar dos siglos y medio para que 16% de su población tuviera más de 65 años, mientras que a México dar este salto sólo le tomará 36 años. El país tiene menos de cuatro décadas para crear la infraestructura necesaria que le permita enfrentar el reto de atender a una población mayor de 65 años.

- “Aumentó la esperanza de vida de los mexicanos, pero ahora faltan los recursos para mantenerlos con un mínimo de dignidad”, dijo recientemente el investigador del Colegio de México Sergio Aguayo.

Newsletter
Ahora ve
El rescate de una niña que colgaba desde lo alto de un edificio en China
No te pierdas