Juegue limpio con su empresa

El medio ambiente es un tema que sigue contaminando la relación entre industriales y comunidad. ¿h
Gilberto Dihigo

En el año 2000, el sector empresarial invertirá $6,000 millones de dólares –al menos– para satisfacer las demandas crecientes de la política ambiental mexicana. En tanto, agobiadas por el número de ceros que tiene la cifra anterior, las pequeñas y medianas empresas (PYMES) aparecen como las feas de la colonia y sufren porque carecen, además del dinero, de mecanismos de protección al ambiente.

-

Por ello, la Sociedad de Restauración de Suelos y Cuerpos de Agua (Soresca) se dedica, con mayor atención, al sector de las PYMES; “pues necesitan apoyo, asesoría legal y respaldo técnico”, dice Ricardo Mujica, presidente de esa agrupación.

-

Con dos años de existencia a cuestas, Soresca aglutina el esfuerzo multidisciplinario de varios expertos en el saneamiento de los suelos y cuerpos de agua. A decir de su representante, si bien deben existir las entidades gubernamentales dedicadas a la protección y restauración del ambiente, también tiene que sentirse el empuje de la iniciativa privada.

-

“Somos un grupo de especialistas en determinadas materias, que ayuda en la toma de decisiones y en la elaboración de estrategias que buscan disminuir los problemas ambientales. De hecho, estamos preocupados al saber que 70% de la contaminación de los suelos proviene de las industrias”, añade Mujica.

-

Con la conciencia creciente de cuidar la calidad de suelos y agua, las autoridades –aunque tímidamente– emiten algunas medidas para regular a los empresarios en materia ambiental. Sin embargo, de las pocas ocasiones en que se animan a opinar, algunos funcionarios públicos lanzan declaraciones que, bajo la frialdad del análisis, quedan registradas en el diario de las verdades de Perogrullo.

-

Por ejemplo, durante el pasado congreso internacional del Consejo Nacional de Industriales Ecologistas (Conieco), Víctor Manuel González –quien asistió como representante del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras)– dijo sin titubeos: “Quien contamina debe pagar”. Y mencionó la necesidad de ofrecer incentivos al sector privado para que concrete proyectos en favor del medio ambiente con créditos y capital de riesgo.

-

También, en el marco de dicho evento, Carlos Sandoval Olvera, presidente del Conieco, habló sobre el tema: “Nuestro objetivo es demostrar que sí se puede contar con una buena infraestructura ambiental, pero hay que informar oportuna y correctamente a la sociedad y no detener el avance del país por razones políticas, por miedo, por falta de información correcta o por grupos que se oponen a todo tipo de infraestructura”.

-

Según David W. Eaton, especialista en temas ambientales, en México se generan 465,000 toneladas diarias de residuos industriales. De esa cantidad, 15,500 toneladas son peligrosas. “Desgraciadamente, menos de 10% de los residuos son tratados de manera adecuada, es decir, 90% se desaloja en arroyos, basureros municipales o simplemente en el drenaje; un riesgo grave para la salud pública”... Y para la imagen de las empresas.

-

Empresa verde

-

En el rubro de la restauración de los suelos nacionales “se han dado palos de ciego”, asegura Mujica. Aunque reconoce que existen avances importantes en algunas empresas –cita a Pemex como ejemplo–, que invierten de $500 a $1,000 pesos por metro cuadrado tratado. “Pero nuestro objetivo como organización, antes que solucionar los problemas que afectan el medio ambiente, es eliminar las causas de su contaminación.”

-

En ese sentido, ya en el terreno de las cifras y los casos concretos, vale la pena mencionar que los sectores público y privado invirtieron alrededor de $3,000 millones de dólares en programas ambientales durante 1998: 20% más que en 1997. Para ilustrar la participación de las empresas grandes en el desarrollo de una cultura ambiental en México, aparece en escena la multinacional Cemex, dirigida por Lorenzo Zambrano. A través de cursos de capacitación, reuniones internas, conferencias y apoyo financiero, la cementera crea conciencia sobre el cuidado y manejo adecuado de los suelos y agua nacionales. Además, en cada país o región donde opera, Cemex tiene un coordinador de medio ambiente para diseñar e implantar los programas y proyectos relacionados con la política ambiental de la empresa. Asimismo, en cada planta existe una persona que liderea esta disciplina y asegura el eficiente desempeño ambiental del corporativo.

-

Esa es una cara de la moneda. Pero, la otra parte –el lado oscuro de la fuerza– está conformada por industrias como la curtiduría que, además de las grandes cantidades de agua que consume (por cada tonelada de piel procesada se utilizan entre 50 y 100 metros cúbicos de agua), emplea químicos con una elevada capacidad contaminante.

-

Sin embargo, organismos como Soresca, Conieco o Promoción de la Pequeña Empresa Ecoeficiente Latinoamericana (Propel) ofrecen sus servicios y asesorías para disminuir la acción contaminante de las industrias que operan –sobre todo– bajo el mando de micro y pequeños empresarios. Por ejemplo, Propel tiene una tecnología que ahorra entre 18 y 30 metros cúbicos por cada tonelada de piel procesada y su aplicación no requiere de maquinaria nueva.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

No obstante, el deterioro ambiental avanza con mayor velocidad que las medidas gubernamentales o empresariales para combatirlo. Por ello, Mujica invita a los sectores privado y público para que redoblen esfuerzos en materia ecológica. “Necesitamos –dice– compartir nuestras experiencias y conocimientos con toda la industria nacional para crear, en un futuro cercano, una escuela mexicana del medio ambiente que investigue, desarrolle e imparta métodos y técnicas mexicanas que busquen solucionar los problemas en materia de restauración de suelos y cuerpos de agua.”

Ahora ve
Daddy Yankee alza la voz y pide a Estados Unidos ayuda para Puerto Rico
No te pierdas
×