Jugársela con México

¿Qué empresas extranjeras mantendrán sus inversiones en el país? ¿Cuáles pospondrán sus proye
Ernesto Flores Vega

El futuro inmediato no hace guiños de bienestar. Si México ya no brilló el año pasado por su captación de inversión extranjera, en 1995 el panorama es lúgubre.

- Según información de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi), durante 1994 se captaron $12,149.6 millones de dólares, frente a los $15,617 de 1993. Eso sí, de los billetes verdes que llegaron el año pasado, $8,026.2 se destinaron a proyectos productivos.

- Para 1995, el horizonte es negro. "Pensaríamos que alrededor de $7,000 u $8,000 millones de dólares seria una cifra razonable para el año", advirtió Herminio Blanco, titular de Secofi, en los primeros días de enero.

- Hoy más que nunca dado el critico entorno y el exigüo ahorro interno el país demanda capitales del exterior. Desafortunadamente, algunos proyectos que estaban a punto de concretarse fueron congelados en espera de tiempos mejores.

- Pero no todo está perdido. Integrantes de la comunidad extranjera entrevistados por EXPANSIÓN insistieron en que México tiene hoy una economía mejor estructurada. "Si se toman las variables macroeconómicas de Carlos Salinas, son ideales. Se escapó la balanza comercial y la cuenta corriente, pero son factores corregibles", dice el doctor Hans‑Dietrich Von Bothmer, consejero económico y comercial de la embajada de la República Federal de Alemania. "En el fondo, la economía mexicana está en buenas condiciones", opina Robert Noble, ministro consejero de asuntos económicos de la embajada canadiense. Charles N. Griffin, presidente de la American Chamber of Commerce of México, dice por su parte: "México está igual o mejor que antes de la devaluación. ¿Porqué? Porque el peso no está sobrevaluado, que era una de las preocupaciones más fuertes antes del 20 de diciembre." Y enfatiza: "Si hay vida después de la devaluación."

- ¿Wishful thinking? Ojalá y no. De cualquier modo, los declarantes no se limitan a festejar "el cambio estructural". Hace falta, coinciden, mucha mayor claridad en la política económica a seguir.

- México, ¿creen en ti?
A fines de enero un anuncio destacó en varios periódicos: "Ja! Respuesta de algunas empresas extranjeras cuando se les preguntó si seguirán en México. Pero Ja también significa si en alemán. Y esa fue la respuesta de BMW."

- En efecto, la firma germana mantendrá su proyecto de fabricar y vender 800 automóviles en su primer año de operaciones. Tan sólo su socio mexicano, Grupo Bavaria, invertirá de entrada $10 millones de dólares.

- En cambio, aunque Mercedes‑Benz de México, difundió una campana similar, pospondrá sus planes ‑una inversión de $50 millones de dólares‑ y los efectuará en el segundo semestre del año. Aéreas Sperl, director general de la empresa, espera que puedan realizar entre 70 y 80% de la inversión proyectada. Eso si, afirma que no se perderá ninguna de las 1,800 plazas de trabajo.

- Pero otra firma alemana también dijo ja: la farmacéutica Boehringer lngelheim, que desembolsará $70 millones de dólares para incrementar sus exportaciones a Estados Unidos y Canadá. Esto supondrá un incremento de 40% en su plantilla laboral, que actualmente consta de 1,000 trabajadores. Además, recién se inauguró una planta de AEG‑Daimler Benz en Cuautla, y otra de Aesculat Promedici en Santiago Tianguistenco.

- Por otro lado, hay firmas estadounidenses que prefieren esperar. Es el caso de Mattel, Pilgrims y Metalelad, que se disponían a ingresar al país. Asimismo, Wal‑Mart está replanteando su proyecto de invertir $100 millones de dólares durante los próximos tres años. En contraparte, JC Penney mantiene su proyecto de abrir ocho almacenes en México y Sears Roebuck confirmó una inversión de $450 millones de dólares que generará 20,000 empleos en un lapso de cinco años.

- Ha trascendido que varios de los bancos y casas de bolsa extranjeros con autorización para operar en México pospondrán el inicio de sus operaciones. No es el caso del Bank of Tokio que, con un capital mínimo requisitado de $15 millones de dólares y una modesta plantilla de 21 personas, ya empezó a operar. "Pensamos hacer una fuerte inyección de capital en nuestro segundo y tercer año, de tal modo que en 1998 esperaríamos tener $30 millones de dólares: el doble del capital inicial", dice Tomomi Taguchi, representante ejecutivo de la institución.

- Sin aflojar el paso
A pesar de la adversidad, las naciones con mayores intereses económicos en México siguen promoviendo, de uno u otro modo, las bondades del país.

- España, que en 1994 ocupó el séptimo lugar por sus inversiones en México, realizará 50 misiones comerciales este año, de las que no sólo podrían surgir contratos de compra‑venta, sino también coinversiones. Fernando Jiménez-Ontiveros Jefe de la oficina comercial de la embajada de España en México, revela: "Desde España recibo un promedio de 20 consultas diarias sobre posibilidades de invertir en México." Los intereses hispanos, dice, se orientan hacia la agroindustria, la banca, la construcción, la industria editorial y el turismo. Además, destaca un fenómeno: "Cada vez nos vemos más como socios. España puede ser el puente para facilitar la entrada de empresas mexicanas a Europa, y México puede ser la entrada al mercado norteamericano para las firmas españolas."

- Canadá destacó el año pasado ‑a pesar de haber contribuido con sólo 2% de la inversión extranjera captada en 1994‑ con las inversiones de la cervecería Labatts en FEMSA, de la maderera MacMillan Bloedel y de la textilera Consoltex . "Hoy en día se hace mucho comercio intra empresa; es decir, entre casas matrices y subsidiarias ‑explica Noble‑. Asimismo, los ejecutivos de una compañía radicada en un país extranjero están acostumbrados a comprarle a sus proveedores regulares en su país de origen. Por esa razón yo creo que la industria canadiense tendrá que invertir mis fuera de Canadá."

- Hasta Italia ‑cuya participación en el saldo histórico de la inversión extranjera en México es de apenas 0.2%, que lo coloca en el 11° sitio en este terreno‑ piensa mantener sus tareas de promoción. En el pasado reciente, diversas firmas italianas han llegado a México. Entre otras, La Perla estableció una maquiladora en Yucatán; Callegaro concretó un joint venture con Peñoles; Techinté adquirió TAMSA. Fiat, que ya estuvo en tierras mexicanas, tiene en stand by su retorno.

- "Probablemente haya muchos inversionistas que han adoptado una posición de observatorio, pero nuestra promoción sigue", afirma el doctor Luigi Pironti, subdirector del Instituto Italiano para el Comercio Exterior (ICE).

- Campos abiertos
El capital extranjero ve con buenos ojos la apertura de nuevos terrenos a la inversión privada ‑aeropuertos, ferrocarriles, puertos y telecomunicaciones-.

- El Centro Internacional de la Empresa Privada, con sede en Monterrey, calcula que el gobierno mexicano recibiría $14,000 millones de dólares por sus privatizaciones. La casa de bolsa Vector, por su parte, estima que la política de privatizaciones podría generar recursos entre $38,000 y $50,000 millones de dólares durante el presente sexenio.

- Sea lo que fuere, ya han comenzado a circular versiones sobre interesados. "Hay inversionistas británicos interesados en varios de estos campos, y sólo están esperando que las autoridades mexicanas definan las bases para la inversión extranjera en ellos", dice Martín H. McIntosh, primer secretario comercial de la embajada de Gran Bretaña. Cabe aquí mencionar que esa nación se ha consolidado como la segunda por su inversión en México. En los últimos dos años ha concretado varios proyectos, como los de Cadbury Schweppes, Coats Viyella, Johnson Matthey, United Distillers, Allyed Lyons y Tate & Lyle, entre otros. En 1994 la inversión británica significó 13.7% del capital que arribó al país; nada cercano al 49.9% de Estados Unidos, pero aun así un porcentaje significativo.

- Otros no dan tiempo a las reflexiones interminables. Los recientemente aliados ICA y Unión Pacific, por ejemplo, pretenden operar una ruta de carga enlazando Estados Unidos con Monterrey, Guadalajara y la ciudad de México. La compañía estadounidense también ha manifestado interés en adquirir Ferrocarriles Nacionales de México (FNM).

- En el área de telecomunicaciones, Panamsat ‑propiedad en 50% de Televisa‑ ha revelado su interés en adquirir el sistema de satélites "Solidaridad".

- En el terreno aeroportuario, aunque el propio Jaime Corredor Esnaola, director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), declaró a principios de año que buscaba inversión privada por $200 millones de dólares, lo más probable es que el proceso de privatización se posponga hasta 1996.

- A principios del año, con la crisis mexicana convertida en bola de nieve, The Journal of Commerce sugirió la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex). En su editorial del 5 de enero, la publicación estadounidense anotó: "Abrir paso a la privatización de Pemex ‑la última gran reliquia del nacionalismo económico en México‑ haría más fácil de tragar la amarga medicina del presidente Ernesto Zedillo".

- En el medio diplomático afincado en el país hay consenso sobre la soberanía mexicana al tomar decisiones energéticas. El presidente de la American Chamber of Commerce destaca por enfático. "Es posible ‑dice Griffin‑ que en el futuro tengamos cambios en este sector, pero hechos por los mexicanos, no por los senadores de Estados Unidos, ni por los sectores privados extranjeros. Es un asunto netamente interno."

- El gobierno mexicano ha informado que la desincorporación será de plantas eléctricas y de petroquímica secundaria, y por ellas espera recaudar alrededor de $7,300 millones de Dólares, aunque fuentes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) consideran que mediante esquemas bursátiles podrían desincorporarse activos hasta por $22,800 millones de dólares.

- ¿A buscar otros anzuelos?
Las privatizaciones y la promoción del país y sus estados en el extranjero son acciones importantes. ¿Qué más puede hacerse para atraer capitales foráneos a México, que produzcan, generen empleos y crezcan con el país?

- El representante del Bank of Tokio opina que el gobierno mexicano debería considerar un plan de incentivos para promoverla inversión foránea. "Por ejemplo ‑sugiere Taguchi‑, se podría exentar a las empresas del impuesto sobre la renta durante cinco o 10 años, pues generarían divisas y crearían empleos, y entre más personas contraten, mis personas pagarán ese impuesto."

- Bothmer, de la embajada alemana, se ha distinguido como promotor de los acuerdos bilaterales de promoción y protección de la inversión extranjera. Alemania los mantiene con varios países latinoamericanos ‑Argentina, Bolivia, Ecuador, Chile, Haiti, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela‑, y en su opinión, "sirven como un respaldo psicológico para las pequeñas y medianas empresas. Si tienen seguridad legal vienen con mucho más ánimo".

- Bothmer le da importancia a las empresas de esas dimensiones, "porque en muchos países son la espalda del sistema económico". En Alemania, ejemplifica, solamente en la industria del medio ambiente 80% de las empresas son pequeñas y medianas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- ¿Son estos acuerdos vitales para el futuro de la inversión foránea en México? "Si se le pregunta a compañías como Bayer, Mercedes‑Benz o Volkswagen tal vez no les importen, pero nosotros queremos apoyar la llegada de las empresas menores con su alto grado de tecnología y su flexibilidad económica", responde.

- En medio de una crisis económica, y con la necesidad de seguir atrayendo capitales, las opiniones de Taguchi y Bothmer suenan dignas de ser meditadas.

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×