Juguetero de tradición

Pese a la crisis, se espera un aumento de 7% en las ventas de juguetes durante la temporada navideñ
Raúl Castro Lebrija

Cuando apenas tenía nueve años de edad, Víctor Loustalot comenzó a trabajar en lo que sería el sueño dorado para cualquier niño: una juguetería. Y no se trataba de cualquiera, sino de Mercería del Refugio, uno de los establecimientos con mayor tradición en México.

-

En ese negocio, propiedad de su familia, participaba en demostraciones de juguetes; 27 años después ya era su director comercial.

-

Fue entonces cuando decidió independizarse y poner en marcha su propia empresa. Corría el año de 1989. Rápidamente se reunió con otros socios y adquirieron un grupo de cinco jugueterías en la ciudad de México. Poco a poco fueron cambiando la marca y la imagen hasta que finalmente nació Juguetrón, una de las tres cadenas que todavía subsisten en el país.

-

Hoy la firma cuenta con 22 establecimientos en el Distrito Federal, el Estado de México y Puebla. Próximamente abrirá uno en Querétaro y además tiene dos filiales para venta al mayoreo.

-

Sin embargo, Loustalot reconoce que el negocio juguetero ha sido uno de los más golpeados de los últimos años. “Todo nos hace daño. Si los niños regresan a clases, eso nos daña; si el 5 de enero, que es por mucho nuestro mejor día de ventas, cae en domingo, también afecta al negocio”, asegura.

-

Desde hace ocho años los distribuidores de juguetes han tenido que hacer frente a más de un temporal. Primero fue la crisis de 1994 y 1995, que sorprendió a muchas compañías con fuertes pasivos en dólares. Eso obligó a que entre 1996 y 1997 tuvieran que reestructurarse, “y sólo desde 1998 pudimos volver a crecer”, recuerda Loustalot.

-

Los emprendedores de este ramo deben competir contra las grandes cadenas de almacenes que ofrecen apartado de juguetes y ventas a determinados meses sin intereses. También deben capacitar a su personal y hacer diversas inversiones en seguridad, circuitos cerrados de televisión y vigilancia, con el fin de combatir los robos en las tiendas. Cada envió de juguetes, por ejemplo, debe salir de la planta del fabricante custodiado por una patrulla y todo eso incrementa los costos.

-

Las cadenas de jugueterías han sido testigos de cómo los productores nacionales desaparecen y dejan su lugar a los extranjeros, principalmente orientales y estadounidenses, quienes son más agresivos en distribución y precios. “Hoy prácticamente tenemos concentrado 70% de nuestras ventas con sólo dos proveedores: 50% corresponde a Mattel y el resto a Hasbro.”

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

A pesar de todos estos inconvenientes, Juguetrón se prepara para lo que espera será un buen cierre de año, aun cuando los grandes almacenes ya comienzan a abrir amplios anexos en espera del espíritu navideño. “Nosotros estamos pensando crecer 7% en nuestras ventas y que las tiendas nuevas lo hagan 20%”, concluye el entrevistado.

Ahora ve
“Todos chipotudos o todos parejos”, dice Guajardo en renegociación del TLCAN
No te pierdas
×