La Banca, aún cerca del abismo

Las compras de cartera vencida por parte del Fobaproa y la posibilidad de vender créditos morosos

Subiendo la cuesta a marcha forzada, sin entrenamiento ni meta. Así se antojan las compras de cartera bancaria que ha realizado el gobierno federal a través del Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa). Éstas pasaron de $10,000 a $25,000 millones de pesos casi sin ruido, y para el cierre de 1996 habrán rebasado los $100,000 millones de pesos, cifra casi idéntica a la de la deuda interna del país.

-

El gobierno ha buscado, pues, alternativas para “dar aire” a las instituciones y una de ellas es, escondida entre las circulares del Banco de México —discretísimas en su presentación pero apabullantes en su operatividad—, la autorización para vender carteras vencidas.

-

Y todavía hay más. La circular-fax 66/96 del banco central dio luz verde a partir de julio para vender activos bancarios —créditos— a arrendadoras, aseguradoras, afianzadoras y empresas de factoraje nacionales o extranjeras.

-

¿Qué interés pueden tener estas intermediarias en comprar carteras con problemas? Mucho, si se considera que estas operaciones, comunes en Estados Unidos y Europa, se cierran a descuento, esto es, los bancos con cartera vencida la venden a un costo muy bajo a quien esté dispuesto a adquirirlas, con el objeto de tener márgenes de liquidez bajos pero inmediatos.

-

La empresa adquirente, por su parte, es responsable de recuperar esos créditos a través de sistemas muchas veces más sofisticados y con cobros más efectivos que los de la banca comercial. Si los créditos no son pagados, el banco ya ganó los recursos que le dio la empresa que compró su cartera, y esta última gana o pierde en función de su capacidad de recuperación (ampliamente probada, en la mayoría de los casos).

-

¿Por qué no se hicieron anuncios espectaculares a partir de esta determinación del Banco de México, como sucedió cuando se presentaron los programas de reestructuración de adeudos?

-

Si bien las autoridades cuentan con diversos argumentos, uno de los más evidentes es que la banca podrá “limpiar” su cartera en sus balances financieros una vez que se “deshaga” de los molestos créditos morosos que registra actualmente.

-

Más allá de la 66/96
-
En todo caso, luego de esta vía libre otorgada por el Banco de México las cosas no han cambiado sustancialmente. Al contrario: los problemas que derrumban hoy a la banca son los mismos que se hicieron patentes desde hace más de año y medio, sólo que a mayor escala.

-

Dos de ellos son, sin duda, el deterioro de cartera y las necesidades crecientes de capitalización, más aún teniendo en cuenta que los nuevos criterios anunciados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) exigirán que la citada capitalización —actualmente del orden de 9 ó 10% en el sistema— alcance 12%.

-

Por otra parte, el Fobaproa se fortalece como “macrobanco”: actualmente es poseedor de activos de Probursa, Serfin, Atlántico, Promex, Bital, -Bancrecer, Banoro, Banorte, Banpaís, Banamex, Mexicano, Bancomer, Confía y Bital.

-

En situaciones como la de Banpaís, cuyo dueño fue el recién detenido ángel Rodríguez, el Fondo podría permanecer como accionista hasta el año 2001, con el objeto de ofrecer alguna alternativa al grupo accionario que no conformaba el equipo de Rodríguez y que buscan recuperar al menos el equivalente a 17% de las acciones de este banco. Antes, sin embargo, deben liquidar un préstamo que les otorgó la propia institución para la compra de acciones —créditos relacionados— y que muy pocos accionistas pudieron afrontar con el paso del tiempo y la agudeza de la crisis.

-

Bital también tendrá que venderle cartera al Fobaproa para capitalizarse. Antes del 31 de diciembre de este año dicha venta significará unos $3,000 millones de pesos, a partir de la fórmula “3 a 1”, esto es, los accionistas de Bital tendrán que inyectar al menos $1,000 millones de pesos para tener derecho a la contraparte gubernamental.

-

La mayor parte de la capitalización se concretará a través de una nueva emisión de acciones y de obligaciones subordinadas de conversión obligatoria a capital.

-

Con esta nueva venta de cartera al Fobaproa, éste se convierte, por ejemplo, en el dueño de 19.9% de la cartera de Bital.

-

Y hay otros casos de capitalizaciones en puerta, entre ellas la del Banco Mexicano, por $375 millones de dólares, que previsiblemente provendrán de Santander o de Bank of Boston.

-

El último anuncio del gobierno federal, que aún debe profundizarse, luego de la dimensión de los programas de reestructura crediticia, corresponde a uno de los sectores más lesionados por la crisis: el agropecuario.

-

Prometido desde hace mucho tiempo, pero esperando al lado del tintero, finalmente se dio a conocer. Lo poco que se sabe hasta hoy de este programa de renegociación de adeudos es que partirá de reestructuras en Unidades de Inversión y que tendrá un costo aproximado para el gobierno de 0.5% del PIB (aproximadamente $9,000 millones), con descuentos que irán del 20 al 40% para créditos vencidos por unos $15,000 millones de pesos.

-

Por lo visto, los problemas son los mismos, las soluciones son distintas y todas aún en proceso de obtener resultados que alivien realmente los dramáticos problemas de muchos empresarios.

Ahora ve
Nueva York recibió con protestas a Donald Trump
No te pierdas
×