La buena fortuna de Cemex

Con la escasez de cemento en EU, Cemex eleva ingresos y presiona al gobierno para eliminar la tarifa
Carlos Martínez

Un par de meses después de que el barco Mary Nour zarpó del Puerto de Altamira llevando consigo las 26,000 toneladas de cemento ruso que no pudo vender en México, Lorenzo Zambrano, el próspero empresario regiomontano, tiene otro motivo para estar contento: la escasez de cemento en Estados Unidos impulsó el precio del producto que ahí vende Cemex al precio más alto de las últimas dos décadas. Los ingresos netos de la subsidiaria en dicho país casi se duplicaron en el segundo trimestre de este año, si se comparan con el mismo periodo de 2004, y se anticipa que también se dupliquen este año las exportaciones que realiza desde su planta en México.

- El optimismo ha favorecido el precio de las acciones de la empresa, que alcanzaron una cotización histórica al cerrar el mes de julio en $47.16 dólares por ADS (American Depositary Shares), lo que significa un aumento de 41% si se compara con el precio de mediados de abril.

- En lo que va del año, los precios del cemento en Estados Unidos se incrementaron un promedio de 7%, aunque en estados como Florida y California el aumento ha sido de 10 y 12%, respectivamente. Esta situación ya provocó que el sector de la construcción y algunos políticos, como Jeb Bush y Rick Perry, gobernadores de Florida y Texas, estados con fuertes presiones por demanda de cemento, pidan la suspensión de este arancel, impuesto hace 15 años, con el propósito de compensar parte del déficit de cemento que sufre la mitad de los estados de la Unión Americana, en particular los situados en la frontera con México.

- Tan sólo en Texas se utilizaron 14.8 millones de toneladas de cemento el año pasado, del cual “la mayoría tuvo que ser importado”, escribió en su carta el gobernador Perry. En el caso de Florida, casi la mitad de los 10 millones de toneladas de cemento consumido en 2004, fueron importados.

- En 1990 el Departamento de Comercio de Estados Unidos informó que México vendía el cemento en la Unión Americana a precios considerablemente más bajos que dentro de sus fronteras. Los productores estadounidenses consideraron que eso era una competencia injusta para ellos, por lo cual se impuso una penalización a las importaciones mexicanas. El arancel de castigo ha variado a través del tiempo y actualmente es de $33 dólares por tonelada métrica.

- Pero las circunstancias actuales son muy diferentes de aquellas épocas en las que se impuso esta tarifa.

- De acuerdo con John Bloom, economista en jefe de Cemex, en 1989, antes de que se aprobara la tarifa antidumping, México exportaba 4.5 millones de toneladas de cemento a Estados Unidos, equivalentes a 30% de las importaciones de aquel país. Actualmente, las importaciones mexicanas representan sólo 4% de las importaciones de cemento al sumar 1.2 millones de toneladas métricas anuales.

- Además, desde el año 2000, el mismo Cemex cuenta con plantas productoras en ese país, lo que significa que importar cemento de México a un precio especialmente bajo también los perjudicaría.

- La propia industria también ha pedido que se eliminen esas tarifas. “Queremos hacerle entender al secretario de Comercio (Carlos M. Gutiérrez), que por el bien de Estados Unidos las tarifas antidumping en contra del cemento mexicano deben ser eliminadas”, asegura Ken Simonson, economista en jefe de la Asociación de Contratistas Generales (AGC), organismo que representa a unas 33,000 firmas de construcción.

- Aunque aún no está claro si esta petición será atendida, lo cierto es que en poco tiempo la empresa regia se libró de la amenaza de ultramar, vio subir los precios del cemento en Estados Unidos y cruza los dedos para que se elimine el impuesto antidumping que ha tenido este mercado los últimos tres lustros. Zambrano se frota las manos.

- Buena fortuna
Durante la última década, Estados Unidos ha experimentado la escasez de cemento más severa de su historia. Una crisis que se acrecentó en los últimos años. De acuerdo con una encuesta realizada en mayo pasado por la Asociación de Cemento de Portland (PCA), 23 estados de la Unión Americana reportaron un déficit importante de cemento.

- El mes pasado, Cemex se animó a incrementar el precio de su cemento 6% en este mercado, llevando la cotización de la tonelada métrica a $97 dólares.

- También en julio la firma regiomontana, (que en 2000 compró Southdown, la segunda empresa cementera más grande de dicho país), anunció que los ingresos netos para el segundo trimestre de 2005 fueron de $733 millones de dólares, mientras que en el mismo periodo de 2004 estos ingresos fueron de $439 millones de dólares.

- “En virtud de la fuerte demanda de cemento y la escasez del mismo, esperamos que los precios sigan siendo favorables”, anunció el mes pasado Héctor Medina, jefe de Planeación y Finanzas de Cemex, durante una conferencia telefónica. Estados Unidos es el principal mercado de Cementera Mexicana en el mundo. Representó 27% de las ventas totales de Cemex a nivel mundial durante el segundo trimestre de este año, seguido de la Unión Europea, sin contar el Reino Unido, con 20%. Y para fortuna de Cemex, el alza en los precios de su producto continuará por lo menos otros tres años, calcula Edward Sullivan, economista en jefe de la PCA.

- Sullivan proyecta que para 2008 las plantas cementeras en Estados Unidos podrán cumplir con la demanda del mercado, ya que para entonces incrementaran su producción en 7.5 millones de toneladas.

- La escasez de cemento en Estados Unidos se debe, en gran parte, a los índices tan elevados de consumo de este insumo en obras privadas.

- Pero también se espera una mayor construcción de obra pública en los siguientes meses. El año pasado –según la PCA– Estados Unidos consumió 120 millones de toneladas de cemento (6.5% más que en 2003), aunque para el primer trimestre de 2005, los niveles de consumo ya se habían incrementado 7% más respecto del mismo periodo del año anterior.

- A pesar de que el nivel de consumo aumentó en los últimos años, la capacidad de producción de la industria cementera en Estados Unidos no ha podido satisfacer la creciente demanda. Las plantas en Estados Unidos han operado a su máxima capacidad, pero la producción de cemento a nivel nacional en 2004, apenas alcanzó los 91 millones de toneladas (29 millones de toneladas por debajo de la demanda). Una mayor demanda en medio de una producción nacional estable provocará que el porcentaje de las importaciones sobre el consumo total aumente de 21.6 a 24.7% entre 2003 y 2007.

- Estados Unidos no sólo debe importar cemento para cubrir la demanda del insumo sino que debe pagar más caro por ello. El precio de los fletes marítimos para traer cemento desde el continente asiático hacia este país se elevó considerablemente de $16 a $50 dólares la tonelada métrica entre mediados de 2003 y estos últimos meses. Y es que la India y Tailandia son dos de sus principales proveedores de cemento.

- Todo lo anterior repercutió en el nivel de los inventarios, pues si antes tenían disponible el insumo para cubrir 19 días de trabajo, ahora sólo les alcanza para cuatro días.

- Pero el cemento mexicano arreglaría en su totalidad el problema del déficit. “Si bien es cierto que la suspensión del impuesto antidumping facilitará la entrada del cemento mexicano a los estados fronterizos, la escasez de cemento tiene dimensiones mucho mayores, y sinceramente dudo que el cemento mexicana pueda solucionar el problema”, señala Sullivan.

- A pesar del impuesto antidumping, las importaciones de cemento mexicano en 2004 crecieron 68%, y para finales del presente año la PCA espera que las importaciones aumenten 98% más. “Aun cuando las importaciones del cemento mexicano se han incrementado, la falta de cemento en EU continúa”, apunta el experto de PCA.

- Aunque John Bloom, el economista de Cemex, concuerda en que difícilmente el cemento mexicano solucionaría la crisis en Estados Unidos, le sigue pareciendo injusto que “solamente se castigue a México con las tarifas antidumping cuando son más de 30 países los que exportan cemento a Estados Unidos”.

- Bloom cree que la situación de la industria cementera Estados Unidos cambió notablemente en los últimos 15 años. “Las inversiones de las cementeras mexicanas y principalmente Cemex en empresas estadounidenses son muy altas ahora, por lo que afectar a las compañías de Estados Unidos seria ir en contra de nuestros propios intereses”, opina Bloom.

Ahora ve
Dos emprendedores mexicanos cuidan la salud visual de los más necesitados
No te pierdas
×