La casa del bosque

Vecinos de Lomas Altas piden suspender la obra.
Verónica Ortiz Reyes

Se yergue en una barranca de la tercera sección del Bosque de Chapultepec. Es un monumento al mal gusto. La llaman La Guardesa. Un portón que pasa inadvertido hace las funciones de entrada estratégica y discreta por la calle Cumbres de Acultzingo 199, en Lomas Altas. Desde ahí, se extiende el camino que lleva al palacete, situado en una zona protegida que pertenece a las 286 hectáreas de bosque en donde está prohibido construir.

-

Arne aus den Ruthen Haag, jefe delegacional en Miguel Hidalgo, admite que la casa es motivo de inconformidades desde antes de los escándalos de invasión de predios, si bien es caso resuelto: en 1994 la entonces delegada, Margarita González Gamio, firmó con la señora María Estrella Rodríguez  –dueña ante el Registro Público de la Propiedad, aunque obviamente nadie sabe quién es– un convenio en donde reconoce que el inmueble forma parte del fraccionamiento Lomas Altas y que tiene licencia para realizar obras faltantes. Todo esto gracias a un amparo en contra de un decreto expropiatorio.

-

Sin embargo, para la comunidad esto no es suficiente, así que el delegado siguió escarbando. El 23 de enero de 1998, la primera sala del Tribunal de lo Contencioso Administrativo ordenó a la Delegación que “se abstuviera de emitir actos que impidan el pleno uso y goce del inmueble”.

Ahora ve
A 32 años de su lanzamiento, Microsoft le dice adiós a Paint
No te pierdas
×