La clave de 2006

¿Quiere adivinar cómo será la elección presidencial? Siga de cerca el proceso que arranca en el
Jonathán Torres

Manuel Martínez, un mexiquense de 38 años de edad, tiene una gran -preocupación: por primera vez, no sabe por qué candidato votará en las -elecciones estatales de julio próximo. “A estos candidatos, todo se les va en -puro golpe bajo hacia sus adversarios y en gastar el dinero en mala propaganda”, -dice.

- Él, como otros electores, se queja de la guerra sucia que protagonizan los -aspirantes a suceder a Arturo Montiel en la gubernatura del Estado. En todo -caso, Martínez cree que éste será el mismo tono que tendrán las elecciones -presidenciales. “Ya me estoy haciendo a la idea de que esto lo volveré a -padecer dentro de unos meses más”, vaticina.

- Los elementos que están escribiendo la historia de los comicios en el Estado -de México dan cuenta de que en la lucha por mantener el control político de -esta entidad, que concentra a 12.5 millones de habitantes, se juega algo más -que la gubernatura.

- “En el Estado de México está en juego el proyecto de los presidenciables”, -describe Igor Vivero, investigador de la Universidad Autónoma del Estado de -México (UAEM) y doctor en Ciencia Política por la Universidad de Salamanca, -España. “Quien gane fortalecerá la plataforma de su grupo político, pero -también le ofrecerá la excelente carta de haber triunfado en la entidad más -poblada del país, lo que le permitirá convertirse en un serio aspirante a -llegar a Los Pinos”.

- Ante estas circunstancias, la pelea por el voto está orientada por factores -ajenos a las necesidades de esta entidad. Las estrategias de los candidatos, sus -discursos, los equipos que los rodean... Todo responde a la dinámica de la -sucesión presidencial. De esta forma, todo apunta a que la guerra sucia, el -abuso de recursos en las campañas y las alianzas políticas entre adversarios -ideológicos, que ya están presentes en el Estado de México, serán un -preludio inevitable de la próxima elección federal.

- De cualquier forma, la coyuntura en la que hoy vive el Estado de México es -inédita, según algunos analistas. Para Vivero, ésta es la primera ocasión en -la historia del Estado en que existe la sana incertidumbre de la democracia, en -donde no se sabe qué candidato ganará las elecciones. Por ello, celebra que la -hegemonía priísta haya terminado y se abra paso la competencia política. Más -aún, cuando en el Estado germinó uno de los bastiones priístas más -poderosos: el llamado Grupo Atlacomulco.

- Lamenta que permanezcan intactos los típicos vicios del sistema político -mexicano, tales como las campañas negativas, el proselitismo desenfrenado de -las campañas y la compra del voto. Bajo esta lógica, advierte que el desenlace -de esta elección estará alimentado por el cúmulo de irregularidades que, -finalmente, provocarán que los perdedores recurran a la impugnación.

- Relevancia
-
¿Cuál es la relevancia del Estado de México? “Lo que está en juego es -la lucha de los intereses de grupo, junto con la ilusión que les da a los -políticos por sentarse en la sillita (presidencial)”, responde Yeidckol -Polevnsky, candidata del PRD al Gobierno del Estado y una de las participantes -que más ha padecido los embates de las típicas formas de la política -mexicana. El mes pasado se hizo público el tormentoso pasado familiar, que -involucra a un ex presidente de la República y que incluye un par de embarazos -cuando la candidata aún era menor de edad, además de varios cambios de nombre.

- Polevnsky no es la única que ve al año 2006 detrás de este proceso. “El -ganador del Estado le dará un gran respiro a su partido para ganar la -Presidencia de la República”, expresa Rubén Mendoza Ayala, el abanderado del -PAN, quien no duda en que las cifras de esta elección determinarán con creces -las proyecciones presidenciales de cada partido.

- Para el candidato priísta Enrique Peña, “esta entidad es la manzana de la -discordia de todos los partidos”.

- Así, la elección del próximo 3 de julio va más allá del simple control -de uno de los Estados más poblados del país, y refleja una compleja -combinación de intereses que la simple división entre partidos políticos no -alcanza para explicar.

- Macario Schettino, director de Investigación del Instituto Tecnológico de -Educación Superior de Monterrey (ITESM), considera que por encima de las -ideologías político-partidistas, se ubica la penetración de cinco grupos que -están peleando por ocupar los espacios de poder en México. En el primero, -cita, está la derecha tradicional (representado por Felipe Calderón y Carlos -Medina); el segundo, la derecha neoliberal (Diego Fernández de Cevallos, Marta -Sahagún, Santiago Creel, junto con los priístas tecnócratas como Arturo -Montiel y Enrique Martínez); en el tercer núcleo están quienes promueven el -nacionalismo revolucionario (la corriente de Roberto Madrazo); en el cuarto, el -grupo alrededor de Andrés Manuel López Obrador, y el quinto estaría -encabezado por Elba Esther Gordillo.

- Estos grupos no defienden a ultranza un proyecto político definido, sino que -se mueven entre lo liberal y lo conservador, y promueven bajo diferentes niveles -la participación del Estado en la economía. “Eso es lo que mueve a los -grupos de poder”, expresa Vivero.

- Claves
-
Las encuestas marcan un final de fotografía. Se prevé que los resultados -electorales definirán en tercios la división política de la entidad. Quien -gane el Estado de México, estiman los estudiosos, registrará una votación de -35%. Proyecciones que también se pronostican para 2006.

- No obstante la similitud, esto no significa que el partido que gane la -elección local tenga garantizada la victoria en la presidencial. La máxima que -consideraba al Estado de México como una especie de “elección primaria” -para la sucesión en Los Pinos, dejó de aplicarse desde hace un sexenio, cuando -en 1999 el PRI ganó la gubernatura por una mínima diferencia de 225,000 votos -y al año siguiente le arrancaron la Presidencia.

- Pero en los caminos en los que sí se encuentran las próximas elecciones -estatales y presidenciales, tienen que ver con las claves que deben tomar en -cuenta los candidatos para inclinar la balanza a su favor.

- Para Isidro Pastor, ex dirigente estatal del PRI, los ganadores de los -próximos comicios serán aquellos candidatos que pacten con los sectores -estratégicos, de tal manera que garanticen la convivencia política y la -cogobernabilidad.

- Otro factor que incidirá en los resultados, según el académico Vivero, -será la capacidad que tengan para sanar las heridas que se hayan presentado en -sus partidos durante los procesos internos de selección de candidatos, lo que -les permitiría fortalecerse políticamente y evitar la fuga de liderazgos.

- Un tercer elemento lo describe Sergio Benito Osorio, el perredista que -contendió contra Polevnsky por la candidatura al Estado de México. Se trata -del trabajo que apliquen los partidos en los Estados que, dado su potencial, -podría ser el fiel de la balanza, como es el caso de Edomex, que representa -12.9% del padrón electoral nacional.

- Por lo pronto, el ambiente político en cada partido se intensifica con miras -a la inminente elección local, que también predetermina el juego político -rumbo a 2006. En el PRD, la tierra mexiquense es estratégica para sus -aspiraciones presidenciales, sobre todo para impulsar el proyecto de Andrés -Manuel López Obrador, por lo que integró al equipo de campaña de Yeidckol a -Ricardo Monreal y Manuel Camacho, que también fungen como los principales -activistas del tabasqueño. En el PAN, la proyección de Rubén Mendoza contará -con el absoluto respaldo del CEN encabezado por Manuel Espino, que designó como -su delegado a Luis Felipe Bravo Mena, ubicado dentro del ala tecnócrata del -panismo (Marta Sahagún y Santiago Creel). Mientras que en el PRI, la imagen de -Enrique Peña es impulsada por Arturo Montiel, que pretende ganar el Estado para -apuntalar su candidatura presidencial y competir contra Roberto Madrazo.

- A este panorama, señala Schettino, se le suma el bajo nivel de las campañas -de los candidatos que no toman en cuenta las necesidades más apremiantes de la -entidad. Como parte de sus propuestas deberían ofrecer las soluciones para -combatir, por ejemplo, el endeudamiento que ahoga al Estado y los severos -problemas que registra en su sistema de pensiones, dice.

- Según Vivero, de la UAEM, estas elecciones serán una especie de laboratorio -para 2006, por los ingredientes colaterales que la envuelven, como el -pragmatismo de la clase política y la carencia de un proyecto de gobierno -definido. “No es malo que los políticos luchen por el poder, porque para eso -viven. Pero no deberían desperdiciar sus discursos en descalificaciones, sino -en ofrecer soluciones a los problemas”.

- El avance democrático despeja el camino para que la sociedad evite que un -Estado sea rehén de la dinámica presidencial. “Es hora de exigir que los -políticos cumplan. Y si no cumplen, hay que quitarlos del poder y votar por una -mejor opción. La democracia se da por tejidos y, entre éstos, la -participación de la sociedad es quien tiene la última palabra”, concluye.

Newsletter
Ahora ve
La policía británica realiza arrestos significativos sobre el ataque en Londres
No te pierdas