La crisis del cuarentón

-
Sara Cuellar

De acuerdo, la canción dice que “20 años no es nada...”, pero, ¿qué tal 40? Llegan los cuatro decenios y con ellos, de la mano, viene también la llamada “crisis de la edad media”, es decir, aquella que ataca a un buen número de hombres que se encuentran entre esta edad y los 50 años. Falta de apetito sexual, disfunciones eréctiles, depresión, soledad, miedo a la muerte, cansancio y aburrimiento con la pareja, atracción hacia las mujeres más jóvenes, discusiones constantes con los hijos y otra serie de factores entran en el menú de síntomas que suelen padecer los varones.

-

“Por supuesto que, en virtud de que gozan de aceptación, -muchos hombres no necesariamente pasan por esta crisis”, dice David Barrios, presidente de la Sociedad Mexicana de Sexología Humana Integral. Sin embargo, el médico advierte que, estadísticamente, “son mayoría los que sí la viven y no podría determinarse cuánto duran estos cambios... como puede ser una semana, puede prolongarse toda la vida”.

-

Lo más difícil de esta etapa es que llega así, de esa manera, y uno no se da ni cuenta. “Cuando se sobrepasan los 40 años no es raro que una mañana cualquiera el hombre se enfrente con su imagen ante el espejo y se observe más calvo, ponga atención en sus arrugas y, a partir de esto, le surjan una serie de cuestionamientos sobre su vida”, agrega el sexólogo. Pero el enfrentamiento no es sólo por el aspecto físico. Normalmente a esa edad un hombre está establecido en el aspecto familiar y en el trabajo; se topa con que sus hijos son ya adolescentes o jóvenes adultos –no supo cuándo crecieron los niños– que ya tienen sus propias opiniones e ideas.

-

Por otra parte, al cuarentón le llega el aburrimiento o la fatiga erótica con la esposa o la pareja, que normalmente es su coetánea. “Si un hombre se encuentra en la situación de que empieza a dejar de sentir apetito sexual o que el pene ya no funciona en las relaciones sexuales, reflexiona sobre ello, se siente culpable y desea superarlo.” No es inusual, entonces, que el señor muchas veces recurra a las relaciones extramaritales para comprobar que todavía “las puede”. Pero eso sí, “se trata en la mayoría de los casos de aventuras sin compromiso afectivo, que no le causen más complejos”, explica Barrios.

-

En cuanto a la situación laboral, los retos del cuarentón son menores porque a esas alturas algunas metas ya han sido superadas. Pero si no es así, la crisis aumenta: aparece el complejo de inutilidad, y la autoestima toca fondo. Si a esto se le agrega que el tiempo le ha “regalado” una barriguita evidente, una que otra enfermedad que le hace perder fuerza y no le permite la agilidad de antaño, aparecen –según el sexólogo– dos opciones: o todo eso se acepta con “madurez y dignidad”, o se acude a un especialista para pedir ayuda.

-

Por su parte, varias mujeres de diversa edad aseguran que es fácil detectar a los hombres que se encuentran “agobiados” por la crisis de la edad mediana. Aquí, una serie de comentarios femeninos sobre ellos:

-

“Los domingos se viste como cuando tenía 25 años: pantalón de mezclilla, playera tipo polo y mocasines sin calcetines estilo Julio Iglesias”, dice Cecilia Padilla, secretaria de 25 años. “Los jueves en la noche se les ve con una jovencita en el bar del Camino Real, bailando al punto del infarto, tratando de demostrar su atractivo y su aguante físico”, anota Verónica Delgadillo, ejecutiva de 31 años.

-

Rocío Jiménez, asesora bancaria, agrega: “Cambian su coche sobrio y se compran un deportivo, amarillo chillante, o uno convertible, de esos que impresionan”. O como dice Maricarmen Estrada, maestra de aerobics: “Se compran atuendos deportivos y gastan un dineral en gimnasios para tratar de recuperar su figura juvenil –cosa que rara vez consiguen–; en el gimnasio hay muchos señores a punto del desmayo, apenas llevan dos días y ya quieren cargar 40 kilos más de los que deben. Hacen ejercicio para lucirse”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Desde luego que lo anterior no es regla general para todos los cuarentones. Cada hombre vive su proceso de cambio de maneras muy diversas, y por supuesto que hay muchos que ven el arribo de los 40 no como una situación que haya que soportar, sino como el inicio de una de las mejores etapas de su vida.

Ahora ve
Una camioneta atropella a varios peatones en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×