La devaluación esperada

-
Joaquín Fernández Núñez

Todos lo esperaban tarde o temprano. Finalmente, el pasado 13 de enero se - desató en Brasil la tempestad cambiaria vaticinada desde hace ya casi un año. - La historia puede sonar a conocida en México: por miedo a perder los comicios - para presidente de su país, Fernando Henrique Cardoso se negó a devaluar su - moneda, el real, durante todo el año pasado y eso a pesar de la alarmante - merma en las reservas internacionales de la novena potencia económica mundial.

- De nada sirvieron los recortes presupuestales anunciados en noviembre y el - paquete de ayuda por $41,500 millones de dólares aportados por el Fondo - Monetario Internacional. Cuando el 6 de enero el gobierno del poderoso estado - de Minas Gerais –a cargo del ex presidente Itamar Franco– se declaró - insolvente, el consecuente cuarto asalto especulativo a la moneda fue el - definitivo. El 12 de enero, $1,000 millones de dólares huyeron del país: al - día siguiente sólo quedaba la solución de ensanchar la banda de flotación y - devaluar la moneda 8%.

- Pero eso no bastó. En tres días el real perdió 20% de su valor y el - gobierno se resignó a olvidarse del esquema de bandas para dejar flotar - libremente la divisa. Finalmente se llegó a una estabilización temporal - cercana a los 1.50 reales por dólar, lo que significa una devaluación de más - de 35% en 15 días. Y eso puede ser sólo el principio de una larga caída.

- En la mayoría de los mercados la devaluación del real ya estaba descontada - desde el año pasado por las corredurías, por lo que, aparte del susto y - bastantes pérdidas en los mercados accionarios, no hubo desastres mayores que - padecer, aunque los riesgos permanecen altos, sobre todo para las economías - emergentes de América Latina, asestadas por una nueva pérdida de - credibilidad. En México, el dólar traspasó la barrera de los $10 pesos y se - volvió a abrir un nuevo frente recesivo, de difícil predicción aunque - controlable.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Brasil apenas empieza a pagar sus pecados. Un enorme recorte en el gasto - público y un aumento brutal en las tasas de interés son las medicinas - inmediatas –y obligadas– que conducirán a la recesión y al incremento de - la ya de por sí grotesca desigualdad social que asuela al país. El control de - la inflación traerá un enorme costo político para sus gobernantes... En fin, - nada nuevo con respecto a lo que ya padecimos en México.

- Lo más interesante de todo este asunto está en Argentina. A pesar de ser - el principal afectado por la crisis brasileña, su peso no se ha devaluado, y - eso gracias al esquema de Consejo Monetario mediante el cual la moneda - argentina está emparejada al dólar. De seguir resistiendo –lo que implica - un alza de tasas de interés y mayores recortes de gasto público– muchos - encontrarán mayores argumentos para la adopción de un esquema similar en - México. La reciente propuesta de Carlos Menem de crear una Unión Monetaria - continental con el dólar como divisa única podría sonar cada vez más - convincente... al menos en nuestro país.

Ahora ve
Con la mira en Donald Trump, arrancó el G7 en Taormina, Italia
No te pierdas
×