La duda ataca

¿Será ahora sí el fin de los buenos tiempos en Estados Unidos?

¡Que viene el lobo!, han gritado todo el año los economistas, para advertir del fin de la más larga época de prosperidad en Estados Unidos. En octubre, otra vez, los mercados financieros cayeron por las expectativas de una alta inflación y otra vez los mercados financieros siguieron su marcha ascendente, porque el aumento de precios no fue tan grave…

-

Pero ahora el susto fue mayor. En tan sólo una semana, el índice Dow Jones cayó 5.9%, la mayor baja en cinco días en los últimos 10 años (usted sabe: a los financieros sólo los superan los aficionados al béisbol, a la hora de sacar estadísticas). Pero en cuanto se supo el dato de la inflación, los inversionistas se convencieron de que está bajo control. No todo está resuelto. Hay que esperar a la reunión de la Reserva Federal, el 16 noviembre, cuando se decidirá si se aumentan las tasas de interés, para evitar brotes inflacionarios.

-

A eso está acostumbrado el inversionista típico de Wall Street. Pero los que ya se cansaron de esta montaña rusa son los accionistas de las compañías relacionadas con Internet, según reportó The Wall Street Journal. El diario narra que después de que Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal, advirtiera por enésima ocasión que las acciones relacionadas con Internet podrían estar sobrevaloradas, los inversionistas sacaron su furia. “Mantén tus sucias garras alejadas del mercado accionario”, dijo Steve Johnson, un planificador financiero, en un foro en línea del Journal. El consenso en esos foros parece ser que Greenspan abusa de su poder para influir en los mercados, en lugar de dejar que éstos se ajusten por sí mismos.

-

Pero el funcionario tiene defensores: Alan Kessner, administrador de redes, se pregunta: “quiénes piensan que son, creyéndose que Greenspan debería estar más preocupado por cómo afectan sus comentarios a 1,000 acciones de Lucent o Cisco, en lugar de a las fuerzas que afectan la salud de la economía global”.

Ahora ve
No te pierdas