La duda inalámbrica

La señal del internet sin cables se esparce por todo el mundo. ¿Se podrá hacer de este fenómeno
Maurizio Guerrero M.

Los servicios de la red inalámbrica se extienden sin prisas, pero sin pausa. A Mercedes Boullosa no le queda tan claro que los hoteles, cafeterías y empresas que se apuntan en masa a la nueva moda tecnológica vayan a ver resultados inmediatos. La gerente del hotel Best Western Estoril del Centro Histórico de la ciudad de México aún no ve indicios de ganancias en el acceso a internet sin cables que la compañía instaló hace seis meses. No ha notado un aumento en número de clientes, mayor consumo en su restaurante –única área donde se cuenta con el servicio– o mayor uso de la Web que cuando lo ofrecían mediante computadoras de escritorio.

-

Tal vez todavía es pronto. Wi-Fi –nombre del protocolo en que se transmite la señal– se populariza porque una infraestructura inalámbrica es más fácil y económica de instalar que una cableada. Con  $10,000 pesos de inversión es suficiente. Además, permite al usuario mover su computadora portátil o el dispositivo PDA hasta 100 metros, sin tener que buscar conexión fija. Boullosa calcula que en un año, cuando la gente esté familiarizada con el concepto, comenzará a solicitarlo. Entonces el servicio le dará ventaja frente a sus rivales.

-

En México ya hay casi 60 puntos de entrada a internet sin cables. Y Telmex está lanzando Prodigy Móvil en las cafeterías de Sanborns y hospitales de siete ciudades del país. En todo el mundo, para finales de 2003, la consultora Gartner espera que existan 20,000 lugares de acceso público o hot spots, y para 2007, calcula un mercado valuado en $1,900 millones de dólares.

-

Los usuarios serán muchos más en unos meses. Intel prevé que 70% de las portátiles vendidas en el país durante 2003 integren la tecnología Centrino –un chipset que permite la conexión Wi-Fi–.  Para los clientes de Apple, la posibilidad de conectarse mediante este protocolo existía ya desde 1999. Quienes tengan un equipo viejo no quedarán fuera de la jugada. Podrán sumarse a la Red sin cables si instalan una tarjeta de comunicación inalámbrica, que cuesta menos de $100 dólares.

-

A pesar del brillante futuro que puede augurársele a esta tecnología, resta saber si traerá beneficios reales a aquellas empresas que la instalen para ofrecerla a sus clientes. El Sheraton de Santa Fe, en la Ciudad de México, fue uno de los primeros establecimientos en instalar Wi-Fi en todo el hotel. El año pasado invirtieron $20,000 dólares y actualmente cobran $200 pesos diarios por su uso en las habitaciones. Carlos Vega, gerente de Sistemas del hotel, dice que ese gasto no lo hicieron con el plan de recuperarlo sino como un valor agregado que le dan a sus huéspedes.

-

Los Fiesta Americana, en cambio,  prefirieron no subirse a la nueva onda. Creen que no hay demanda suficiente que justifique la inversión. “En unos meses instalaremos internet de banda ancha en las habitaciones, será más conveniente”, explica Ruth Escobar, subdirectora de Sistemas de la cadena del Grupo Posadas.

-

¿Hasta en la sopa?
Los puntos de acceso todavía no son negocio ni siquiera para las firmas encargadas de instalarlos. “Nos abre puertas para instalar redes inalámbricas en casas y oficinas. Nuestro negocio es ser integradores de soluciones tecnológicas”, dice Axel Rosenberg, director Comercial de Techtel International (TTI).

-

Además, aún no hay esquemas definidos sobre el cobro a los usuarios. No está claro cómo se dividirán los ingresos el proveedor o integrador de tecnología y el establecimiento donde opera el punto de acceso, dice Martín Rodríguez, analista de IDC. Consciente del problema de rentabilidad, la telefónica Axtel esperará  el surgimiento de productos para el nuevo protocolo Wi-Fi aparecido en enero  antes de hincarle el diente al negocio. Así podrá cobrar a los usuarios, algo que actualmente no es posible.
Por ahora, el hotel Best Western cobra $50 pesos por hora de servicio, mientras Librerías Gandhi lo ofrece de manera gratuita por medio de TTI.

-

Más que cómo repartirse los ingresos, los establecimientos buscan cómo deslindarse de los costos de la red inalámbrica. Desde principios de año, el Club Campestre Chiluca ofrece el acceso a internet sin cables pero sólo 10% de los socios lo utilizan, según Jesús Morales, jefe de Sistemas en la empresa. Para sufragar los costos –de la compra de tarjetas inalámbricas o incluso de laptops– la firma busca que Intel los patrocine y se encargue de los servicios, a cambio de realizar sus promociones en el lugar.

-

Pese a las  dudas que despierta su rentabilidad, Intel  prevé que en dos años las señales Wi-Fi cubran prácticamente todo Manhattan, y las zonas chic de México. Por ahora, una cuadra completa de la avenida Mazaryk en la capital del país ya ofrece esta clase de conectividad inalámbrica.

-

¿Y los corporativos?
Los grandes consorcios habían sido fieles al cable por temor a la lentitud en la transmisión de datos y las dudas sobre la seguridad de la conexión por ondas. Para satisfacer a los voraces usuarios de imágenes, Apple remedió parcialmente el primer inconveniente con la tecnología Airport Extreme, con una velocidad de 54 MBPS (Megabytes por segundo). La tecnología Centrino, de Intel, lo hace a 11 MBPS por segundo. Aun así, la conexión tradicional sigue siendo más rápida, admite Isidro Corominas, gerente de producto de Apple.

-

El obstáculo de la seguridad parece mejor resuelto. Microsoft e IBM ya tienen firewalls específicos para el enlace sin cables, “comprables con los de una red cableada”, asegura Rodrigo Sandoval, director de Mercadotecnia en Intel. Grandes empresas como Hylsa, Samsung y Banamex ya han adoptado ambientes Wi-Fi para algunas áreas de sus oficinas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Sin embargo, ¿se podrá lucrar con un servicio popular por el que pocos están dispuestos a pagar? o ¿contar con un punto de acceso se convertirá en una ventaja competitiva para un establecimiento? En esto de las nuevas tecnologías la experiencia de las empresas punto com invita a recomendar cautela.

Ahora ve
El sismo derribó una escultura y una cruz de la Catedral Metropolitana
No te pierdas
×