La economía mundial despega. ¿Y Méxic

Con ustedes, la recuperación... Pero antes el país tendrá que hacer la tarea: asegurar un horizon

La primavera llegó antes de lo esperado a la economía estadounidense. Si en el vecino del norte la recuperación provoca euforia, en México más bien despierta dudas. ¿Quién tendrá la capacidad de subirse a la ola del crecimiento? No muchos, porque las empresas nacionales pierden competitividad a pasos agigantados. Para empeorar el panorama, el ambiente se ha visto enrarecido por el aumento de problemas añejos, como la inseguridad.

- -

El país tiene un gran horizonte por delante. Los empresarios ya no necesitan pensar en proyectos de corto plazo, como sucedía antes, cuando se sufría una inflación galopante. Sin embargo, las compañías requieren aumentar su productividad, necesitan más personal calificado y disponer de instituciones confiables. El gobierno aún debe ofrecer un terreno más seguro para hacer negocios. Ese es el tema de uno de los artículos principales de este número: qué lastres tendrá que superar México si quiere aprovechar el buen momento de la economía mundial. También fue un tema de preocupación en la sesión inaugural del nuevo Consejo Asesor Editorial de Expansión.

- -

La revista acaba de renovar su Consejo. Terminó una época fructífera de asesoría y colaboración con un grupo destacado de actores y observadores del mundo empresarial mexicano para iniciar otra, con otro grupo igualmente notable y creativo. En la sesión inicial se destacaron las tareas pendientes del país.

- -

El impostergable cambio estructural. Al principio de la década de los 90, México pudo aprovechar el crecimiento de Estados Unidos y la perspectiva de un tratado norteamericano de libre comercio, porque también tuvo un alto crecimiento de la productividad de sus empresas, impulsado por reformas que, con todo y sus defectos, transformaron el ambiente de negocios. Los puertos, las carreteras y las telecomunicaciones se volvieron mucho más eficientes en unos cuantos años y con ello ayudaron a que creciera la competitividad del país. Pero la productividad ya no avanza al mismo ritmo y se queda atrás, en muchos sectores, frente a los aumentos salariales. Si no se realizan los cambios pendientes, el país quedará afuera de la carrera por competir. Esas reformas incluyen la fiscal –porque la miscelánea de este año no cuenta–, la energética y la laboral como las más urgentes.

- -

El cambio cultural. Las compañías tienen que confiar en el gobierno y eso significa que éste se acostumbre a dar cuenta de sus actos. Eso es sólo una cara de la moneda. También se necesita que los empresarios entiendan que deben rendir cuentas ante la sociedad. Actuar con transparencia puede ayudar además a tener operaciones más rentables.

- -

Ambos cambios son inútiles si no van acompañados del reinado de la ley. Por ello en esta edición se resalta el problema de los secuestros. Aparte del daño individual que causan a quienes lo sufren, estos delitos están deteriorando la imagen del país. ¿Que la inversión extranjera sigue llegando? Sí, pero ¿cuánta más podría hacerlo si las empresas no tuvieran que gastar tanto en cuidar a sus ejecutivos? Antes de alegrarse por la recuperación, habrá que hacer la tarea. Ya.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-–Los editores

-

Ahora ve
Las FARC oficializan su paso de guerrilla a partido político
No te pierdas
×