La energía es el tema no resuelto

-
Roberto Morán

El Instituto de las Américas, perteneciente a la Universidad de California en San Diego, estudia las relaciones entre Estados Unidos y América Latina. Su presidente, el embajador Paul H. Boeker, encabezó una conferencia sobre perspectivas del sector energético mexicano. Aquí habla sobre los asuntos pendientes en la transición de fin de sexenio.

-

Hace seis años la idea del “mexicano feo” era capitalizada por varios políticos en Estados Unidos, ¿aún sucede?
Todavía hay algunas personas a las que les gusta jugar esos roles, como el senador Helms. Pero son más callados. No es un papel tan atractivo como lo pareció para algunos jugadores políticos hace algunos años. Por ejemplo, el señor Perot ha desaparecido de la escena.

-

¿Cree que hay mejores condiciones para una transición suave al final del sexenio?
Absolutamente, México está en excelentes condiciones para manejar esta transición en términos macroeconómicos. Los ladrillos están en su lugar. La tasa de cambio flexible sirve muy bien. El gobierno ha reducido su déficit y evitado una gran cantidad de contingencias mediante financiamiento. La política monetaria se ha manejado bien a través de las turbulencias de los años recientes. Los mercados financieros se han adaptado a la democracia en México. El tiempo en que la gente se preocupaba por lo que sucedería si el PRI no ganara ha cambiado, para enfocarse en las fortalezas institucionales. Sin embargo, hay un aspecto negativo. Es uno de los precios del éxito. Por el crecimiento económico, la demanda de energía eléctrica va a seguir creciendo muy rápido en México, alrededor de 6% al año. No habrá un respiro en la necesidad de desarrollar la generación de electricidad en México. Y si el gobierno no tiene el dinero para invertir –dice que no lo tiene–, la necesidad de inversión privada es muy urgente.

-

De manera que es un tema urgente.
Es muy urgente, el margen de capacidad excedente es muy pequeño. México está muy cerca de recortes de energía o de apagones. Si la reforma propuesta por Zedillo es retrasada dos o tres años, habrá serios problemas para suministrar energía.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Parece una gran responsabilidad para los partidos políticos.
De alguna forma es una excelente póliza de seguros para los tres principales partidos políticos el lograr que la reforma del sector eléctrico camine, que se aprueben las modificaciones a la Constitución y se asegure que el próximo presidente, del partido que sea, no tenga que concentrar sus primeros esfuerzos en enfrentar una crisis energética.

Ahora ve
Una neblina tóxica y gruesa cubre el cielo de Nueva Delhi
No te pierdas
×