La esperanza de la IED

La sociedad económica entre México y Japón, más justa que el TLCAN, ofrece una fuente adicional

México y Japón firmaron un acuerdo comercial el 17 de septiembre, el -segundo para la nación asiática y el número 12 para México. A diferencia del -Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que México firmó con -Canadá y Estados Unidos, el pacto con Japón fue negociado con relativa -facilidad y con pocas protestas. Esto se debe, tal vez, a que poderosos sectores -en ambos países van a resultar beneficiados con el llamado Acuerdo de -Asociación Económica (AAE). México es proclive a continuar negociando más -acuerdos comerciales para reducir su gran dependencia del mercado -estadounidense.

- El AAE, que reducirá tarifas y eliminará restricciones de mercado entre -ambas naciones, señala que habrá mayor comercio bilateral y mayor inversión -extranjera directa (IED) de Japón a México. Esto generará mayor competencia -entre las multinacionales estadounidenses y europeas que operan en este país y -por lo tanto va a beneficiar a los consumidores mexicanos. Y como México ahora -tendrá acceso preferencial al mercado agrícola japonés, los consumidores -nipones también ganarán, aunque los productores mexicanos primero deben -convencer al exigente consumidor de la calidad de sus productos.

- El acuerdo en el comercio agrícola fue por mucho el punto más controvertido -de la negociación. México es el segundo país en conseguir un acuerdo -comercial con Japón y el primero en obtener acceso preferencial para sus -productos agrícolas. La apertura de la agricultura en Japón es un tema -políticamente álgido para Tokio, pues corre el riesgo de afectar a los -agricultores, que han sido un apoyo (tradicional para el Partido Liberal -Democrático PLD).

- Sin acceso preferencial para productos agrícolas no habría habido acuerdo. -Japón finalmente tuvo que ceder, en gran medida por la presión de líderes -manufactureros que habían vislumbrado claros beneficios para sus negocios.

- El acuerdo cubrirá más de 300 productos agrícolas y garantiza acceso -preferencial inmediato al mercado japonés para 22 productos. Incluye cuotas de -acceso para algunos de los items agrícolas más sensibles para Japón, como -cerdo, res y pollo. Los productores mexicanos estarán en posibilidad de -exportar 80,000 toneladas de cerdo y 6,500 toneladas de jugo de naranja. -Funcionarios de la Secretaría de Agricultura dicen que el acuerdo le permitirá -a los nacionales competir en circunstancias favorables frente a sus contrapartes -de Brasil y Estados Unidos para vender sus productos a Japón.

- Los productores de cerdo son algunos de los más felices con el pacto. Casi -toda la producción nacional se exporta a Japón, ocupando 10% de todas las -exportaciones a la nación asiática. Aunque el producto mexicano sólo ocupa 5% -de las importaciones totales japonesas, que provienen principalmente de Estados -Unidos, Dinamarca y Canadá. Sin aranceles las exportaciones de cerdo a Japón -podrían incrementarse seis veces.

- Calidad que convence
-
Los productores mexicanos tendrán que convencer a los comerciantes -japoneses de que vendan sus productos. Ito Yokado, la cadena más grande de -supermercados en Japón, presume de vender productos locales, para corresponder -con la cultura del cliente que prefiere pagar un sobreprecio por la frescura y -la seguridad, y sólo importa una pequeña parte de sus productos.

- La cadena dice, a través de un vocero, que la compañía sigue preocupada -por la seguridad de la producción mexicana. Aunque esas preocupaciones deberán -ir desapareciendo a medida que las cadenas de supermercados se van acostumbrando -a los productos mexicanos y vean las ventajas que ofrecen.

- Dejando a un lado la tendencia del consumo en Japón, se ha estimado que el -acuerdo incrementará las exportaciones a ese país, la segunda economía más -grande del planeta, 10 u 11% anual durante los próximos 10 años. En 2003 las -exportaciones mexicanas a Japón cerraron en $606 millones de dólares, y fueron -los productos agrícolas los de mayor valor.

- A cambio de las concesiones japonesas en agricultura, México eliminará los -impuestos de importación en los próximos 10 años a todos los productos de -acero y artículos electrónicos como televisores y equipos de sonido. -Actualmente esos impuestos van desde 18 hasta 30%. El acuerdo también incluye -previsiones para las mayores importaciones mexicanas de equipo pesado y de -telecomunicaciones.

- Una vez que el acuerdo haya sido firmado por los Congresos de ambos países, -y entre en vigor, posiblemente en abril de 2005, México le dará a los -fabricantes de automóviles japoneses un cupo de importación libre de arancel, -equivalente a 5% del mercado mexicano del automóvil. También se acordaron -incrementos en las cuotas de importación hacia México de autobuses y camiones. -Las tarifas automotrices quedarán eliminadas totalmente en el séptimo año del -acuerdo.

- ¿Ola de inversiones?
-
El acuerdo ha entusiasmado al sector manufacturero japonés, que envidiaba -las ventajas de que gozaban sus contrapartes europeas y estadounidenses. El -incremento potencial de la IED japonesa en México podría ser significativo, -con flujos estimados en $1,300 millones de dólares al año, de acuerdo con la -Secretaría de Economía. La IED japonesa hacia México entre 1997 y 2002 sumó -$5,500 millones de dólares, un promedio de $900 millones al año, de acuerdo -con el gobierno japonés. A la fecha México sólo ha recibido 1.3% del total de -$26,000 millones de dólares que compañías japonesas han invertido en el mundo -en los últimos 10 años, según la Secretaría de Economía.

- Una parte importante de ese capital fresco provendrá de fabricantes de -productos de acero y plástico, deseosos de lograr una posición dentro del -mercado mexicano para ganar proximidad a Estados Unidos. La eliminación de -tarifas de importación, actualmente hasta en 30% para maquinaria japonesa, -será un incentivo adicional.

- Los fabricantes de automóviles tratarán de ganar en inversiones y en -exportaciones. En 2002 Japón exportó 22,000 autos a México, pero las -importaciones totales mexicanas fueron de 500,000 vehículos.

- Las empresas japonesas ven también a México como un buen lugar para -producir autos a nivel local, incluyendo camiones y camionetas.

- Toyota, el mayor fabricante de autos en Japón, ya logró una posición en el -mercado. En 2006 planea incrementar su producción en Norteamérica en 40%, para -lograr 1.6 millones de unidades, gracias a nuevas plantas en México y en Texas. -Si la empresa planea incrementar su producción, el acuerdo hará posible la -construcción de las mismas.

- Nissan también le dará un vistazo al lugar. El año pasado produjo más de -300,000 modelos Sentra en el país, y vendió 215,000 en el mercado -local. La eliminación de barreras comerciales en maquinaria y acero importados -de Japón podría convencer a la compañía de incrementar su producción local, -esperando exportar sus autos al mercado de Estados Unidos. El incremento de las -cuotas de importación de autos japoneses podría impulsar a Nissan a expandir -la oferta de modelos que actualmente ofrece al consumidor mexicano.

- Además Mazda Motor y Fuji Heavy Industries, que produce la marca Subaru, -esperan introducir al mercado mexicano sus vehículos ahora que las tarifas se -van a reducir. Pero no está claro si planean abrir plantas de producción en -México.

- El pacto con Japón fortalece la posición de México como el país con el -mayor número de acuerdos comerciales firmados en el mundo, 12 acuerdos con 42 -naciones. También demuestra la capacidad negociadora mexicana para abrir el -mercado agrícola en un país tradicionalmente proteccionista como Japón. Y el -gobierno mexicano aparentemente piensa mantener la alta expectativa de esta -época de negociaciones comerciales.

- “Continuaremos en esta ruta comercial con la idea de depender menos de un -sólo país”, dijo recientemente a The Economist Intelligence Unit el -secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz. “A medida que trabajemos con más -países, tendremos más oportunidades para las empresas mexicanas.”

Ahora ve
No te pierdas