La estrella del show

El rentable negocio de los conciertos y espectáculos masivos atrae nuevos jugadores a competir con
Jesús Hernández

Casi 10.8 millones de personas asistieron a por lo menos 200 conciertos y bailes populares que se efectuaron en México durante el año pasado, según cálculos, de Ticketmaster y de Representaciones Apodaca.

- -

A pesar de que no hay estadísticas que den validez a las estimaciones de las empresas, Óscar Flores, director de ésta última compañía, afirma sin titubeos que 2001 fue mejor año que el anterior, con todo y la deceleración económica del país. Su dicho sólo se basa en la intuición: "De que sabemos que ha crecido, lo sabemos."

- -

Las presentaciones multitudinarias se han convertido en los últimos tiempos en uno de los más lucrativos rubros del entretenimiento, con ingresos que en 2001 rondaron los $380 millones de dólares, producto de la venta de boletos. Sin embargo, advierte, no siempre son garantía de éxito, dados los riesgos implícitos en la organización de conciertos y bailes.

- -

Ana Rosas, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana(UAM), sostiene que el auge de esta actividad se puede explicar a partir de dos fenómenos: primero, la apertura del gobierno mexicano, que a mediados de los años 80 permitió nuevamente la realización de conciertos de rock con estrellas internacionales –como Rod Stewart o el grupo británico Queen–, luego de que éstos fueran extraoficialmente prohibidos tras los movimientos estudiantiles de 1968 y 1971.

- -

El segundo factor es el aprendizaje del público que, al tener acceso a este tipo de funciones, ha creado nuevas formas de interrelación social, constituyendo comunidades que comparten un estilo de vida que se deriva del gusto por cierto tipo de música. Los efectos que esto tiene son, por un lado, la ritualización del consumo, y por otro, la formación de públicos cautivos que las empresas han sabido utilizar para hacer de la música en vivo un negocio.

- -

Flores concuerda. Como empresario, sabe que debe ser cauto al elegir un elenco y tener cuidado de llevarlo a las regiones donde tiene mayor arrastre, algo particularmente importante en un país donde el grueso de la población percibe bajos ingresos.

- -

"Hay artistas con los que puedes ganar hasta 200% de tu inversión –asegura–, pero eso depende de la calidad que tengan y de qué tan visto esté en una región: si se presenta comúnmente quizá la gente no pague por verlos, pero si casi no se dejan ver es muy probable que el público esté dispuesto a desembolsar más, aunque deje de comprar otras cosas."

- -

Costos crecientes

- -

No obstante, existe el peligro de que el panorama se complique para los empresarios del espectáculo. Últimamente, los costos han entrado en una espiral inflacionaria debido al surgimiento de nuevos competidores. Los organizadores de bailes y conciertos deben invertir cada vez más en promoción y publicidad (hasta 40% del importe de cada boleto); la contratación de grupos o artistas con mayor demanda puede representar hasta 50% del costo total del show, (antes era 30%) y la utilidad bruta del empresario se reduce a 10%.

- -

La promoción de un concierto requiere de hasta 90 días cuando es para más de 15,000 personas; de un mes en las audiciones hasta para 5,000 personas, y de una semana o dos si se trata de una presentación ocasional en una discoteca o un centro de espectáculos pequeño.

- -

De acuerdo con Flores, la principal razón de la entrada de nuevos competidores es el atractivo de obtener buenos márgenes de ganancia al tener un concierto exitoso, y el interés financiero que representa el hecho de sólo tener que invertir por adelantado en la contratación del elenco y la publicidad, en tanto que el pago de los otros gastos (local, servicios de seguridad, iluminación y logística) se desplaza hasta 30 y 60 días después de la presentación, fecha en que el total de los ingresos ya está en manos del organizador.

- -

Con todo, el mercadeo de las audiciones musicales masivas en el país está dominado por sólo tres empresas con nichos bien delimitados: Ocesa Presenta, subsidiaria de Consorcio Interamericano de Entretenimiento (CIE), cuyo ámbito son los conciertos internacionales; En Vivo, recientemente creada por Televisa para organizar funciones masivas y audiciones de artistas pop de Latinoamérica y México; y Apodaca, dedicada al género grupero y la organización de bailes en distintas ciudades de la república.

- -

La tendencia es que estas compañías sigan consolidando su presencia en los mercados, ya sea porque compren a sus competidores más pequeños –como lo hizo Ocesa con Showtime– o porque incrementen su oferta.

- -

En opinión de Alejandro Garza, director de la división de Entretenimiento de CIE, los factores que determinarán el empuje de esta industria serán el crecimiento demográfico, la recuperación del poder adquisitivo en los hogares y la apuesta de las empresas al invertir cada vez más en esta forma de diversión, que hoy en día se perfila como la de mayor futuro en la industria del tiempo libre.

-

Newsletter
Ahora ve
Una ‘casa de espejos’ irrumpe en el paisaje infinito del desierto de California
No te pierdas