La familia crece

Grupo Kervo abre su segunda planta en el país.
Raúl Curiel

Willy Kerckaerts, director de Grupo Kervo, confía en la mano de obra mexicana; prueba de esto es que, a menos de dos años de arrancar operaciones su fábrica de troquelado en El Paso, Chihuahua, se decidió a poner en marcha un complejo más en el corredor industrial de El Salto, Jalisco.

-

“Se trata de un proyecto que requirió una inversión inicial de $5 millones de dólares y al que en el mediano plazo se le inyectarán $15 millones más”, explica el entrevistado.

-

La empresa es producto de la coinversión, a partes iguales, entre la compañía alemana Willy Voit GMBH y la mexicana MANESA.

-

“La planta tiene ya un ritmo de trabajo que permite producir $4 millones de dólares en ventas anuales, pero la idea es que en el mediano plazo se cuente con la capacidad para facturar hasta $40 millones de dólares”, destaca el directivo.

-

El complejo alberga a 50 empleados que reciben adiestramiento continuo en Alemania. “Se tiene planeado sólo triplicar la planta laboral, ya que la organización le apuesta a la capacitación y especialización del personal con sueldos bien remunerados”, señala Manuel Toledo Fonseca, gerente de las instalaciones de El Salto.

Según él, contar en el país con troqueladoras de tecnología europea permitirá a las armadoras multinacionales de carros, por ejemplo Volkswagen o Toyota, y a empresas como Robert Bosch, Sachs Boge, Valeo, HP y SCI, entre otras, bajar sus costos de producción e incrementar su presencia en el mercado.
Newsletter
Ahora ve
Lo que quieren los mexicanos de un empleo
No te pierdas