La generación XX se instala en México

-
Dino Rozenberg

El flujo incluye de todo un poco. Desde directores generales hasta mandos medios. Pero, sobre todo, jóvenes especialistas en publicidad, computación, robótica y telecomunicaciones. Aunque la mayoría proviene de Estados Unidos, también hay canadienses, brasileños, japoneses y de varios países de Europa. Son funcionarios que están llegando a México para trabajar en empresas internacionales y dar espacio a media docena de agencias dedicadas a darles la bienvenida y hacer más sencillo el trauma de instalarse en un país casi siempre desconocido.

-

Agencias como The Orientation Express y -Servicios de Reubicación de Extranjeros tienen sobre todo una misión: conseguirles una vivienda adecuada a su nivel de ingresos y necesidades familiares, además de ayudarles en todo lo demás que puedan necesitar, incluso algunas cosas extravagantes.

-

Jack Fraind, presidente de The Orientation Express, se dedica a estos menesteres desde hace 20 años. Entre sus clientes figuran grandes empresas extranjeras, embajadas y organizaciones internacionales. Representa a PHH, una empresa internacional de negocios inmobiliarios. "La parte principal de nuestro trabajo es encontrar una vivienda en renta para el funcionario expatriado -dice- pero puede extenderse a conseguirle todos los servicios, desde los contratos de luz o televisión por cable, hasta una membresía en un club de golf o la inscripción de sus hijos en una escuela."

-

Diódoro Zúñiga Bello, director general de Servicios de Reubicación de Extranjeros, tiene entre sus clientes a Coca-Cola y United Airlines. Él explica que las empresas ofrecen este servicio como prestación y absorben los gastos.

-

Las agencias cobran el equivalente a un mes de renta y los servicios adicionales los prestan como una cortesía, a menos que se trate de un caso especial. "A cambio de un costo bastante razonable, las empresas saben que tendrán un servicio rápido y profesional. Conseguir una casa para el director general no es cosa que se le debiera encomendar a una secretaria o al departamento de recursos humanos", añade Zúñiga.

-

El procedimiento ideal es tener un contacto previo con el ejecutivo -personal o por teléfono- para conocer sus necesidades de alojamiento y hacer una búsqueda previa. Así, al llegar a México, se le puede ofrecer un -tour por varias propiedades con las características solicitadas, ya sean casas de $3,000 dólares en las Lomas de Chapultepec o departamentos de $ 1,000 dólares en la Zona Rosa.

-

Para servir a este mercado tan especial, las agencias tienen contactos con el pequeño círculo de propietarios que sólo rentan casas a través de ellos. "Las personas que tienen una residencia de $5,000 ó $ 10,000 dólares mensuales no suelen anunciarlas en los periódicos por seguridad y porque no les interesa estar recibiendo curiosos todo el día", afirma Zúñiga.

-

Los agentes de relocación prefieren que el funcionario expatriado venga solo o con su esposa, para seleccionar la propiedad. Una vez hecho esto, hacen los arreglos para el transporte del resto de la familia, muebles y enseres. Sin embargo, no es raro que toda la operación tenga que hacerse con la familia completa (incluyendo las mascotas).

-

Una vez localizada la propiedad y firmado el contrato con los propietarios, sigue una variedad casi infinita de derivaciones.

-

Así como hay extranjeros que se dan maña para resolver sus problemas por sí solos, otros suelen depositar su confianza en los agentes de reubicación. Por ello, Fraind y Zúñiga se han convertido en expertos para contactar escuelas, grupos de interés, asociaciones religiosas y mucho más. También tienen información sobre los clubes de -new commers o recién llegados, que para muchos extranjeros son una vía ideal para hacer amigos, facilitar el arraigo y reducir el choque cultural.

-

Las agencias de reubicación tienen bases de datos con información que para algunos sería trivial, pero que para un recién llegado puede resultar esencial: gestor para asuntos migratorios, cocinera, niñera o revalidación estudios.

-

"Algunas familias llegan a México con cierto grado de aprensión y hasta desconfianza debido a las noticias que reciben -agrega Fraind- Hay que darles apoyo y orientación para que aprendan a moverse en la ciudad con seguridad."

-

Con todo, es evidente que algunos new commers, sobre todo los jóvenes y los solteros, no han necesitado mucho tiempo para aclimatarse a las costumbres y hábitos de los nativos mexicas. Cualquiera puede verlos en bares del centro de la ciudad de México, como el Milán o la Tirana, y en restaurantes como El Chisme y otros similares de la colonia Condesa. Además, al parecer se han vuelto tan aficionados a cierta marca de cerveza, que incluso en publicaciones de Estados Unidos ya se les conoce como "La generación XV.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Bienvenidos los que quieran seguirles.

Ahora ve
Te decimos qué es Sarahah y por qué se está haciendo viral
No te pierdas
×