La gigante del mes

Ante la ola de alianzas, Pemex se cuece aparte, pero tendrá que estar más alerta

El teléfono suena a las dos de la mañana. Es una llamada desde el otro lado del Atlántico, para confirmar a John Browne que la petrolera que preside, BP-Amoco, acaba de dar el salto del tercer al segundo lugar. El primero de abril, los accionistas de la californiana Arco aprobaron la venta a la británica. El acuerdo, de $26,000 millones de dólares, crea una compañía con una producción cercana a la de Exxon-Mobil y por arriba de la legendaria Shell.

-

La ola de fusiones y compras seguirá. BP acababa de comprar Amoco el verano pasado. Las apuestas se inclinan por Chevron y Texaco como las siguientes en anunciar una compra. Entre las empresas más apetecibles están Conocco, Marathon y Philips, compañías medianas con operaciones regionales en Estados Unidos.

-

¿Y Pemex? “Pemex es harina de otro costal”, explica Rafael Quijano, analista de Latinamerican Petroleum Intelligence Unit, una consultoría de Washington.

-

Según él, estas fusiones servirán a las grandes compañías para competir mejor en un mercado de “derechos de propiedad”. Por ejemplo, BP Amoco y Arco compartirán ahora la explotación de campos en Alaska.

-

“Pemex ya tiene un derecho exclusivo para un área, no necesita explorar en Venezuela, Libia o Rusia”, comenta Quijano.

-

Pero la petrolera mexicana tendrá que reforzar sus estrategias para vender crudo. En un mercado con menos compradores, el acceso a las refinerías es más difícil. Pemex podría buscar nuevas alianzas con refinerías, como en el contrato con la de Deer Park.

-

George Baker, director del Mexico Energy Intelligence Newsletter de Houston, advierte que Pemex podría pensar en asociarse con empresas estatales de Noruega y Brasil, para asegurar la tecnología que necesitará cuando haya que buscar petróleo en aguas más profundas.

-

En todo caso, las fusiones buscan crear empresas más “atléticas” y eficientes. La eficiencia de Pemex dependerá de que encuentre la forma de conciliar sus compromisos con el fisco con la atención de necesidades de inversión.

Ahora ve
No te pierdas