La globalización de las empresas mexica

La regulación que ayuda a proteger a los accionistas minoritarios se convierte en determinante para
Marco Vera*

Es importante analizar la manera en que la globalización afecta a las corporaciones mexicanas. En algunos casos, éstas necesitan incursionar en la consolidación a escala global para asegurar su supervivencia y, en otros casos se reconoce la necesidad de hacerlo, pero limitaciones financieras lo impiden. Esta situación encamina a sus directivos o dueños a buscar la maximización en la creación de valor a nivel doméstico antes de sucumbir ante la consolidación (y vender su empresa a un competidor global).  Es igualmente importante destacar cómo los cambios en el ambiente regulatorio tienen impacto en las empresas.

-

En cuanto al gobierno corporativo, las regulaciones de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) colocan a las emisoras nacionales a la cabeza de este tema en el ámbito mundial.  Los avances en el marco legal sustentan la tesis de que México se ha convertido en un mejor lugar para que los inversionistas globales depositen sus recursos. Creo que esta es una nueva ventaja competitiva que tendrá impacto en el acceso y costo del capital para las corporaciones.

-

Analicemos el caso de Cemex. En los últimos 15 años la compañía ha pasado de ser una productora de cemento regional a líder multinacional y tercer fabricante de cemento en el mundo. Actualmente opera en 14 países y mantiene relaciones comerciales con más de 60 naciones. El crecimiento estratégico de la firma nació de la necesidad de supervivencia. La primera lección que el corporativo aprendió de su expansión en México, particularmente después de la liberalización del precio del cemento entre 1991 y 1992, fue que un mercado ordenado es mucho más rentable, y que tal orden se obtiene mediante un proceso de consolidación.

-

Después de afianzar su presencia local, la empresa fijó su mirada en el ámbito internacional y exportó su estrategia. Ahora ocupa la primera o segunda posición de mercado en la mayoría de los países donde participa. En el manejo de sus operaciones se encuentra a la vanguardia en innovaciones tecnológicas y sistemas de información, lo que le permite administrar su negocio mundial a través de una plataforma centralizada. Además, para diversificar su generación de flujo de efectivo ( y reducir el riesgo inherente en los mercados emergentes), está expandiéndose hacia nuevas regiones –particularmente a países desarrollados como España y Estados Unidos– que le abren la puerta a fuentes de capital más baratas. Con la diversificación de sus activos y utilidades, Cemex logró disminuir su costo de capital y alcanzó el investment grade, requisito importante para una firma que pretende seguir aventajando a sus competidores globales en una industria en consolidación.

-

La historia de Telmex también es interesante, ya que sus distintos negocios han tomado caminos muy distintos en el proceso de globalización. El mercado local de telecomunicaciones se encuentra en un punto de inflexión, en el  que la mundialización tiene impactos muy diferentes en la telefonía celular y la fija. En el segmento fijo, la agrupación se ha beneficiado, irónicamente, al evitar el camino de la internacionalización y enfocarse en su posición dominante en el mercado local. México fue uno de los primeros países en América Latina en privatizar este sector. El consorcio salió bien posicionado dadas las características de este proceso. Siendo el jugador dominante, con cobertura nacional y un portafolios integral de servicios, se ha enfocado en maximizar el flujo de efectivo de su negocio principal: la telefonía fija. Esta estrategia muestra un gran contraste con la de otros operadores en el mundo que buscaron mayores ventas con apalancamiento y la expansión hacia nuevos mercados.

-

Telmex enfrentó su primer reto con la apertura del nicho de larga distancia. AT&T (Alestra) y Worldcom (Avantel) se asociaron con empresas locales para competir en este renglón y tomar posición con vistas a la completa apertura del sector.  Estos contendientes alcanzaron una participación de mercado de 35%, pero sin lograr sus objetivos financieros debido a que Telmex controla 96% del mercado local. Tales firmas invirtieron con altas pretensiones y esperanzas, que dependían en gran medida de reformas regulatorias y de la intervención de organismos locales e internacionales. Ante las dificultades por las que atraviesa el sector global, los jugadores multinacionales redujeron el énfasis de crecimiento en América Latina para concentrarse en su mercado principal.

-

La combinación del dominio de Telmex y la lentitud en la evolución del marco normativo restringen la oportunidad de los participantes globales. Existe la percepción de que la habilidad de la corporación nacional para utilizar su posición con el fin de influir en la agenda regulatoria ha conducido a un status quo estructural que limita el impacto de la globalización de esta industria en el país.

-

América Móvil, creada en 2000 a partir de la escisión del segmento de telefonía celular y los negocios internacionales de Telmex, opera en México, Brasil, Ecuador, Guatemala, Colombia y Estados Unidos, y compite en el mercado externo contra jugadores globales. Su operación celular local –su principal negocio– ha encarado poca competencia permitiéndole mantener una participación de 77%. Creo que este nivel es insostenible, ya que enfrentará a Telefónica de España, que recientemente adquirió Pegaso.

-

A diferencia de Telmex, el mercado local de América Móvil es más vulnerable, dadas las características de su rival, la magnitud de sus recursos y las diferencias estructurales del segmento de celulares. En consecuencia, América Móvil invirtió $366 millones de dólares para tomar el control de Telecom Americas, el segundo operador inalámbrico más importante de Brasil. Esta inversión se deriva de la necesidad de la compañía de allegarse a fuentes de crecimiento internacional con el fin de mejorar su posición en la consolidación global de este sector.

Podría extenderme en el tema de cómo la globalización afecta a otras industrias, pero concluiré destacando la importancia del gobierno corporativo en los mercados financieros internacionales. Si bien éste, en teoría y por principio, siempre debió de ser prioridad para la administración de las empresas y la toma de decisiones de inversión, no es sino hasta hoy en día –por desgracia– que este tema  se encuentra en la mira. Pienso que cada vez más se convertirá en uno de los criterios principales que afectarán las resoluciones de los inversionistas globales y uno de los factores que determinen el flujo de capitales y el costo de capital para las firmas locales.

La CNBV recientemente emitió una regulación para controlar el cambio de control de las empresas a través de una oferta pública. Esperamos que sea el primer paso de un proceso largo y completo en la evolución del marco legal bursátil. Mientras que en México la regulación es más agresiva que en otros países en un sinnúmero de aspectos, su nivel de control está en sincronía con la pérdida de confianza de los inversores en los mercados de capitales.

*El autor es director de análisis para mercados emergentes en Deutsche Bank.
Ahora ve
No te pierdas