La globalización sindical

En un mundo globalizado, las buenas relaciones obrero-patronales son indispensables. Así lo demostr
Maurizio Guerrero M.

"Proletarios del mundo, uníos”, la célebre consigna marxista, nunca -estuvo más alejada de la realidad que ahora. Con un capital multinacional -coordinado mediante muchos tratados, los sindicatos no sólo no han establecido -alianzas para equilibrar las relaciones con sus empleadores, sino que sus -intereses han estado contrapuestos.

- Una huelga de casi dos meses en dos importantes plantas en Estados Unidos, -una de General Motors (GM) y otra de su subsidiaria Delphi Automotive Systems -(actualmente en proceso de independización), reveló, las condiciones laborales -en tiempos de la globalización.

- GM, el más grande complejo industrial del mundo, resintió los efectos del -conflicto. El paro de 9,200 obreros afiliados a la United Auto Workers (UAW) en -las instalaciones ubicadas en Flint, Michigan, detuvo la producción de 27 de -sus 29 plantas y más de un centenar de maquiladoras de autopartes en Estados -Unidos, Canadá y México, dejando desocupadas a casi 200,000 personas.

- La huelga, iniciada el pasado mes de junio, se emplazó debido a que el -sindicato alegaba violaciones a las normas de seguridad, salud y productividad -de las plantas. Sin embargo, la verdadera razón, según analistas, fue que GM -cada vez recurría a más manufactureras independientes –algunas de ellas en -México– en vez de abrir otras plantas en Estados Unidos o, por lo menos, -conservar las ya existentes.

- En México, de los casi 10,000 trabajadores de alrededor de la mitad -estuvieron desocupados. La planta ubicada en Toluca, Estado de México, -prácticamente no se vio afectada. En cambio, por algunos días se detuvo la -producción en la de Silao, Guanajuato, y parcialmente en la de Ramos Arizpe, -Coahuila.

- - ARREGLOS FRÁGILES
-
-
Dedicada a la manufactura de sistemas y componentes para los principales -fabricantes de automóviles del mundo, Delphi emplea a más de 200,000 personas -en 36 países, donde posee 208 plantas y participa en la operación de 46. -Delphi Flint Metal fue una de las fábricas afectadas por la huelga.

- En México, Delphi cuenta con más de 70,000 empleados –la mitad de los -cuales quedaron desocupados– y 53 plantas, de las que 25 suspendieron su -producción hasta en 100%, como consecuencia del conflicto.

- Michael Hissam, director de comunicación de Delphi México, asegura que los -trabajadores desocupados tenían la opción de seguir cobrando sus salarios -íntegros y sus prestaciones completas si se presentaban a sus lugares de -trabajo en calidad de disponibles, o podían permanecer en sus casas “con -sueldo reducido” y 100% de sus beneficios. Todo ello, no obstante que sólo la -mitad de los trabajadores está sindicalizada.

- A pesar del paro, este año Delphi espera aumentar los poco más de $7,000 -millones de dólares en ventas que tuvo en 1997, de los que casi $6,000 millones -correspondieron al mercado de exportación.

- En las instalaciones de GM en Toluca, alrededor de 5% de los trabajadores que -permanecieron inactivos durante la huelga percibieron 55% de sus salarios, en el -marco de acuerdos que, según la ley, debió haber tomado la Junta de -Conciliación y Arbitraje. Y antes del paro, previendo la situación, fueron -despedidos aproximadamente 200 empleados eventuales, que ya se reintegraron a -sus puestos.

- Los trabajadores de Silao y Ramos Arizpe no fueron tan afortunados pues, -según Agustín García, secretario general del sindicato de la planta de -Toluca, “dejaron de producir porque se dedican a ensamblar autos”, de manera -que dependen mucho de la importación de componentes. Y esos paros productivos -no parecen de ningún modo conjurados.

- El arreglo que alcanzó GM con los sindicatos estadounidenses es sumamente -frágil. El corporativo se comprometió a dejar intacta la planta laboral y a no -otorgar trabajo a subcontratistas (outsourcing), sólo hasta finales de este -año. De hecho, algunos líderes sindicales estadounidenses de la UAW están ya -instando a sus agremiados a prepararse para la huelga que, seguramente, -desatarán las negociaciones del contrato nacional durante el verano próximo.

- Un analista de la industria automotriz citado por The New York Times opinó -que las cosas seguían exactamente como antes. El sindicato de la UAW y -ejecutivos de GM se reunían periódicamente desde hace años, pero eso no pudo -impedir que durante los últimos cinco se realizaran 16 huelgas en sus -fábricas.

- Las malas estrategias de mercado también han sido decisivas para emproblemar -a GM. La corporación tiene muchos modelos de automóviles (56) y, según -analistas del sector, muchas plantas y obreros que duplican funciones. Además, -su productividad y márgenes de ganancia son menores respecto de Ford y -Chrysler.

- - CUESTIÓN DE CORAJE
-
-
A pesar de que los sindicatos de las tres plantas de GM están afiliados a -la Confederación de Trabajadores de México (CTM), no existe coordinación -entre ellos y menos con sus similares del otro lado de la frontera.

- “Cada planta fue sorteando sus dificultades –señala García–. No -tenemos que meternos en los problemas de ellos, ni ellos se meten aquí tampoco.” -A decir del dirigente sindical, una alianza multinacional sería imposible -porque “el valor de la moneda no es el mismo, tampoco hay una Ley Federal del -Trabajo, ni los contratos colectivos tienen categoría de laudo, categoría de -ley”.

- Y agrega que en México, “la empresa nos debe de cumplir porque no vamos a -pagar los platos rotos de otro lado. Si tenemos un contrato colectivo, debe -respetarse, y si no, convenir de la mejor manera para no salir perjudicados”.

- La verdadera razón de las huelgas en Flint, según García, es que a los -sindicatos de Estados Unidos “les ha dado coraje ver que en México podemos -hacer las cosas tan bien o mejor que ellos. Tenemos confianza en que si los -trabajadores estadounidenses ya no quieren seguir trabajando, la empresa tome -otras determinaciones, como trabajar más en otras partes del mundo”.

- Y esas determinaciones, según parece, ya se han empezado a tomar. En la -planta del Estado de México, instalada hace 34 años –mismos que García -lleva como secretario general del sindicato–, está en marcha una ampliación -y pronto se iniciará otra. “La contratación de personal se hará este mismo -año; además, van a llegar como 150 máquinas para otros proyectos. En un año -está planta será irreconocible”, adelanta el dirigente.

- Esa clase de inversiones es, de hecho, la que ha enfrentado los intereses de -los trabajadores de diferentes países e, incluso, de distintas zonas dentro de -un mismo país.

- El sindicalismo actual, por ello, no parece capaz de establecer soluciones -globales, porque esa globalización implica, entre otras dinámicas, que las -industrias busquen los menores costos de producción en cualquier parte del -mundo. Y en ese sentido, México es más atractivo que Estados Unidos: los -trabajadores mexicanos de GM ganan seis veces menos que los estadounidenses.

- La maquila con los menores gastos mantenidos por las “vergonzantes alianzas -sindicales”, según el abogado sindicalista Néstor de Buen, producirá a -menores costos y, por ende, será la más competitiva.

- Los sindicatos en todo el mundo se concentran en defenderse en “su propia -dimensión íntima”, considera De Buen, en una época donde el gran drama no -está en ser explotado sino en carecer de empleo.

- Las maquiladoras independientes no afiliadas sabotearían, si existiera, una -verdadera solidaridad sindical multinacional.

- La globalización le da nueva fuerza al sindicalismo, desorganizado y -fragmentado tal vez, pero con la capacidad de multiplicar el efecto de sus -huelgas, como en el caso de GM, en el que 5% de sus obreros detuvo 95% de la -producción total. En el contexto global los trabajadores han perdido poder; sin -embargo, se ha establecido un nuevo y frágil equilibrio obrero-patronal, donde -una alianza sindical global es una posibilidad ajena a la realidad.

Ahora ve
No te pierdas