La gran estafa

Ex empleados de Cemex querían importar cemento ruso y venderlo más barato... pero les fallaron los
David Aguilar y Feike de Jong

¿Se acuerda de ese barco procedente de Grecia, atracado en el puerto de Altamira con 26,000 toneladas de cemento ruso? Tres ex directivos de Cemex lo trajeron cargado con oro gris y anunciaron pomposamente que venderían a $45 dólares la tonelada, un precio 59% inferior al vigente en México.

- Quienes soñaron con que el mercado mexicano tendría por fin cemento barato, deberán esperar. De acuerdo con documentos en poder de Expansión, todo fue un engaño.

- El contrato de compraventa celebrado el 22 de marzo de este año por Comercio para el Desarrollo Mexicano (CDM), firma creada por ex empleados de Cemex en 2003, con el comprador, Tecnología y Construcciones del Concreto, fijó un precio de $110 dólares por tonelada más IVA y no los $45 dólares anunciados. Por si esto fuera poco en relación con lo que se anunciaba, el costo del transporte al sitio de obra quedaba bajo responsabilidad del comprador.
Durante años, las cementeras mexicanas han sido señaladas por vender el cemento a casi el doble de su valor en otros mercados y financiar su crecimiento con base en los amplios márgenes de utilidad obtenidos en el país.

- Bajo ese paraguas pretendía promocionarse CDM, encabezada  por los ex Cemex Luis Bonales, Ricardo Camacho y Ricardo Alessio Robles.

- La embarcación de bandera panameña llegó a principios de julio y permanece aún en el puerto de Altamira, Tamaulipas, sin poder descargar el cemento que guarda en su interior. CDM ha pagado cara su inexperiencia, ya que no tramitaron los derechos de importación y por ello le embargaron el material en la aduana.

- La polémica ha durado semanas. En principio, se acusó a las cinco cementeras más grande del país de impedir la importación, pero “esto no es atribución de ninguna empresa ni gremio, sino del  Servicio de Administración Tributario mediante la Administración General de Aduanas”, explica Osmín Rendón, director general de la Cámara Nacional del Cemento (Canacem).

- El directivo asegura que la Canacem no está en contra de la libre competencia “siempre y cuando cumplan con las leyes nacionales e internacionales”.

- “Nos oponemos al contrabando, la piratería y subfacturación”, según Gustavo Gastelum, vocero de Holcim Apasco. Se buscó a los socios de CDM, quienes optaron por no hacer comentarios.

- Quien ha sido señalado como el principal villano de esta novela es Cemex. Gerardo de la Torre y Jorge Luis Pérez, ambos voceros de la firma, explican que el amparo promovido fue por la llegada del buque, no por la venta del cemento. “Ocuparían casi todo el ancho del canal de navegación y eso hubiera afectado el paso de nuestras embarcaciones”, afirman.

- La cementera de Lorenzo Zambrano es el segundo usuario más intensivo en el puerto de Altamira después de Pemex. Al enterarse de los planes de CDM, en noviembre pasado elevó el amparo para impedir que el buque atracara.

- La Canacem también emitió una opinión al SAT, en la que señalaba que las dimensiones y maniobras que pretendía realizar CDM con su embarcación ponían en riesgo la operación de todo el puerto. “Había riesgo de que la nave encallara debido al poco calado en el canal”, dice Rendón.

Newsletter
Ahora ve
Messi fue sancionado sin jugar cuatro partidos por insultar a juez de línea
No te pierdas